Inicio Gabriela Olivera Flores Ella no hace distinción de género: La Crisis

Ella no hace distinción de género: La Crisis

83
0

Aunque a decir verdad el éxito tampoco hace distinción, basta con un cambio de mentalidad, observar la necesidad de otros, estar en el momento correcto y con las herramientas necesarias; es así como el éxito llega a la vida de quien con su poder interior, tenacidad, constancia escala escasas posiciones en este país.

Le comento esto porque ayer llego a mis oídos un comentario acerca de un letrero que se había puesto en un puente peatonal que decía: “Carlos, acéptame y bajo de peso”, obvio las respuestas y comentarios en twitter fueron largos y variados.

Por un lado nos encontramos en un momento crucial en el país, aun con el cambio de gobierno existe lo mismo que en los anteriores y más, violencia, hay desabasto de combustible, hambre, inconformidad, entre que se dice una cosa, se tarda en retractarse porque “no era lo que quería decir”, y por otro lado la lucha de género, buscando espacios, para las mujeres, pidiendo un país inclusivo o incluyente que abra puertas  al cambio, más puestos donde la mujer demuestre esa capacidad, y fortalezas para lograr cada meta que se presentan como reto.

Regresando al segundo párrafo estamos preparadas para ese cambio? NO GENERALIZO, todas las mujeres en este país somos valiosas, aunque no todas con la madurez, ni el amor propio necesario.

Mi misión siempre ha ido encaminada en influir en las Mujeres sobre la importancia de su Crecimiento Personal, validarse y aceptarse a ellas mismas, evitar vivir desde la carencia observando la abundancia que existe en cada una, mi labor es contribuir y colocar un granito de arena donde haga falta para apuntalar ese pilar, solo que aquí se requiere sororidad, darnos la mano unas a otras para crecer, conocer que es la AUTOESTIMA, donde y como se genera en nuestra mente, como hago uso de ella, para que sirve y en qué momentos mantiene mi equilibrio. Por eso hablaba de crisis, el reflejo de lo que vive nuestra sociedad, es en gran parte una simple manifestación de la crisis mental de algunos individuos, que ponen sus ojos y dependen del que dirán de otros limitando su expansión. 

Cuando de forma positiva nos damos cuenta de nuestra crisis personal, nos genera movilidad y de una gran tempestad o marejada,  cortamos lazos para caminar, avanzar y sentirnos seguras y cómodas con nosotras mismas.

El crecimiento, los negocios, las finanzas, el emprendimiento, no son tan masculinos como creemos, se trata de sentirnos incomodas y vivir a flote con un salvavidas que si bien en momentos nos da seguridad, en otros nos deja a la deriva, para motivarnos  gozando  un océano inmenso de posibilidades para cada una y que además podemos nadar solas, y disfrutar de los cambios.

En el caso de la chica que dejó su letrero en el puente peatonal, no dejo de sentir tristeza, cuan dañada está esa niña interior; que busca, primero llamar la atención; desconoce su valor como ser humano y como mujer; sin autoconocimiento vive en carencia, y crisis mental, sin darse cuenta que muchas herramientas están guardadas en su interior, empolvándose hasta que ella decida hacer uso de ellas, y comience a nadar por ella misma en un mundo de tiburones, sin un plan en marcha o proyecto de vida, una ruta y una meta, difícilmente podrá ella levar anclas de una sociedad que se mueve con rapidez, en tiempos difíciles entre riesgos, turbulencias y observación con mesura para todos; donde no solo la capacitación y el conocimiento  van a permitir seguir a flote, también el Crecimiento Personal, el auto-conocimiento, el camino interior para buscar la verdadera paz y re-conocer el ser maravilloso que ya se es.

Somos lo que pensamos, la mente atrae a lo que se aferra: Cuidado!, puede ser un fracaso o bien el éxito.

Si tu mente piensa en una Meta: Good News!!

Eres capaz de lograrlo!

Iniciemos este año con un cambio de mentalidad, que sea de abundancia y no de carencia.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas®

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here