Inicio Hector Alejandro de Anda Cortez No hay retroceso; hay realidad

No hay retroceso; hay realidad

47
0

Alejandro de Anda

LO CLAROEl contar con más y mejores profesionistas en el desarrollo de las entidades, es tarea que involucra a las casas universitarias y a la sociedad que les demanda.

De esa premisa, la Universidad Autónoma de Tamaulipas promueve sus carreras y el incremento a la matrícula basado en la necesidad creciente de mayor recurso humano competitivo que contribuye al fortalecimiento del sector productivo.

El sur de Tamaulipas destaca en una población estudiantil de esta casa de estudios, con un alumnado de 15 mil jóvenes que con formación de valores, cultura de la igualdad y observando el orden humanista, ecológico y ambiental, respaldan el crecimiento sostenido de la progresista región huasteca.

LO OSCURO. ¡No! ¡No es verdad!

La medición que promueve a México en el lugar 138 en el listado de países que observa la OCDE respecto del Índice de Percepción de la Corrupción 2018 de 180 países que compiten, no tiene razón de ser.

En este deshonroso lugar nos coloca Transparencia Internacional, por debajo de Hungría y Grecia. Recordemos el estatus de Grecia, al que los países de Europa reclamaban su salida de la Unión Europea.

Estamos también por debajo de Argentina –cuya ex presidente Kirchner entregó un Estado destrozado- donde ese sureño país remontó al 111.

El 18 de febrero de 2015, la revista económica Forbes ‘reprobaba’ la posición de México en la misma medición, donde ocupaba el escaño 103.

Pocos años antes, en noviembre de 2011, la CNN Expansión le colocaba en el lugar 100.

¿Caímos, como hoy nos señalan?

La realidad supera la ficción.

Quienes han vivido en el servicio público por mucho tiempo, atinaban a decir: “-Antes no había contralorías, las obras que requerían los ciudadanos las ejecutábamos ‘por administración’ y listo”.

La ‘renovación moral’ de Miguel de la Madrid, sería la primera embestida al subjetivo uso de los recursos públicos que sustentaba “la solución somos todos”.

Comenzaron a guardarse las formas y hacer de la comprobación, un nuevo modelo de ejercer funciones.

A finales de 2005, según la revista electrónica INNOVAR, sólo existían en México 9 portales públicos que compartían información relativa a la transparencia. Y organismos como México Evalúa, documentaban en 2003 algo así como 500 notas periodísticas a nivel nacional en materia de corrupción.

En 2014, los mismos evaluadores encontraron 35 mil notas en espacios de denuncia respecto a la corrupción y sumado a esto, la modalidad de contar con aparatos móviles que facilitan la participación ciudadana en redes sociales, incrementaron de forma potencial los casos conocidos de actos de corrupción.

Replanteemos: ¿Cree usted, que con la gran certeza de saberse descubierto un funcionario de cualquier orden de gobierno, sea tan ingenuo de contribuir al crecimiento visible del índice de la corrupción? 

Es muy seguro que efectivamente hemos bajado en actos, por el temor de saberse descubiertos. Lo que es mucho más creíble, es que la sociedad perdió el miedo a denunciar, gracias a las nuevas herramientas tecnológicas.

Hoy los datos abundan. Como nunca antes.

Sedesol de Rosario Robles, SEDATU, PEMEX, Estafa Maestra, OHL, Caso Chihuahua, Duarte en Veracruz, Caso Padrés, Caso Casa Blanca, Panamá Papers abonan a que la sociedad observe con mayor detenimiento cómo funcionan sus funcionarios y la percepción de tener un gobierno infestado de corrupción, al que las autoridades les es imperativo aplicar mayores sanciones.

Culmina en lo corto, con un retroceso de tres lugares en la afamada lista. 138 y descontando. 

COLOFÓN: Quizá realmente hace unos años estuvimos peor. Veremos el resultado del Huachicol. Es un buen botón de muestra. Qué bueno que nadie se acuerda del padre Maciel, porque el lugar 180 no está tan lejos.

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here