Inicio Hector Alejandro de Anda Cortez SE ACABÓ

SE ACABÓ

315
0

LO CLARO. El tema, no es una moda o un estilo de inclusión hacia una administración pública que genere simpatías momentáneas de la sociedad.

La transparencia y la rendición de cuentas son aspectos fundamentales en el desempeño de la función pública. Y es transversal.

Hacia todos los órdenes de gobierno, entidades públicas y universidades.

Recién concluye el ciclo académico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y su rector realiza una evaluación académica y de seguimiento en referencia a su Plan de Desarrollo, para identificar el estatus de avance.

Junto a sus 26 directores de planteles, lleva a cabo el análisis financiero y cualitativo, de cara a los procesos de transparencia y de legislación en temas de anticorrupción que ya son pan de cada día.

El lenguaje en el desempeño público, es de empatía con la sociedad: vigilancia escrupulosa en el gasto; la mayor obtención de beneficios –como las becas y a la movilidad estudiantil nacional e internacional- y el desempeño en los indicadores académicos y administrativos.

Como nunca antes, la sociedad se encuentra dispuesta a ser parte de la gobernabilidad y el buen uso de las finanzas públicas.

LO OSCURO. Lo que sigue, es un tema muy ‘sobado’. Esperamos ya con ansia darle la vuelta a la hoja…

Los idearios. ¿Conoce usted –que estamos seguros, votó- cuál es el ideario del candidato que eligió?

El PRI (partido con 89 años) se establece como “defensores de la democracia y la justicia social”. Y sostienen sus dirigentes que esas estrategias son las que enunció Colosio en su discurso fatal (sic) “Veo un México con hambre y sed de justicia”. Ahí resumiremos la plataforma de 89 años.

El PAN (que ajusta 79 años) se dice “fruto del esfuerzo de la sociedad civil” en su Ideario del Militante, contrastan su pensamiento conservador-cristiano y habiendo nacido como partido opositor (hasta el año 2000) su primer pensamiento era el de choque contra el poder. “La institucionalidad de la democracia” reza en su definición doctrinal,

MORENA, bueno; es ‘lo de hoy’. Su ideario –que no era un partido, sino un Movimiento– es, luchar por cambiar el régimen de corrupción, antidemocracia, injusticia e ilegalidad que ha llevado a México a la decadencia. Punto.

Se convierte en Partido el 9 de julio de 2014 y llega felizmente a sus cuatro años de existencia con un ideario… que nadie conoce.

¡Este es el tema toral que aquí compartimos!

Los modelos de partidos políticos, demuestran su total desgaste ante la preferencia electoral mexicana.

No llegaría Morena ni siquiera a obtener una regiduría, sino por la figura de su cabeza.

Así en su momento, el PFCRN (Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional) relanzó a su adalid de la democracia en 1988. El hijo de ‘Tata’ Lázaro a luchar por el socialismo mexicano en contra del sistema oligárquico de la época y ganó. Pero esa es otra historia.

El PRD es el heredero de aquellas glorias que precisamente al hoy presidente elegido, le propuso como jefe de gobierno de la CDMX.

La tendencia demuestra que lo que basta para ganar una elección, es crear un par de años antes un partido y hacer la chamba. ¿El partido? Es lo de menos. Un nombre pegajoso, completar las firmas y listo.

El futuro inmediato lo será de alianzas de frentes político-sociales. Así lo demuestran países como Alemania. Donde a pesar de ser ideologías –o movimientos- de muchos años en política, seguirán ganando los personajes. No los idearios ni mucho menos los exánimes partidos.

COLOFÓN: Quizá se mantiene una parte del ideario y discurso del Partido aún en el poder; que tras el estrepitoso fracaso en las urnas, ahora sí puede expresar “…con hambre”. Con mucho respeto. ¡Adiós a los partidos políticos!

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here