Inicio Bernardo Elenes Habas Acción Cívica y logias de la masonería, rindieron homenaje al Benemérito, en...

Acción Cívica y logias de la masonería, rindieron homenaje al Benemérito, en el 213 aniversario de su natalicio

32
0

Acción Cívica y logias de la masonería, rindieron homenaje al Benemérito, en el 213 aniversario de su natalicio.- Oradores José Manuel León Félix y Andrés González Prieto.- Presencia de alumnos del Colegio Nieblas y de la Secundaria José Rafael Campoy.- Un poema en honor a Juárez 

Bernardo Elenes Habas

Se distingue, por supuesto, como un acto señero, en el calendario cívico, el júbilo por el nacimiento de un mexicano singular, quien, desde sus raíces indígenas, a pesar de lo contradictorio de los tiempos, llegó con alta dignidad a la Presidencia de la República: Benito Juárez García. 

Niños guardia 2

Ante el monumento erigido en su memoria, ubicado en la plaza que lleva su nombre a un costado del Teatro Oscar Russo Vogel, en Ciudad Obregón, tuvo efecto el ceremonial republicano coordinado por la Dirección de Acción Cívica Municipal y las Logias Masónicas de Cajeme. 

Se abrieron los caudales del agua limpia de la gratitud, para que regara la semilla de la vida y la obra del Benemérito de las Américas, en las voces del Oficial Mayor del Ayuntamiento, Jesús Manuel León Félix; y con la representación de las Logias locales, Andrés González Prieto. 

Ellos recordaron los orígenes del Benemérito y su lucha cuesta arriba, forjándose horizontes y manteniendo su lealtad de sangre con su patria, a la que transformó con sus ideales inquebrantables de libertad, igualdad, fraternidad, frases con las que pulió la roca que le dio acceso a la grandeza. 

Y, como el natalicio de Juárez es marcado con el inicio de la Primavera, fue reconfortante observar y sentir la presencia y labor de niños y adolescentes que conforman la banda de música Ostimuri que dirige González Prieto, marcando la pauta para que se entonaran las estrofas del Himno Nacional, asimismo la guardia de honor de alumnos del Colegio Nieblas y de la Secundaria José Rafael Campoy, quienes, a 213 años de la llegada al mundo del forjador de las Leyes de Reforma, le dijeron que la niñez y la juventud cajemense no lo olvidan. 

Masones guardia

En el aniversario 213 del natalicio del Indio de Guelatao, renuevo mis herramientas de poeta, y les ofrendo una Invocación a Juárez, que publiqué por primera vez hace 34 años en Diario del Yaqui, cuando dirigía el Taller de Literatura que Jesús Corral Ruiz, ilustre masón, heredó para Cajeme: sin embargo, ese espacio creativo ya no existe: 

Has de llegar, 

sencillo y renovado, con la brisa de marzo. 

Un galope de ideas te presagian, y el tambor tutelar 

de nuestra raza 

acribilla la noche, golpea con su voz limpia y profunda, 

marca el ritmo preciso de tu nombre de tierra. 

II 

Has de llegar porque haces falta. 

Porque hay quienes intentan clausurarnos tu palabra, 

exhibirte en las torres como un triste fantasma, 

y gritar que no existes, que te has muerto completo, 

que tu luz ya no alumbra, 

que se han dado los tiempos de abrir los cartabones, 

de lucir las sotanas, de clavar en el pecho del hombre 

brillantes crucifijos. 

III 

Has de llegar, 

como un torrente de voces desatadas. 

Y tu figura enhiesta, con alta dignidad, con gesto firme, 

definirá los rumbos de la Patria, 

sacudirá la cúpula y sus bronces, 

para que caiga la acuosa falsedad, 

las prédicas amargas. 

IV 

Has de llegar, 

abuelo, padre, hermano, 

Benito de la luz y la esperanza. 

Juárez del testimonio ciudadano, 

celoso defensor de la justicia, 

agitando los textos del Derecho, 

exigiendo ante todas las conciencias 

que no se pisotee la sangre derramada. 

Y pondrás de nuevo en su lugar 

a aquellos que se escudan en el dogma, 

a quienes mediatizan y engañan, 

a quienes hablan de amor y paz y caridad 

y azuzan a los hombres a la lucha 

con ciegos latidos de rencor, 

con bendecidos golpes celestiales. 

Benito de la luz y la esperanza. 

Juárez del testimonio ciudadano. 

Ven. 

Aquí florece tu semilla. 

Aquí se alza incólume tu espiga. 

Y no permitiremos 

que pase la ignominia. 

Tú eres nuestro guía. 

El faro singular. 

El rompeolas. 

La antorcha sustantiva y permanente 

que apartará las sombras, 

que mostrará el camino. 

Enséñanos de nuevo tu entereza. 

Queremos construir, junto contigo, 

la paz y la igualdad y la justicia. 

Abuelo, padre, hermano ven, 

que la noche se acerca 

y crepitan sus dientes subterráneos. 

No deberán llorar las cicatrices. 

Es necesaria la canción del pueblo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here