Inicio Sebastian Moreno Diaz Le queda un poco de “ocotillo” que le ha sobrado…

Le queda un poco de “ocotillo” que le ha sobrado…

84
0

A 40 Grados (lunes 4 febrero)

Por Sebastián Moreno

Le queda un poco de “ocotillo” que le ha sobrado…

De ser real el audio que circuló en redes sociales y algunos medios electrónicos, el ex gobernador de Sonora Guillermo Padrés Elías dice estar muy contento y feliz con su familia por haber obtenido su libertad bajo fianza, que hay que puntualizar, no es demostrar que sea inocente de los delitos que le imputan.

Con el beneplácito de sus más allegados ex colaboradores, que en redes se manifestaron en número no mayor a 20, la noticia de su salida del reclusorio la noche del sábado, generó el rechazo generalizado de muchos sonorenses que se sienten agraviados por el ex mandatario.

La gobernadora Claudia Pavlovich publicó un tuit donde recordó lo que dijo el día que asumió el poder, en el sentido de que buscaría el castigo para quienes saquearon las finanzas de Sonora en el sexenio pasado.

Muchos sonorenses que se desempeñan como burócratas, coincidieron en su malestar ya que consideran unan burla que a ellos les descuenten alrededor de 850 pesos para cuotas del Isssteson y encima de eso, cuando ocupan medicamento, tienen que pagarlo de su bolsa ante el desabasto que ha tenido desde meses este instituto de salud y consideran que a Padrés y a Teresa Lizárraga, quien estuvo como directora, deben quitarles el dinero que malversaron, para solucionar la crisis del Isssteson.

En la parte final del audio mensaje con la voz que aseguran es la del ex gobernador, dice lo siguiente:

¡Ya estoy libre cabrones, agárrense hijos de la chingada¡, en lo que puede interpretarse como una amenaza y sed de venganza contra quienes considera que abusaron de él al tenerlo privado de su libertad y bajo esos señalamientos de corrupción.

De cumplir su amenaza, será interesante verlo en las calles o centros comerciales de Hermosillo con su nuevo “look” en el que aparece con una prolongada barba que a muchos les trajo a la memoria al desaparecido personaje conocido como “El Manzanitas”, quien deambulaba en la Plaza Zaragoza con un morral lleno de libros y con una ya muy maltratada receta médica, pidiendo apoyo para surtirla.

También dice que le queda un poco de “ocotillo” que le ha sobrado, como estableciendo que a pesar de todo lo que ha gastado en pagos millonarios al despacho de Antonio Lozano Gracia y de Diego Fernández, todavía quedan reservas, así que resulta difícil imaginar realmente cuantos kilos de pacas de billetes de alta denominación pudiera tener de reserva en alguna casa de seguridad.

¿Pleito morenista?

Para confirmar que en las redes sociales todo puede pasar y nada se oculta, se anticipa un desacuerdo en las filas de Morena, pues por un lado la presidenta municipal de Hermosillo, Célida López Cárdenas, fue de las que uso el Twitter para manifestar su felicidad y solidaridad con la familia Padrés por la libertad bajo fianza, pero no tardó mucho en recibir la respuesta de la senadora de Morena, Lily Téllez.

“Querida familia Padrés Dagnino siempre les acompañe con gratitud y sincera amistad. Los amigos reales saben estar en las buenas y en las malas. Hoy los abrazo con profundo cariño. Es momento de reconciliación sin olvidar la persecución y los atropellos para no cometerlos” (SIC), mensaje de la presidenta @celidaLopezc.

Y la respuesta de la senadora @LilyTellez:

“Y por si fuera poco, esta declaración de la alcaldesa de Hermosillo, es otro golpe a la dignidad de los sonorenses. Estaré vigilante para que el Municipio no le sea servido en bandeja de plata a Guillermo Padrés”.

Luego viene el revire de Célida:

“Hay políticos que por conveniencia niegan amistades, yo retomo una frase llena de sabiduría, Soy muy amiga de mis amigos, pero no soy dueña de mis amigos.

Los errores de Guillermo Padrés son de él, no míos, pero no por ello deja de ser mi amigo”.

Hay que aclarar que ambas, la senadora y la alcaldesa, no tienen historial en las filas de Morena, pues Lily Téllez entró como candidata externa y en el caso de Célida, es de origen panista, muy identificada con el padrecismo y afiliada a Morena en las pizcas de candidatos en el 2018

Sin comentarios.

La honestidad no se compra

Por su contenido, me permito compartir el artículo del periodista Ricardo Elías, publicado el pasado 31 de enero. Vale la pena leerlo:

Ricardo Elías 31 Ene. 2019

Recuerdo que de niño en mi afán por obtener una bicicleta les conté a mis papás que a un compañero de la escuela le habían regalado una porque pasó de año.

Como yo tenía buenas calificaciones me sentí con todo el derecho de pedir lo mismo. La respuesta de mi padre -quien además de haber sido educado en un mundo de carencias, fue sargento en la Marina de los Estados Unidos- fue contundente: Estudiar y sacar buenas calificaciones es una de tus obligaciones y en esta casa no se dan premios por cumplirlas, «end of story».

El aprendizaje fue múltiple. Primero supe que no solo no tenía derecho a recibir premios por estudiar, sino que si no lo hacía bien, lo que recibiría sería un castigo. Segundo, que todos tenemos obligaciones y responsabilidades. Y tercero, que las recompensas si las hay, se deben a esfuerzos y logros extraordinarios, no ordinarios.

Esta historia me vino a la memoria cuando AMLO anunció que para combatir el «huachicholeo» cada familia de las comunidades por donde pasan los ductos de PEMEX recibirá entre seis y ocho mil pesos mensuales. Pagar para que se respete la ley me parece un despropósito y una injusticia.

Es un despropósito porque esta dádiva no impedirá que los ladrones sigan robando. Virtudes como la honestidad no se compran, se inculcan, se imbuyen en el individuo por medio de la conciencia no de la cartera, con educación y buenos ejemplos.

Lo único que se logrará regalando dinero, es que los ladrones y los flojos vivan más cómodos; que los que trabajamos honestamente nos sintamos como idiotas porque los impuestos que pagamos y que son producto de nuestro esfuerzo diario, se destinen a subsidiar holgazanes y bandidos, o tengan fines político-electorales. No soy abogado constitucionalista ni nada que se le parezca, pero mi sentido común dice que los que pagamos impuestos, la base tributaria que sostiene al País, tenemos el derecho a impedir que el Gobierno regale nuestro dinero a los que no trabajan, o pague para que no roben.

Nuestros impuestos no deben ser utilizados para manipular políticamente la pobreza y la ignorancia, ni para disfrazar burdamente al populismo como ayuda social.

Este «coraje constitucional» me nació luego de leer un «meme» que circuló en las redes sociales y que decía: «Cuando oigo que alguien roba por necesidad, me dan ganas de decirle… seguramente yo trabajo por deporte, hijo de la chingada».

No todos los problemas se arreglan con dinero, y lo que hasta ahora el Gobierno federal ha hecho es pagar para «desaparecerlos» en lugar de aplicar la ley.

Si los pobladores de una zona huachicolera roban combustible, en lugar de detenerlos se les paga para que no roben; si los jóvenes que ni estudian ni trabajan («ninis») se vuelven delincuentes, se les paga para que en lugar de delinquir, estudien y trabajen; si maestros bloquean vías de comunicación y ahorcan la economía del País, se les paga para que las liberen; si hay corrupción en el NAIM, se paga para cancelarlo…

Siempre he pensado que la mejor forma de «educar y dirigir» un país y cualquier institución de carácter social, es aplicando los mismos principios y mecanismos que utilizamos para educar y dirigir una familia, me refiero a una decente y trabajadora.

Darle dinero a alguien para que no robe, es como pagarle a un hijo para que se porte bien o para que haga la tarea; tener ciudadanos subsidiados es como tener hijos adultos mantenidos; aceptar chantajes para no utilizar la fuerza pública, es como dejar que los hijos hagan lo que les venga en gana para que no se enojen y nos sigan queriendo.

Los incentivos para «portarse bien» no deben ser económicos sino de conciencia. Debemos hacer lo correcto no por interés sino por convicción.

En lugar de dar dinero para que comunidades enteras respeten la ley y esperar que así se vuelvan responsables, lo que habría que darles es un curso gratuito de civismo y ética que les enseñe las ventajas duraderas que el bien común tiene sobre cualquier beneficio económico inmediato y temporal.

Si cada vez que surja un problema, en lugar de aplicar la ley el Gobierno pagara para «arreglarlo» no habrá mejor negocio en México que crear problemas para luego vender cara su solución.

«Gobernar no es chantajear».

Pero ya es inicio de semana y Se dice que… Muchos sonorenses se cuestionan qué imagen intenta dar el ex gobernador Padrés Elías con esa barba crecida y su “cola de caballo” en su cabello, muy distinto a la imagen que hay de él como mandatario que fue.

Y como es lunes, viene lo bueno, lo malo y lo feo:

Lo Bueno: El festejo para los recolectores de basura y el llamado ser solidarios con ellos al menos esta semana, dándoles algo más que basura en sus recorridos.

Lo Malo: Las fallas en la sincronización de semáforos, con lo que se impide tener una circulación fluida de vehículos.

Lo Feo: El error de autoridades de Cultura a nivel nacional al confundir para este 5 de febrero, el aniversario de la Constitución Política de México con la Batalla de Puebla que se conmemora el 5 de mayo.

Contacto: 

Correo electrónico: en40grados@gmail.com

Twitter: @sebastmd

www.a40grados.com.mx

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here