Inicio Arturo Soto AMLO, como los gansos: sereno arriba, remando fuerte bajo el agua

AMLO, como los gansos: sereno arriba, remando fuerte bajo el agua

20
0

Con todas las ganas para hacer de este año uno mejor que el anterior, comenzamos deseándole a las huachicoleras lectoras, los canallas lectores un 2019 pletórico de cosas buenas, porque no puede ser de otra forma ¿verdad?

El año empieza, naturalmente, engrilladísimo y con muchos temas en la agenda de una parte de la clase política bien ocupada en jalar haca buen destino la carreta de la patria, y la otra llenarle de piedritas y piedrotas el camino mientras una buena parte de la sociedad se encuentra a la expectativa sobre los resultados que tendrá esta tercera alternancia.

El signo de los tiempos es la exacerbación del conflicto. Desde la trinchera de los vencedores, triunfalismo desbordado, fe ciega y descalificación del contrario; desde la perspectiva de los vencidos, la sistemática desaprobación de cualquier cosa, cualquiera, que anuncie el nuevo gobierno.

Y en medio de todo, sobresale la tremenda habilidad que sigue mostrando el presidente López Obrador, para ir arrojando a su paso por todo el país, pequeñas y grandes carnadas que invariablemente son mordidas por sus haters, que se revuelven agitados en debates que tienen como tema desde los 200 pesos y el billete de dos dólares que trae el tabasqueño en su cartera hasta los cuestionamientos por el desabasto de combustibles provocado por el cierre de ductos para combatir el llamado huachicoleo.

Mientras el debate nacional se sintetiza en memes y tuitazos, el presidente va por los caminos del país como el General de “El Otoño del patriarca”, que reparte entre los menesterosos y los enfermos las sales milagrosas que todo lo curan y todo lo resuelven.

“Esto nos va a hacer sentir mejor a todos; vamos a poder ir con más gusto, con más satisfacción a los templos y a la iglesia, porque vamos a estar cumpliendo los mandamientos”, afirmó recientemente en Reynosa, desatando el aplauso de la concurrencia en la presentación del programa zona libre en la frontera norte.

López Obrador es un provocador nato. Un hombre de campaña permanente que un día polemiza con Reforma, al siguiente llama al diálogo al EZLN, luego se lanza contra los conservadores, canallas, neofascistas, mezquinos (su némesis por excelencia), siempre ganando el reflector y la nota, conquistando el Trending Topic, imponiendo la agenda del debate público, a veces en nimiedades.

Mientras tanto, sin prisa pero sin pausa, avanza en la reconstrucción de un sistema clientelar y corporativo que le permitió al PRI gobernar casi sin oposición durante media década del siglo pasado.

Ya las becas para estudiantes, ya los apoyos para adultos mayores, madres solteras, “ninis”, productores diversos mediante créditos a la palabra; ya la operación de cien nuevas universidades en los municipios de más alta marginalidad pero donde exista un plantel de bachillerato…

Ni siquiera las normales rurales creadas durante el cardenismo tuvieron la dimensión de lo que representarán estas universidades como semillero de cuadros para la participación política a favor del proyecto de López Obrador, por supuesto. Serán gratuitas, con apoyos para material didáctico, transporte, asistencia y becas, además de planes curriculares muy a modo para la formación de liderazgos locales.

Por lo menos cien mil jóvenes de escasos recursos en las zonas indígenas serán formados allí. A eso agréguele otros 50 mil jóvenes que serán reclutados para la Guardia Nacional, con criterios de contratación aún difusos.

Es todo un ejército de beneficiarios del nuevo gobierno con el que busca mantener la legitimidad ciertamente ganada en las urnas.

De cualquier cosa se puede acusar al presidente, menos de ingenuo o políticamente limitado. Al contrario, convicción de que ha sido llamado por la historia para ocupar un lugar al lado de los héroes nacionales como Madero, Lázaro Cárdenas, Benito Juárez entre otros, lo hace trabajar en esa perspectiva.

La “Cuarta Transformación” no es un proyecto sexenal, no. Está concebida por el propio López Obrador como una narrativa épica a inscribirse justo al lado de los grandes momentos históricos del país: la Independencia, la Reforma y la Revolución.

(Hay un ensayo indispensable para leerse sin prejuicios, ni sobre el autor ni sobre el objeto del mismo, que explica de mejor manera este tema. Se llama “El presidente historiador”, de Enrique Krauze y lo puede consultar en

https://www.letraslibres.com/mexico/revista/el-presidente-historiador )

Y así comenzamos el año, con más dudas que certezas y con muchos temas en la agenda pública cuyo desenlace es un misterio, pero de lo que no queda ninguna duda, es que mientras la oposición al lópezobradorismo se esfuerza en una competencia rabiosa para ver quién diseña el meme más ácido, el Peje sigue nadando en aguas tranquilas, distrayendo con desplantes místicos y peleoneros.

Y como los gansos, se le ve sereno sobre el agua, pero por debajo, va dale que dale en chinga, construyendo su proyecto que, insisto, no es sexenal.

II

Apenas hizo bien la gobernadora Claudia Pavlovich en adelantarse y solicitar la declaratoria de emergencia para los 72 municipios del estado, donde las severas heladas y nevadas provocaron daños aún incalculables (sobre todo en el sector agrícola) y dejaron miles de afectados.

Y decimos que hizo bien en adelantarse pues el Fondo de Desastres Nacionales fue otro de los que sufrieron de afilado tijeretazo en el presupuesto 2019, reduciéndolo en un 85 por ciento, bajando de 24 mil 644 millones de pesos a sólo 3 mil 644 millones.

Si bien el secretario de Hacienda federal, Carlos Urzúa explicó que ese fondo se irá incrementando con ingresos excedentes conforme transcurra el año, vale más asegurar partidas para atender la emergencia en Sonora.

Por lo pronto, la Coordinación Nacional de Protección Civil emitió la declaratoria respectiva para 38 municipios de la entidad, solicitada desde el pasado tres de enero por la gobernadora, y se está a la espera de que comiencen a fluir los recursos e insumos para atender los estragos de las heladas, lo cual estará ocurriendo entre miércoles y jueves de esta semana.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here