Inicio Hector Alejandro de Anda Cortez Político cancerbero

Político cancerbero

16
0

Alejandro de Anda

“Madero ha soltado al tigre; a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz, a bordo del buque Ypiranga en su partida al exilio.

LO CLARONo sería bastante un día o un mes del año para reconocer la grandeza de la mitad de la humanidad. La mitad menos justipreciada a lo largo de la historia. Historia escrita por el hombre.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas reconoce la lucha histórica por el reconocimiento de sus derechos, desde distintos enfoques y a través de ponencias magistrales. Donde se enfatizan la ‘Violencia de Género’; ‘Violencia durante el embarazo y el feminicidio’; ‘Desafíos de la mujer en la Academia’; y ‘La Mujer en el mercado Laboral’.

La declaratoria sobre la base de enfocar más los talentos de la academia y de la sociedad productiva para dignificar y priorizar el talento de la mujer, es un paso adelante en la generación de buenas prácticas que ennoblecen al género femenino.

LO OSCURO. Absolutamente todos hemos escuchado sobre un trastorno de la personalidad, que reconoce el sistema de salud mundial al que es llamado ‘bipolaridad’. Los cambios bruscos que hacen brincos marcados en el estado de ánimo de una persona, dan la percepción de que ‘cohabitan’ dos distintos seres dentro del mismo sujeto.

El ser humano ‘normal’, atiende a una sola individualidad. Aunque parezca redundante.

Sin embargo, existe otra figura de poca difusión pero de amplia incidencia en el mundo. Este análisis lo enfocamos sobre la personalidad del político.

Partiendo de la numeralia que reporta INEGI, donde por cada cien habitantes en México dos son funcionarios públicos, al menos tendremos una masa de estudio de 2 millones y medio dentro de los 125 millones de connacionales.

Esta masa crítica semeja en muchos de sus casos al mítico cancerbero. El guardia apostado en el umbral que divide el espectro de los vivos y que impide la entrada al destino final sin permiso.

El Cerbero, es el guardia o can de tres cabezas (veltesta, tretesta y drittesta) que en la comparativa a aquellos que persiguen el poder político, serían reconocidos entonces por ser portadores de una tripolaridad digna de estudio.

En la primera cabeza del político, se encuentra la personalidad del adulador; encantador, al que los psicólogos identifican como ‘aquél que te convence de lo que a ti te conviene’. Hábiles para atraerte a su campo de juego, convenciendo a la plebe de que es él quien sabe cómo van las cosas.

Para lograr ese chantaje emocional, se requieren habilidades y capacidades que sólo un buen político puede desarrollar. Un verdadero seductor.

La segunda cabeza es cuando aquél obtiene el poder. El analista Daniel Eskivel lo define en uno de sus estudios en tres aristas. Manipulador, paranoide y totalitario. 

Donde la suma de esos atributos le propone como un ser desconfiado, atento a los significados ocultos tras las palabras; no se detiene por reparos éticos; demanda obediencia absoluta y cree en su indiscutible infalibilidad haciendo que le teman y rechazando contradicciones y apóstatas a su mandato.

La drittesta, refiere al político que se queda ya sin el poder. Abandona el cargo. Deja de ser. Éste se convierte en un ser frustrado, lacónico, seguro que nadie lo podía hacer mejor que él y que ha dejado de ser el centro de atención. 

Ese derrumbe es el nadir de la política que transforma al otrora poderoso, en un resentido contra aquellos que lo adoraban… y ya no. Odia a todos.

El vacío de no ser parte de las decisiones ni el control de nada, es quizá el fardo más grande que carga aquél cancerbero que decidió jugar el juego del 2% de la población.

Esa tripolaridad existe y a todos les llega.

COLOFÓN: Hay personajes que ya cursan la tercera personalidad sin saberlo, como el presidente de Venezuela, o el del sindicato de PEMEX. Y otros que pretenden revertirlo, como un ex mandatario y su esposa. Pero el ciclo de un cancerbero, es irremediable e inalterable…

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here