Inicio Dr. Cesar Alvarez Pacheco LA MIGRAÑA

LA MIGRAÑA

50
0

Hablemos de migraña.

La migraña, trastorno neurológico frecuente, es la séptima causa de discapacidad laboral, doméstica y social en el mundo y es la principal causa de discapacidad entre las afecciones neurológicas. La discapacidad, considerada como cualquier restricción o falta de habilidad para desarrollar una actividad específica en términos de la actividad del ser humano normal, es una medida útil para evaluar el impacto de la migraña en la salud y funcionamiento del paciente, ya que las medidas evolutivas tradicionales, como la morbilidad y la mortalidad. El costo anual de la pérdida de productividad del trabajo provocado por esta enfermedad se estima en el orden de decenas de miles de millones de dólares, ¡Imagínense que dineral!

Entre los factores identificados con la migraña, están los relacionados con la existencia de trastornos de sueño, depresión, ansiedad, estrés, el abuso de medicamentos, la coexistencia con otros dolores crónicos, el sexo femenino, la intensidad del dolor y la presencia de determinadas clínicas al inicio del dolor (náuseas, vómitos, dolor a  la luz intensa y al ruido) y la magnitud o severidad de las mismas. La migraña se describe como un dolor de cabeza intenso, pulsátil y generalmente unilateral; es periódica, con una frecuencia de tres a seis veces por mes y una duración hasta de 72 horas. En dos tercios de los pacientes hay historia familiar de migraña. El aura son síntomas neurológicos usualmente visuales que son reportados en aproximadamente 20% de los ataques, la migraña sin aura es más común, especialmente en mujeres. El tratamiento de la migraña está dirigido a reducir los factores precipitantes, utilizar medicamentos para dolor de cabeza y emplear medicamentos para prevenir el dolor, también llamados profilácticos. Con relación a los factores que precipitan el dolor de cabeza, están el alcohol, contraceptivos, reemplazos hormonales, estrés, menstruación, fatiga, trauma craneal, luz brillante, tabaco, chocolate, quesos, alimentos procesados con nitritos y productos con glutamato mono-sódico; el paciente debe estar informado y no debe consumirlos. En la crisis de dolor de cabeza se recomienda que el paciente descanse en una habitación sin luz y sin ruido, y tome un fármaco analgésico desde el inicio. La elección del analgésico dependerá de la experiencia del paciente y del tipo y frecuencia de la migraña, cuidando de evitar los que tienen excesivos efectos adversos; ya que muchos analgésicos pueden causar un “efecto de rebote” y hacer más difícil el control de la migraña. Los individuos más propensos al estrés son aquellos emocionalmente sensibles y que probablemente sientan preocupación, ansiedad, excitación, depresión y/o fatiga mental que además podría generar tensión muscular, sobretodo contracturas cervicales y dolor de cuello, y así contribuir con mayor dolor. En algunos casos, es habitual que las crisis se desencadenen por el cacao combinado con otros alimentos potenciadores como la pizza o las bebidas cola; en otras ocasiones, se produce el dolor y se sospecha del chocolate cuando en realidad son mujeres en el período premenstrual que sienten antojo de comer algo dulce pero que la migraña es producida por fluctuaciones hormonales y no por lo ingerido previamente. Los ingredientes implicados incluyen beta feniletilamina, teobromina, cafeína y flavonoides fenoles. La salsa de soja es otro factor precipitante de la enfermedad; es el ingrediente principal en las comidas orientales y se conoce por ocasionar el llamado “Síndrome del Restaurante Chino” en individuos susceptibles o consumidores habituales de estos platos, aunque generalmente la cocción con vino, contenido de sal y glutamato monosódico sería una combinación de elementos que beneficiaría el desencadenamiento de los síntomas. Se elabora tradicionalmente mediante la fermentación de granos de soja con trigo tostado partido, que se acomodan en bloques, se sumergen y sacan varias veces en un caldo frío de agua con sal, el proceso dura cerca de un año en ollas de barro y en ocasiones se le agregan hongos secos como champiñones. Es ideal para acompañar comidas tanto orientales como occidentales ya sean verduras fritas, arroz, empanizados y sopas, también como aderezo para ensaladas y con carnes de todo tipo. Pero como esta columna no es una receta de cocina, tendrían que tomarlo en cuenta las personas que sufren de migraña y cuidar sus hábitos alimenticios.

En nuestro país, la migraña no ha recibido una adecuada atención como una prioridad de salud pública y su impacto en la sociedad ha sido subestimada; sin embargo, es una de las causas más frecuentes de consulta en la práctica clínica. A pesar de que en México existen otras prioridades de salud y desconocemos la prevalencia de migraña; otros países reportan que el daño para la sociedad ocasionado por migraña es el mismo  que con diabetes y más alto que el reportado para asma. 

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here