Inicio Boletín Dominical Catedral DOMINGO I DE ADVIENTO (DICIEMBRE 02 DE 2018) (CICLO C)

DOMINGO I DE ADVIENTO (DICIEMBRE 02 DE 2018) (CICLO C)

83
0

DOMINGO I DE ADVIENTO (DICIEMBRE 02 DE 2018)  (CICLO C)

PRIMERA LECTURA (Jeremías 33,14-16)

«Yo haré nacer del tronco de David un vástago santo, que ejercerá la justicia y el derecho en la tierra», el ministerio de Jeremías es extremadamente complicado pues su predicación invita al arrepentimiento pero que si no es atendida tendrá consecuencias terribles para el pueblo, la deportación a Babilonia. El rey junto con el pueblo hará caso omiso a la llamada de Jeremías y sus profecías se cumplirán marchando cautivos a tierra extranjera. No siempre la llamada profética es atendida pues la mayoría de las veces contradice nuestro deseo a permanecer en nuestra zona de confort y tomar el riesgo de liberarnos de todas aquellas cosas que nos atan e impiden que caminemos con libertar buscando la voluntad del Señor; sin embargo, aunque las consecuencias de nuestros actos nos alcancen no podemos ceder a la tentación de darnos por vencidos, cuando se pierde la esperanza se pierde todo. Ciertamente el pueblo de Judá tendrá que asumir las consecuencias de sus actos, pero Jeremías llama a no perder el ánimo y a seguir confiando en que el Señor no abandona y acompañará a Judá en su destierro en Babilonia y en su momento lo liberará de su cautiverio como lo hizo en Egipto. Es necesario aprender de nuestros errores para no volvernos a equivocar, si confiamos en Dios y pedimos perdón por nuestras culpas, Él nos reintegrará a la gracia.

SEGUNDA LECTURA (1Tesalonicenses 3,12-4,2)

«Vivan como conviene, para agradar a Dios, según aprendieron de nosotros a fin de que sigan ustedes progresando», Pablo como buen pastor se preocupa por aquellos que han recibido la Buena Nueva por su predicación. Un punto en el que Pablo hará hincapié es en la vivencia del testimonio cristiano, será precisamente esa realidad la que hará que la predicación sea creíble. Podremos tener grandes conocimientos de la Palabra y de la doctrina de la Iglesia, pero si nuestro actuar no confirma con hechos concretos lo que hablamos, nuestra predicación está vacía.

EVANGELIO (Lucas 21,25-28)

«Cuando estas cosas comiencen a suceder, pongan atención y levanten la cabeza, porque se acerca la hora de su liberación», iniciamos con el Tiempo de Adviento un nuevo año litúrgico, el Ciclo C, en esta ocasión será el Evangelista san Lucas quien nos acompañe a lo largo del presente año para reflexionar en los misterios del nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Aunque iniciamos un año, ponemos nuestra mirada en el fin de los tiempos en consonancia con la dimensión de la espera escatológica de nuestra fe cristiana. Creemos que nuestra patria definitiva no está en este mundo, aquí somos peregrino que marchamos hacia la tierra prometida y, mientras caminamos vivimos el Evangelio y transformamos este mundo en el Reino de Dios. Debemos vivir listos para partir, nos deben acompañar el bien que día con día debemos tratar de realizar y nuestra fe en que compartiremos la resurrección que Cristo ha ganado para nosotros. Puede ser que el final nos ocasione un poco de temor, porque nos enfrentamos con lo desconocido, pero ánimo vivamos como salvados y cuando llegue el final nos hallará en paz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here