‘Beelzebufo’, latín para ‘rana malvada’, es el nombre que se ha dado a este animal que los científicos estiman que vivió hace 70 millones de años y tenía una mordida con suficiente fuerza como para comer pequeños dinosaurios.

[wpdevart_like_box profile_id=»periodico.vanguardia» connections=»show» width=»300″ height=»150″ header=»small» cover_photo=»show» locale=»en_US»]

Un equipo internacional de científicos asegura que una rana gigante ahora extinta llamada Beelzebufo (rana del infierno), que vivió hace unos 68 millones de años en Madagascar, habría sido capaz de comer pequeños dinosaurios. El animal, provisto de poderosos dientes y mandíbula, podía superar los 40 centímetros de longitud y pesar 4.5 kilos.

Los investigadores llegaron a esa conclusión tras analizar la fuerza de la mordedura de las modernas ranas cornudas suramericanas del género Ceratophrys, conocidas como ranas Pacman por su forma redonda y boca grande, similar al personaje del famoso videojuego. Debido a su atractiva coloración corporal, apetito voraz y cabezas cómicamente enormes, estas ranas son muy populares en el comercio internacional de mascotas.

Los científicos de la Universidad de Adelaida (Australia), la Politécnica del Estado de California-Pomona, la de California-Riverside y el University College de Londres, descubrieron que las grandes ranas de cuernos de América del Sur tienen fuerzas de mordedura similares a las de los depredadores de mamíferos.

“A diferencia de la gran mayoría de las ranas que tienen mandíbulas débiles y típicamente consumen pequeñas presas, las ranas con cuernos emboscan animales tan grandes como ellas mismas, incluyendo otras ranas, serpientes y roedores, y sus poderosas mandíbulas juegan un papel crítico en agarrar y dominar a la presa”, dice en un comunicado Marc Jones, biólogo investigador de la Universidad de Adelaida.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, encontró que las pequeñas ranas cornudas, con un ancho de cabeza de unos 4.5 centímetros, pueden morder con una fuerza de 30 newtons o alrededor de 3 kg. Un experimento a escala, comparando la fuerza de mordedura con la cabeza y el tamaño del cuerpo, calculó que las ranas de cuernos grandes que se encuentran en los bosques húmedos tropicales y subtropicales de América del Sur, con un ancho de cabeza de hasta 10 centímetros, tendrían una fuerza de mordida de casi 500 N. Esto es comparable a reptiles y mamíferos con un tamaño de cabeza similar.

Foto e información tomada de twitter y de http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1044607.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here