Inicio Samuel Valenzuela Palo a pensiones abusivas

Palo a pensiones abusivas

2443
0

Por fin una buena noticia de largo alcance para el ISSSTESON: quedó establecida la jurisprudencia obligatoria para tribunales federales y estatales que termina con pensiones abusivas, al establecer la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que dicha prestación debe ser otorgada exclusivamente sobre el monto de ingresos cotizado.

Se cerró en definitiva esa ventana de oportunidad que aprovecharon alrededor de 150 exfuncionarios de varias instancias de gobierno, para ahora disfrutar de ingresos asegurados que superan los 100 mil pesos al mes, algunos con montos que superan los 150 mil pesos, cuando a lo largo de su gestión como servidores públicos aportaron al organismo sobre ingresos menores a los 80 mil pesos al mes.

No es asunto menor el que el pasado miércoles, el máximo tribunal judicial del país haya resuelto por quinta ocasión consecutiva en favor del ISSSTESON, ya que al establecerse jurisprudencia se da palo a las pretensiones gandallas de alrededor de mil 500 exfuncionarios públicos que tienen interpuestas demandas por nivelación de sus pensiones, a partir de que los muy pendejitos consideran que su monto debe fijarse en función de sus ingresos totales que se acumulan por compensaciones, bonificaciones y honorarios, y no exclusivamente sobre su ingreso de nómina sobre el cual se fija la cotización de la cuota que recauda el ISSSTESON.

Esa buena noticia la dio a conocer el director general del Instituto Pedro Angel Contreras López, quien obviamente está haciendo la tarea en cumplimiento de la instrucción de la gobernadora Claudia Pavlovich y que se resume en restituir la viabilidad y estabilidad financiera de una instancia de asistencia social de la cual dependen 180 mil derechohabientes.

Claudia Pavlovich

Pues a partir del quinto fallo de la SCJN a favor de recursos promovidos por el ISSSTESON, la jurisprudencia generada deja con un palmo en las fosas nasales a mil 500 gandallas que interpusieron demandas de nivelación, que tendrán que sujetarse a los nuevos criterios de justicia y equidad, a partir de pensiones en función de los ingresos cotizados al organismo que pretendieron esquilmar.

Para que se den una idea del valor de dicho resolutivo, sólo en los años 2016, 2017 y 2018, solamente en estos tres años, se pagaron pensiones caídas por un monto de 213 millones de pesos a sólo 210 demandantes (o derechohabientes), que recibieron más de un millón de pesos por demanda y las cosas lucían tenebrosas, ya que como de ver dan ganas, en tribunales se encuentran mil 500 de esas demandas, que de no ser por la jurisprudencia fijada por la corte, pudieron haber costado al instituto mil 523 millones de pesos.

El problema que deriva del gandallismo de servidores públicos inició por allá a fines del 2003, cuando el entonces gobernador Eduardo Bours Castelo puso un alto a las estrafalarias exigencias de un buen número de funcionarios que pasaron a retiro y recurrió a tribunales para sujetar las pensiones de acuerdo a lo que decidió la SCJN poco más de 15 años después.

Bours Castelo detuvo el cerco, pero al llegar Guillermo Padrés a la gubernatura se dejaron de atender los juicios en proceso y esa omisión cómplice y ausencia de sentido común, significó un productivo agosto para los querellantes que exigían la nivelación de sus pensiones, lográndolo un centenar y medio de aristócratas del retiro del servicio público, que se incluyen en la famosa lista con ingresos estrafalarios a costa del fondo de pensiones del ISSSTESON, que solo 50 de ellos le cuestan al organismo casi 60 millones de pesos al año.

Eduardo Bours Castelo

Así las cosas, Teresa Lizárraga no sólo no exigió a la Secretaría de Hacienda que derivara las cuotas retenidas a los servidores públicos, sino que además del saqueó, incompetencia administrativa y corrupción durante su gestión, se agrega su omisión cómplice en materia jurídica, al dejar abandonados juicios en proceso que a la postre permitieron que esos gandallas se salieran con la suya.

El primer entre para remediar esa situación lo dio el ahora secretario de Salud, Enrique Claussen Iberry, quien al frente del organismo hasta suspendió de forma parcial el pago de esas estrafalarias pensiones, tocándole a Contreras López resolver el fondo del asunto o sea el nuevo criterio que fija la corte es que las pensiones deben ser en función del ingreso cotizado por el servidor público y no por montos de acumulación de ingresos que el ISSSTESON no recibió ni un cinco en materia de cuotas.

Pues se acabó tequería para esos mil 500 quienes quisieron seguir la ruta del agandalle y los que se agreguen, aunque lamentablemente, como la aplicación de la ley no es retroactiva en caso de que cause efectos negativos, los abusones que se sirvieron con la cuchara grande al amparo del padrecismo, mantendrán sus beneficios, que Contreras López calificó como groseros y abusivos.

Ni modo, pero como sea, ahora sí ya no habrá esa fuga millonaria de recursos y se establecerán condiciones para una mejor y más oportuna respuesta a quienes tramitan sus jubilaciones y que han estado en suspenso por no existir los recursos para atenderlos.

Enrique Claussen Iberry

De hecho, el dirigente de la burocracia sindicalizada del gobierno estatal, Luis Antonio Castro Ruiz, informó que son alrededor de 400 los casos que no avanzan por ese motivo y en espera de poder acceder a ese esquema luego de prestar servicios en el sector público.

Y en sus casos se supone que no hay conflictos de orden legal de por medio, porque se trata de modestos extrabajadores sindicalizados que como sea, habrán de sujetarse a los criterios de la corte, porque si sus pretensiones son nivelar sus pensiones a través de la acumulación de ingresos no cotizados, pues no se les hará.

Por lo demás, por supuesto que agradecemos la invitación que nos hiciera llegar Ricardo Bours Castelo para asistir a la edición 22 de Abelandia y por supuesto que ahí estaremos despuesito del mediodía de este viernes para estar en condiciones de disfrutar el ambiente de amigos que por cientos recalan a ese columpio anual en el rancho Nacapule, propiedad de la familia de Abel Murrieta Gutiérrez en el municipio el Quiriego, al norte de Batacosa.

Luis Antonio Castro Ruiz 

Seremos pues parte de ese flujo de visitantes que el viernes por la tarde y hasta la madrugada del sábado, serán amenizados por el grupo Tierra S.A, los mejores exponentes del rock clásico de esta parte de México, para con el favor de Dios, regresar en una pieza a nuestro feudito el sábado por la tarde, previas las formalidades del caso en la jornada sabatina, cuando la capacidad de convocatoria de Bours Castelo reúne al mero chuqui de la clase política de la entidad, de todos los partidos, al son de la música de banda, que dicho sea de paso, no es muy agradable para nuestros oídos.

En nuestro caso, la pretensión es pasar un buen rato en el rockeo, degustando las tradicionales viandas y abundante qué beber, que prácticamente arropan a la asistencia, que ya lo de la grilla, futurismos, posicionamientos y demás, serán cuestiones complementarias.

Ricardo Bours Castelo

Podrán especularse muchas cosas, pero nos ha tocado presenciar encuentros de personajes presuntamente confrontados en la arena política, que en el Nacapule comparten mesa y departen amigablemente y en esta ocasión no deberá ser distinto.

No lo descartaríamos, pero por lo pronto no tenemos indicios si a esta edición de Abelandia asistirá la gobernadora Pavlovich, quien tiene la distinción de ser la primera mujer que ha estado en esa tertulia, aunque la limitante podría ser el que su agenda se empata con las actividades del Festival Ortiz Tirado en Alamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here