PRIMERA LECTURA (Isaías 53,10-11 ó Isaías 60,1-6)

Hoy celebramos el DOMUND, la liturgia nos presenta dos posibilidades para la primera lectura, dependiendo si se toma el domingo XXIX ordinario (será la primera referencia) o el domingo mundial de las misiones (en segundo término): Isaías 53,10-11 «con sus sufrimientos justificará mi siervo a muchos, cargando con los crímenes de ellos», texto perteneciente a la sección llamada “Cánticos del Siervo del Señor”, Isaías ve el sufrimiento de su pueblo en el destierro en Babilonia, el Espíritu apunta más lejos, al futuro; al Siervo que desde la cruz quita el pecado del mundo, Jesucristo. Isaías 60,1-6 «Levántate y resplandece, Jerusalén, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor alborea sobre ti», la salvación nunca debió considerarse como posesión única de Israel, el Señor sacó a Israel de la esclavitud en Egipto para que se convirtiera en testimonio viviente de la salvación y, para que por medio de ellos todos los pueblos fueran llamados a la salvación, esta es también la misión de la Iglesia, pues Dios «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad» (1Tm 2,4).

SEGUNDA LECTURA (Hebreos 4,14-16)

«Acerquémonos, por lo tanto, con plena confianza al trono de la gracia, para recibir misericordia, hallar la gracia y obtener ayuda en el momento oportuno», vamos agobiados por la carga de nuestros pecados, verdaderamente perdidos y sin encontrar una solución para nuestros problemas y, como nosotros juzgamos duramente a nuestros hermanos por sus fallas, entonces pensamos que Dios lo hará con nosotros de la misma manera; sin embargo, el amor de Dios es inmenso y su corazón siempre está dispuesto a perdonar a aquellos de sus hijos que con humildad y verdadero arrepentimiento se acerquen a Él para solicitar su perdón. El corazón del Señor es una fuente inagotable de misericordia, dejemos de retrasar el regreso a su casa, Él nos espera dispuesto a hacer fiesta pues «este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.» Y comenzaron la fiesta» (Lc 15,24). Dejemos atrás el miedo y vayamos a Quien es fuente de vida en abundancia.

EVANGELIO (Marcos 10,35-45)

«No debe ser así entre ustedes», todos como seres humanos tenemos intereses personales, en muchas ocasiones son éstos los que nos ayudan a levantarnos, seguir adelante y alcanzar nuestras metas. Las mismas relaciones interpersonales tienen un componente de interés. El gran problema es que los intereses pueden contaminar la manera en que nos relacionamos. Cuando ponemos nuestra atención solo en nuestro propio beneficio y tratamos de obtener la mejor parte, dejamos de ver a los otros como personas y se convierten para nosotros en objetos y medios para que podamos alcanzar nuestras metas personales. No debe ser así entre nosotros, o al menos no debería ser así. Es triste comprobar que incluso en los grupos eclesiales es más importantes el beneficio personal que el servicio al que Dios nos ha llamado. El Señor nos ha bendecido con dones, no para nuestro propio beneficio sino para ponerlos al servicio de los demás.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here