Inicio Arturo Soto Ya chole con los pleitos

Ya chole con los pleitos

27
1

San Luis Río Colorado es una ciudad singular. La vida cotidiana de sus habitantes, por obvias razones geográficas transcurre más cerca de Baja California y del otro lado de la frontera norte, que de Hermosillo y el resto de Sonora.

Algo tiene que ver eso con el predominio panista de tres décadas, de manera casi ininterrumpida en sus gobiernos municipales.

Baja California fue el primer estado que ganó el PAN en 1987 y su influencia de alguna manera permeó hasta esa esquina de Sonora, donde el PRI sólo tuvo incursiones esporádicas en la alcaldía, desde entonces.

Hasta que llegó el tsunami morenista de 2018 y lo convirtió también en territorio lópezobradorista.

Allá llegó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en su segunda gira ya con la banda tricolor cruzada al pecho, para anunciar una inversión de más de 500 millones de pesos para programas de mejoramiento urbano en 13 colonias.

Algo falló, sin embargo. Casi la mitad de las sillas colocadas en el estacionamiento del estadio de beisbol para escuchar al presidente, quedaron vacías. Y la otra mitad, en su mayoría, fueron ocupadas por una concurrencia que, en la guerra de los decibeles, coreaban más a favor de la gobernadora que del presidente.

Si la intención era echarle montón a Claudia Pavlovich, como lo hicieron en Hermosillo, el objetivo tampoco se consiguió, aunque la lucha se le hizo.

El presidente se volvió a declarar harto de los pleitos (como lo hizo en Hermosillo el pasado dos de marzo) pero se le notó molesto durante toda la gira. Incluso tuvo un desencuentro con la prensa local a quienes les increpó que si su derecho era preguntar, el suyo era no responder. “Soy el dueño de mi silencio”, les dijo.

Y por si fuera poco, cuando quiso presumir el logro de su administración al bajar el precio de las gasolinas en la frontera, la audiencia le respondió con un atronador “nooooooooooooo”, que se pareció mucho a un abucheo.

Considerando que prácticamente todos los eventos públicos del presidente habían sido hasta ayer, actos rituales de pleitesía y aclamación; de legitimación casi fervorosa, el de San Luis Río Colorado puede inscribirse como el primer evento fallido en términos de logística, organización y liturgia. Los responsables de ello, gente de Morena, deben estar preocupados.

Después de aquellos gloriosos eventos en que su palabra era la señal para convertirla en decisión tomada por la multitud a mano alzada, vino el malhadado abucheo en el estadio de los Diablos Rojos y ahora, el “Noooooooo” que atronó en la plaza de San Luis.

Vino también la reiteración de las demandas que en Sonora siguen pendientes: tarifas eléctricas, guarderías, apoyos para el campo…

Con la habilidad que le han dado décadas de campañas electorales en las plazas públicas, el presidente recuperó los aplausos al retomar el tema de las tarifas eléctricas y reiterar el compromiso de que no aumentarán.

Pero el presidente no andaba de buen humor. Los últimos acontecimientos no le han resultado del todo favorables y su principal activo que es la comunicación que genera empatía, el manejo de su personalidad y discurso en las benditas redes sociales comienzan a ceder terreno a esa otra parte del México en el que se despertaron grandes expectativas y al que no les ha cumplido.

No hablamos de los naturales enemigos del presidente y su proyecto, porque esos operan cotidianamente. Hablamos de otros sectores que quizás ni siquiera tengan acceso o influencia en las redes sociales, como los pescadores del Golfo de Santa Clara, que tuvieron que hacerse a la mar para resolver las urgencias de subsistencia más elementales, a pesar de la veda del gobierno federal por cuestiones de salvaguarda a especies protegidas.

Y aguas. Antes de que mis amados feligreses de la Iglesia del Peje de los Últimos Mítines lancen sobre mí sus más agrios epítetos, sería bueno que reflexionaran introspectivamente para descubrir en qué le están fallando al líder, porque eso de meterlo a escenarios no controlados (como en el estadio de los Diablos Rojos), o huevonear en el hotel hasta las 12:00 horas cuando el evento comienza a las 13:00, no está funcionando.

Recuerden que la mafia del poder no descansa y hará hasta lo imposible por descarrilarlo.

Pero si mientras tanto ustedes están en la zona de confort repartiendo autógrafos y tejiendo los sueños de la lechera que iba a grandes zancadas planeando vender el cántaro de leche y comprar, con el producto de esa venta cien huevos o tres pollos, y luego un cerdo, y luego una vaca con todo y ternero.

Hasta que tropezó y el cántaro se rompió y con él se fueron los huevos, los pollos, la vaca y la ternera.

No sean, mis amados pejefans, como la lechera del cuento. Por lo menos, asuman que tienen que chambearle más en tierra y no tirarse en la hamaca de la legitimidad del jefe, que por cierto, no se pone de buen humor cuando le fallan.

II

Y en más del empoderamiento femenino, la alcaldesa de Hermosillo Célida López Cárdenas presentó ayer a su gabinete paritario, cabezas de las principales dependencias en el Ayuntamiento, donde los hombres están en minoría, pues son 12 mientras las mujeres, 13.

La mismísima vicerrectora de la Universidad de Sonora, Rita Plancarte se sumó al reconocimiento de lo que llamó una nueva forma de hacer gobierno, y entre esas novedades la alcaldesa resaltó que ninguna de sus colaboradoras se le ha acercado para proponerle algún negocio, un contrato o recomendarle un proveedor, lo que vendría a confirmar que en ese rubro, las mujeres son menos proclives a los negocios chuecos a costillas del erario.

Ciertamente, la alcaldesa no precisó si alguno de los varoncitos sí se había acercado con esas aviesas intenciones, pero uno asumiría que no, pues todos llegaron al gobierno municipal después de colgar momentáneamente lo hábitos de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Ya en serio, la alcaldesa reveló un dato interesante en el sentido de que su administración es la mejor evaluada entre todos los ayuntamientos emanados de Morena, lo cual resulta plausible aunque a fuerza de ser sinceros, vale apuntar que la vara no está muy alta, considerando el desempeño de sus homólogos (as) en Navojoa, Empalme, Guaymas, Cajeme, Nogales, por citar algunos donde las cosas no marchan del todo bien, por no decir que en ciertos casos rayan en el desastre.

La alcaldesa ha sabido recomponer el rumbo después de un arranque complicado y, salvo el tema de la seguridad pública que es el “coco” de todas las administraciones, ha sacado adelante otros temas como el de la recolección de basura y el del alumbrado público, haciendo uso de una mano izquierda que al principio parecía traer bastante entumida.

En la euforia de sus propios datos, la alcaldesa anunció su intención de ir por la reelección en 2021, lo cual es legal y legítimamente válido, pero políticamente incorrecto, creo.

Un anuncio de esa naturaleza, hecho con tanto tiempo de anticipación (apenas tiene seis meses en el cargo) suele ser la señal para abrir la puerta por la que se suelten todos los demonios, no sólo entre sus naturales opositores en el resto de los partidos políticos, sino -y estos quizás sean los más virulentos-, entre sus propios compañeros de la coalición que la llevó al triunfo.

Señaladamente, hay que decirlo, entre algunos regidores que ya han dado muestras de su toma de distancia respecto a algunas decisiones ejecutivas, pero también entre quienes aspiran a la candidatura de Morena en las próximas pizcas y que tienen cargos públicos importantes, así como en el propio partido, Morena-Hermosillo, donde por cierto se están llevando a cabo movimientos interesantes que sólo pueden entenderse en ese perfilamiento rumbo al 2021.

Anticipar una intención reeleccionista intensificará el fuego amigo.

III

Dentro de poco, comenzará a circular en todo el estado un nuevo diario. Se llama “Valor” y se editará en Hermosillo. Es producto de un largo proceso de estudio en el que por más de un año se estuvieron considerando las condiciones del mercado y las necesidades de lectores y anunciantes.

Ayer fue presentado a hombres y mujeres de empresa, sobre todo del ramo publicitario, por Gilberto Félix Bours, quien viene de una familia de larguísima tradición en el diarismo sonorense. Se sabe que en esta empresa le acompaña Rocardo Bours Castelo, otro prominente empresario cajemense que en su faceta de político, ya anunció su intención de ir por la candidatura independiente al gobierno del estado en 2021.

Como el ingenuo lector, la cándida lectora lo saben, la aparición del nuevo periódico no tiene nada que ver con esas intenciones.

IV

Ayer presentó su libro el ex gobernador Armando López Nogales. No me invitaron, así que no puedo comentar al respecto.

Pero aunque lo hubieran hecho, me habría sido imposible asistir, por compromisos adquiridos con anticipación. (Tenía que llevar al Nacho y al Greco a terapia, porque el síndrome de Estocolmo les está pegando más duro que a los mexicanos que rechazan la propuesta de solicitar una disculpa pública a la Corona española).

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here