Inicio Bernardo Elenes Habas El despegue del periodismo sonorense lo inició Jesús Corral Ruiz.-

El despegue del periodismo sonorense lo inició Jesús Corral Ruiz.-

18
1

El despegue del periodismo sonorense lo inició Jesús Corral Ruiz.- Cumple hoy 77 años DIARIO DEL YAQUI.- Dice Poncho Flores: Prensa tipo Chandler, tipografía de caja al principio.- Calles Zacatecas y Zaragoza, primera casa.- Fuimos voceadores, después entramos a talleres.- Al compás de la prensa y la orquesta del “Pesetas”.- La onda radial de la “W” se diluía, al buscar noticias de la Segunda Guerra Mundial.- Cuando “El Dijuntito” asaltó el Banco Agrícola Sonorense.- Crónicas para la historia (No. 72). 

Bernardo Elenes Habas

Hoy, cumple 77 años de ideas, noticias, palabras, tinta y papel, el hijo mayor de Jesús Corral Ruiz: DIARIO DEL YAQUI.

primernmerodeldiario9deabrilde1942_thumb

El periódico donde me forjé reportero, columnista, coordinador del Taller de Literatura que ya no existe, tuvo como guía activo y moral con el ideal juarista, a Don Jesús, hasta el 3 de diciembre de 1993, cuando decidió trascender horizontes, en una decisión que muy pocos de sus amigos intuimos, por los mensajes que sembró ante nuestra vista y sensibilidad, días antes de partir.

Recuerdo, y rindo homenaje a mi Maestro y Amigo, con una entrevista publicada el domingo 2 de febrero de 1992, realizada a Alfonso Flores Quintero, quien fuera técnico de la rotativa, habiéndose iniciado como voceador el mismo 9 de abril de 1942, junto con otros niños y adolescentes de su línea de tiempo.

Poncho Flores, amigo y compañero en el quehacer periodístico, murió a los pocos meses de nuestro encuentro informativo, ya jubilado y con problemas de salud graves. De él guardo nobles enseñanzas. Durante la entrevista, recuerdo bien, me acompañaron a realizarla en el hogar de una de las hermanas de Flores Quintero, Horacio Soto Valencia, en ese tiempo Jefe de Publicidad, y Gilberto Márquez Trujillo, Director Ejecutivo.

He aquí el texto, que es, ahora, parte de la relatoría de la microhistoria de Cajeme:

“Estoy convencido de que el despegue del periodismo sonorense, realmente se inició con el DIARIO DEL YAQUI en los años cuarenta. Porque a pesar de las carencias de equipo y recursos económicos, Jesús Corral Ruiz, su fundador, comenzó a trazar una importante línea crítica, para que el pueblo tuviera voz”. 

Alfonso Flores Quintero, uno de los primeros voceadores de este órgano informativo en su niñez, y posteriormente técnico de prensa, quien veía pasar por sus manos el periódico recién impreso, con la tinta fresca marcando la historia de Cajeme, habla de sus recuerdos en torno al nacimiento del DIARIO, un 9 de abril de 1942. 

“Éramos un grupo de amigos, entre ellos Toño Solórzano, Servando Borbón, Antonio Castellanos Olmos, Chichí Rendón, uno de los Madrigal, quienes conocíamos a Corral Ruiz desde finales de 1930, porque editaba publicaciones marginales como El Demócrata, El Tiempo, El Chahuixtle. Periodiquitos de vida breve que nosotros vendíamos en una ciudad que apenas se asomaba al progreso”, comenta Alfonso Flores, denotando emoción en su rostro y reviviendo los días del Cajeme lluvioso, de calles lodozas, donde la mayoría de viviendas eran chinames, casas de horcones con paredes de carrizo, protegidas con barro. 

Nació el Periódico del Valle

“Supimos que Corral Ruiz, se enfrentaba a una magnífica aventura con su ímpetu de joven, cuando a principios de 1942 empezó a meter equipos: una prensita, cajas de tipografía, máquinas de escribir, escritorios, a una casa ubicada en la esquina noroeste de las calles Zacatecas y Zaragoza, propiedad de los hermanos Esquer, los Payitos”, platica Flores Quintero, llenando con su voz fuerte el espacio de la sala del hogar de una de sus hermanas, por la calle Tamaulipas, donde se desarrolla la entrevista. 

donjessoficinasdiario2_thumb

“Siempre andábamos ojo avizor, porque nos dedicábamos a vender periódicos, y al darnos cuenta de ese movimiento de aparatos de impresión, comprendimos que algo nuevo sucedería. Así, fuimos testigos y partícipes de un hecho que ahora es historia”, señala. 

“En una prensa antigua marca Pirlex, parecida a la Chandler, se imprimió el primer número del DIARIO: Tipo tabloide, de seis columnas, en sus ´orejas´ dos anuncios de Luders. S. A., y de Las Novedades. Asimismo sobresalía una foto de don Gustavo A. Macalpin, prominente miembro del Club Rotario, y una serie de noticias; siendo la más fuerte la que se refería a que no se fijaba aún el precio del trigo. Esa mañana salimos a recorrer las calles de la ciudad, lanzando por primera vez al aire un nuevo grito, mismo que han venido repitiendo tantas y tantas generaciones del cajemenses: ¡El DIARIO DEL YAQUI!…”. 

Establece Poncho Flores que “ese primer número que nosotros voceamos, lo estructuraron Jesús Corral Ruiz, su hermano Manuel como administrador; en talleres Heriberto Ruvalcaba, apodado El Chapo, formador y prensista; como cajistas estaban Alfredo Flores a quien le decían Huebeto. Y también en calidad de cajistas Antonio Loreto Moreno el Compañerito, y Carlos Esquer, de Hermosillo. Ya murieron todos ellos”. 

El lema inicial del DIARIO fue “El Periódico del Valle”, mismo que ha cambiado por dos o tres veces a lo largo de su existencia, manifiesta el entrevistado. 

Periodismo crítico y de lucha

Alfonso Flores 2

“Desde el primer momento sentimos nuestro el periódico –comenta Flores Quintero-. Y además de vocearlo nos integramos a las faenas de limpieza de las instalaciones y las máquinas. Éramos aprendices. Y ahí, estudiando los cajetines de la tipografía, pudimos avanzar en la lectura y la escritura. El DIARIO fue nuestra escuela, y sus operarios, los maestros inolvidables. Ganábamos cincuenta centavos diarios por aprender”. 

Al nacimiento del DIARIO, en su entorno existía El Heraldo del Yaqui, de Manuel J. Zavala; en Hermosillo El Imparcial, y el Pueblo que hacía don Israel González. En Navojoa El Ahora, de José Aragón; en Guaymas La Gaceta de Miguel Escobar; en Nogales Acción, de Pomposo Salazar y El Noroeste de Jesús Siqueiros; en Los Mochis empezaba a salir El Debate de Manuel Moreno Rivas; en Culiacán El Diario de Culiacán del licenciado Román R. Millán, rememora Poncho Flores, quien agrega: 

“Fue difícil el inicio. Se vivía una época de contrariedades políticas en la Entidad, con la participación decidida de los Camisas Rojas, organización formada por el tabasqueño Tomás Garrido Canabal. Asimismo, en el contexto internacional, la Segunda Guerra Mundial estaba en su apogeo, y su desarrollo fue seguido cotidianamente por el nuevo periódico, dando pormenores del avance de las tropas alemanas tras de la Línea Maginot”. 

Ajustándose sus lentes, el entrevistado parece buscar entre sus recuerdos, diciendo: “Había una transmisión de radio que se llamaba El Noticiero Carta Blanca, de la Voz de la América Latina XEW. Pasaba desde las once de la noche hasta la una de la madrugada. A nosotros nos ponían a captar la información de la Segunda Guerra, con la oreja pegada al transmisor, esperando a que entrara la señal, que luego se diluía. Era toda una tarea hacer eso”. 

Explica, también, que “después comenzaron a boletinar los servicios de noticiero acompañados con fotografías de cliché, que llegaban hasta nosotros con cinco o seis días de retraso”. 

De 1942 a 1947, el periódico se consolida, entre duro trabajo, luchas políticas, aportaciones importantes de opinión que delineaban una nueva actitud entre la ciudadanía: “Don Jesús luchaba contra quienes actuaban mal, buscaba el respeto para la comunidad, señalaba malos manejos de gobiernos corruptos y lograba una fuerte credibilidad entre la población. Asimismo mantenía magníficas relaciones con líderes, ejidatarios, sindicalistas, y con vecinos de la ciudad, aquellos que sobresalían en diversas actividades, como don Gustavo A.Macalpin, e l licenciado Guillermo Acedo Romero, don Rodolfo Elías Calles, y tantos cajemenses que demostraban su interés por el progreso de la comunidad”. 

Al compás de la prensa y la orquesta del “Pesetas”

diarioaqunacio3_thumb

Señala Alfonso que frente a las instalaciones del DIARIO, en su nacimiento por la calle Zacatecas, funcionaba la Liga Femenil Obrera (LasChichareras), y por las noches se trabajaba los fines de semana al compás de la prensa y de la orquesta del “Pesetas”, músico muy folklórico que amenizaba fiestas interpretando ritmos de moda como fox trot, buggi, y desde luego los danzones. 

Los apagones de energía eléctrica eran constantes. Se interrumpían labores, esperando que se reanudara el servicio. “Sin embargo, los operarios de la prensa descubrieron que Toño Solórzano y yo éramos jóvenes fuertes y nos ponían a mover la Pirlex a mano. Posteriormente se consiguió un motor de gasolina, pero nunca rindió porque era muy revolucionado y desbocaba la prensa”. 

“En 1947 –señala el entrevistado- nos trasladamos al actual edificio de la calle Sinaloa, que estaba a medio construir. Pronto se integraron nuevos elementos que conformaron una generación valiosa de periodistas, entre ellos Manuel Burrola, Carlos Moncada, Bartolomé Delgado de León, Alberico Goicochea, Rafael Orduño, Pepe Escobar. El DIARIO comenzó a crecer, a adquirir mejor equipo, tuvo sus primeros linotipos, servicios de información nacional e internacional, sistema de fotograbado; aumentó de cuatro a seis y luego a ocho planas. Pronto fue de doce”. 

La literatura siempre ha tenido espacio

Como un dato curioso Flores quintero precisa que desde el principio, el DIARIO, a pesar de su nacimiento humilde y lleno de privaciones, ha mantenido espacios abiertos para la literatura, especialmente poesía. “Don Jesús manifiesta un sólido respeto para esas disciplinas, y aunado a las notas informativas, columnas políticas y de crítica social, siempre se han visto sembradas sus páginas con la capacidad creativa y artística de muchos sonorenses. Ahí colaboraban Alberto Macías, Armida de la Vara y Robles, Enriqueta de Parodi, Bartolomé Delgado de León, Alfonso Iberri, Manuel Mirassou, el linotipista Higinio C. García, Carlos Moncada, además de poemas de escritores consagrados, nacionales y de otras latitudes”. 

El asalto bancario del “Dijuntito”

Recuerda el técnico de rotativas, con sabor anecdótico, el que podría ser primer asalto bancario en la historia de la ciudad, cuando un hombre apodado “El Dijuntito”, logró llevarse cincuenta mil pesos de botín del Banco Agrícola Sonorense, amenazando con una arma a los empleados. 

“Tomó de rehén al Matón González, que era chofer del Sitio 19 de Tony Genestas, ubicado frente al Mercado Municipal. Enfilaron rumbo a Pueblo Yaqui. Se parapetó a la orilla de un dren enfrentándose a balazos con la policía. Cuando se le terminaron las balas, sólo pronunció: ´¡Bueno, y ahora qué quieren!´”. 

Alfonso Flores Quintero salió del DIARIO en 1978, luego de haber sido pie fundador. Reconoce con emoción que “el periódico fue mi escuela, porque ahí empecé desde cero, hasta aprender el funcionamiento de prensas sofisticadas, pues trabajé también con don Jesús en la venta e instalación de maquinaria en periódicos del sureste”. 

Actualmente –me comentó aquella mañana de febrero de 1992- vive pensionado, señalando con orgullo que la mitad de sus hijos (nueve en total) son profesionistas, y para el logro de sus carreras mucho tuvo que ver Corral Ruiz, con su espíritu desprendido y filantrópico. 

“El DIARIO ha crecido. Su avance en cincuenta años es formidable. Su cuna fue muy humilde, sin mayores recursos, pero ha enfrentado los retos del progreso. Tengo entendido que ahora está en pleno proceso modernizador, ¡y qué bueno!, porque hace falta, considerando su línea, su escuela, la confianza que ha sembrado entre los sonorenses a lo largo de su fructífera vida. Repito: el periodismo en Sonora se inició con el nacimiento del DIARIO, el 9 de abril de 1942, desde entonces Jesús Corral Ruiz ha sido maestro de muchas generaciones”. 

(Fotos: No. 1.- Portada del primer ejemplar del DIARIO, 9 de abril de 1942. No. 2.- Don Jesús Corral Ruiz, en su oficina, sala de redacción.- No. 3.- Alfonso Flores Quintero, técnico de prensa, que se inició como voceador, desde el primer ejemplar del DIARIO.- No. 4.- Casa que aún existe, en esquina noroeste de las calles Zacatecas y Zaragoza de la ciudad, donde nació el DIARIO). 

—–o0o—–

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here