Inicio Samuel Valenzuela Costumbrismo y dedazo

Costumbrismo y dedazo

384
0

Hasta no hace ni tanto, la práctica del dedazo en la definición de candidaturas en México se le adjudicaba en exclusiva al PRI, pero frente a la elección presidencial del año próximo, de esa vertical práctica surgen los abanderados de las otras dos fuerzas políticas más competitivas, que aprendieron a la perfección la conjugación del verbo dedear.

El costumbrismo priista se impuso en el resto de los partidos en esta nueva edición de la disputa presidencial y si bien los del PRI vivieron un paréntesis mientras no fueron gobierno y le entraron a conflictivas contiendas internas, nadie podría negar que José Antonio Meade es una decisión unipersonal del Presidente Enrique Peña Nieto.

Bajo riesgos de proverbial cinismo, dicha realidad está muy lejos de poder ser cuestionada, criticada o descalificada por Andrés Manuel López Obrador, autonombrado candidato presidencial desde la misma fundación de MORENA, ahí donde sólo sus chicharrones truenan.

Y menos podría hacerlo Ricardo Anaya, quien ante las presiones de segmentos del PAN para definir su candidatura presidencial mediante un proceso democrático, se apalancó en la constitución de un engendro frentista para que fuera esa instancia la decisoria, tocándoles a la dirigente Alejandra Barrales y a Dante Delgado Ranauro decidir lo que debieron decidir los panistas.

Damián Zepeda

Así las cosas, la práctica del dedazo, con todas sus variantes y formas, ya se extendió y se practica sin ningún pudor y sólo disimulado con mascaradas como esa de recopilar la aceptación de los sectores en uno; la aceptación de aliados en otro y la autoritaria decisión unipersonal del que queda.

Como ven, los del PRI, MORENA, PAN, PRD y MC optaron por la vía del costumbrista dedazo para designar a sus abanderados a la presidencia, en lugar de recurrir a sus modelos estatutarios que regulan sus procesos internos y evitar así ese conflictivo y costoso trámite democrático.

Cierto que al paso de los días y ya en plenas campañas, el imaginario popular y ciudadano al parecer olvida ese tipo de orígenes, sin que tengamos idea si en esta edición electoral hagan la diferencia al respecto, la presencia de candidatos ciudadanos que desde su presunta independencia consiguieron competir con el respaldo de firmas y sin el respaldo de partidos políticos.

Como sea, para efectos de las reacciones inmediatas luego de decisiones cupulares, impactantes los numeritos de diversas encuestas que casi de la nada llevaron a Meade a niveles superiores del 20 por ciento de aceptación y en el que confluyen personajes del panismo nacional y del sector financiero y empresarial del país, en tanto que Anaya arrastra las consecuencias de sus estrategias excluyentes mientras estuvo al mando del PAN y que lo arrastran hacia abajo en esas tendencias.

Del Peje solo puede decirse que su rabiosa reacción frente a la designación de sus adversarios se debe a que en serio los ve, principalmente el del PRI, como una gran amenaza en esa competencia en la que hasta hace poco iba como caballo de hacienda.

En Sonora tales definiciones han tenido efectos de baja intensidad incluso en el PAN, a pesar de que Damián Zepeda alcanzó por prelación el pináculo en la nomenclatura formal de ese partido, ya que en todo caso representa una pésima noticia para esa militancia, porque si como segundo de abordo imponía decisiones a sus vasallos encabezados por David Galván, imagínese ahora como presidente del CEN, con poder absoluto para hacer y deshacer en la definición de candidaturas.

Susana Corella Platt

A ojo de buen cubero, sea o no “El Pirrurris” dirigente nacional, en nada cambia la amarga experiencia de los sonorenses durante seis años, cuando se presentó la costosa y nefasta combinación de corrupción e incompetencia del PAN como gobierno, con miles de millones de pesos que fueron a dar al barril sin fondo y falta de llenadera de Padrés y su pandilla y los otros miles de millones de pesos que no se robaron, fueron aplicados con torpeza y sin ton ni son.

Ese escenario y herencia catastrófica no es fácil de olvidar ni dejar de lado por los sonorenses y sin duda gravitará en las decisiones frente a las urnas el próximo 1 de julio y además está la crispada situación interna en las filas pitufas que ya deriva en desbandada histórica.

Por rumbos del PRI se registran variables sustanciales luego del destape o dedazo en favor de Meade, que cuando menos en la definición de la fórmula federal tiene mano, según enterados sobre esos asuntos, quienes también advierten sobre presunto debilitamiento de la tradicional fuerza del factótum regional en ese partido, Manlio Fabio Beltrones Rivera, pero no al grado de que no consiga nada para él o por los suyos en el reparto de candidaturas.

Como sea, de Beltrones se podrá especular cualquier cosa, pero lo cierto es que sigue siendo factor de equilibrio en su partido y su influencia en la toma de decisiones en Sonora es indiscutible más allá de los efectos de la candidatura presidencial de Meade.

En dicha dinámica y realidades, el factor Antonio Astiazarán Gutiérrez a tomado más peso e incluso se le cita ya no sólo como integrante de la fórmula al senado por Sonora, sino para cosas mayores en el comité de campaña y luego como integrante del gabinete presidencial, en una serie de asegunes que señalan que aún no se acomodan bien las calabazas en la carreta tricolor en Sonora.

Por ejemplo, está el caso de la diputada federal Susana Corella Platt a quien se le perfilaba incluso para mancuerna en la fórmula senatorial o tratar de rescatar el ayuntamiento de Guaymas, pero que ahora su situación es precaria luego de su negativa de dar la cara junto a sus compañeros en San Lázaro, Ulises Cristópulos y Próspero Ibarra, cuando exigieron a la PGR que no libere a Guillermo Padrés.

Natalia Rivera

Bien se sabe que en política, linajes ni compadrazgos dan seguridad de nada y es posible que la guaymense lo sufra en carne propia en las siguientes semanas, porque por sobre dichos vínculos, está la lealtad a sus liderazgos, la solidaridad con sus compañeros de bancada y el compromiso con Sonora.

También cobra fuerza la posibilidad de que Miguel Ernesto Pompa Corella se encuentre con la candidatura al Senado, lo cual causaría un ajuste mayor en el gabinete de Claudia Pavlovich porque a quien podría en su lugar y si el que le entra al quite es Miguel Angel Murillo o a Natalia Rivera, a quienes mandaría a la Contraloría o a la Jefatura de la Oficina del Ejecutivo, toda vez la eficacia y rendidores que ha resultado ese trío en sus actuales responsabilidades.

Así las cosas y las variables que se asoman en los últimos días, cuando al menos en Hermosillo se mantiene Ernesto de Lucas como el perfil más firme para que el Ayuntamiento de Hermosillo siga administrado por gente decente, en tanto que en Cajeme está la Senadora Anabel Acosta en la cresta de las opiniones positivas para suceder a Faustino Félix Chávez en la Alcaldía, aunque su posicionamiento también es bueno para ir por la diputación federal o una diputación local.

Por lo demás, dura la embestida en contra del director del Centro SCT-Sonora, Javier Hernández Armenta, a quien se le pretende responsabilizar por la ocurrencia de accidentes y a veces saldo trágico sobre la carretera de cuatro carriles en proceso de modernización y a pesar de la masiva publicidad y advertencias sobre desviaciones y tramos de solo dos carriles.

Javier Hernández Armenta

Amarillismo y sensacionalismo son los aderezos naturales en el tratamiento de esos lamentables hechos, agregándose singular saña en contra del prestigiado profesional de la ingeniería civil, como si hubiera otra forma para ejecutar esas obras y que en los accidentes sobre esa vía no se debieran principalmente a la irresponsabilidad e imprudencia de conductores y más cuando éstos ocurren en plena luz del día.

Anduvimos hace un par de días hacia el sur de Hermosillo y corroboramos alza sensible en el tráfico, pero a la vez mucha más señalización en las distintas desviaciones, que si no es atendida, por supuesto que no es responsabilidad de “El Zurdo”, aunque eso no quita que lo traigan de encargo.

Y como uno de los principales ejes del gobierno de Claudia Pavlovich es la solidaridad y compromiso con quienes se les dificulta más elevar su calidad de vida, este lunes entregó más de 500 apoyos a decenas de familias en donde alguno de sus miembros tiene alguna discapacidad.

Claudia Pavlovich

Nos llama a la ternura la sensible interacción que la mandataria estatal sostiene con los más vulnerables y nos mueve a la conciencia las medidas que toma para apoyarlos con becas, aparatos auditivos, proyectos productivos, herramientas y aditamentos para facilitar su participación en la sociedad y en el entorno laboral.

En el marco del Día Internacional de la Discapacidad, la gobernadora entregó 513 becas, 274 de atención temprana, 21 de impulso deportivo, 186 educativas y 32 especiales, además de 30 aparatos auxiliares auditivos, así como a 13 familias entregó carretas de hot dogs, tortillería, abarrotes, panadería, implementos para venta de tamales y pasteles, taller de costura, venta de escobas y triciclo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here