Inicio Gilberto “el mensajero” Armenta La colonización de Morena en Sonora

La colonización de Morena en Sonora

1
0

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

La colonización de Morena en Sonora

El primero que se pone en guardia contra el traidor, es cabalmente aquel en cuyo favor cometió el traidor su traición. Ibn Hazm

El partido político Movimiento de Regeneración Nacional está colonizado por padrecistas y panistas en Sonora. Asi lo externa Martin Gerardo Murrieta Romero, actual delegado nacional de ese partido en BC, y responsable de los comicios que se celebran en esa península el próximo mes de junio.

Volviendo unos meses a la historia, se debe recordar que Murrieta Romero, como muchos en Morena, fue formado como político en el seno del PRI en Cananea, luego militó en el PRD, y finalmente – en los tiempos en los que nadie creía en el actual partido en el poder – se une a Morena, y junto a Javier Lamarque en el sur, a Jacobo Mendoza en el centro, a Alejandro Castro en el norte, y a Librado Macias y Santos Gonzales Yescas en el poniente, forman las primeras estructuras de ese partido en Sonora, apoyados por un puñado de cientos de fieles izquierdistas hoy olvidados por completo por quienes ejercen el poder político en este estado.

Pero nadie es profeta en su tierra, y a Martin Gerardo Murrieta no le ha ido bien en su estado con los de su propia especie. Volviendo de nuevo a la historia, en la que Javier Lamarque era el dirigente estatal, Murrieta Romero fue uno de los que mayormente se opuso al nombramiento que bajo el hombro y desde el centro del país trajo Alfonso Durazo Montaño, para dirigir a Morena en sustitución del ya nombrado Lamarque Cano. Esa oposición a quien desde entonces no ha soltado las riendas de ese partido, le costó, a Murrieta Romero, un trato nada favorecedor en las pasadas elecciones, y le costó también ser el único descalificado por la propia bancada de Morena en el Congreso Local, cuando aplicó para ocupar la titularidad de la Fiscalía General de Justicia en Sonora.
Tan mal le fue, que no figuró en una sola lista de cargos públicos en ninguno de los ayuntamientos ganados en Sonora, y peor aún, ni siquiera lo consideraron para enlistarlo como representante federal de ninguna de las delegaciones sonorenses.

Por eso es el delegado nacional de Morena en BC, y en esa futura elección está apostado todo su capital político. Muchos podrán opinar que Murrieta Romero no es perfil en Sonora, que sus alcances politicos no son proporcionados, que su influencia partidista es mínima, y que a muy pocos en Morena les importa si vive o muere. Pero miré usted, este hombre es aguerrido, y será una verdadera piedra en el zapato, y a como están las cosas en Morena, a nivel nacional, estatal y municipal, lo que menos les conviene a los magentas es un activista político/partidista como él.

En sus redes sociales apunta de manera insistente a lo que él mismo llama “colonización”, como ya se dicta arriba. Para nadie es noticia eso, y mucho menos una sorpresa. Todos lo saben. Morena está tan pintada de azul en Sonora, como dicen muchos lo está de rojo en la federación. ¡Quién sabe!

Lo que si debe permanecer en la mente de usted, es que de darse los resultados esperados en BC, donde las apuestas sentencian carro completo para Morena, Martin Gerardo Murrieta Romero regresara a Sonora con tanto así de poder morenista, y viene decidido a poner de rodillas a quienes en los meses pasados, lo “ajusticiaron” y lo exiliaron.

¿Debe preocuparse Durazo Montaño de esto? Mire, considere usted lo siguiente: esa colonización de padrecistas y panistas a los que Murrieta Romero se refiere tiene colindando el hartazgo a suficientes lideres sociales y militantes recalcitrantes, dispuestos todos incluso a operar electoralmente para otros partidos, si el suyo no les hace justicia.

Además, la intención de los nuevos “morenistas” es arrebatar las candidaturas para el próximo 2021, y la de los genuinos morenistas es la de no dejarse. En esa hendidura, Murrieta Romero esta resguardando toda su pólvora, dispuesto a reventar lo que sea, si eso le permite cobrarse lo que hasta hoy políticamente le han hecho: despreciarlo.

Por otro lado, esa multi mencionada colonización permitió a varios padrecistas “colarse” a importantes puestos, al lado de verdaderos izquierdistas que, aturdidos aún por la victoria, no atinan a darse cuenta de que el enemigo está en hibernación, pero que, en el tiempo preciso, la operación para favorecer a más padrecistas y panistas vendrá desde adentro. Además, algunos de ellos están en posiciones tan importantes que, eventualmente, la filtración de información le dará más poder y manejo político a quien en el tobillo presume su grillete.

Si, con todo el poder político y operacional que tiene, y sin importar el tamaño y dureza del garrote que ostenta en la diestra, Alfonso Durazo Montaño debe preocuparse. Ojalá lo esté.

Así pues, con un Murrieta Romero que viene con todo a atacar un flanco ya visto desde lejos, y con un sequito de padrecistas que le abrirán las puertas al caballo de troya por el otro, el partido Morena en Sonora tienen una batalla más difícil que la electoral desde hoy, y hasta el 2021. Se repite, ojalá el secretario de la SSP esté realmente preocupado.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here