Inicio Samuel Valenzuela El reto renovador del PRI

El reto renovador del PRI

34
0

En un contexto adverso y aún afectados por el castigo que el electorado les aplicó en las urnas en el 2018 y en los recientes comicios, los del PRI ya tienen convocatoria para elegir a la nueva dirigencia nacional, y para relevar a Claudia Ruiz Massieu se han apuntado Ivonne Ortega, José Narro Robles, Ulises Ruiz, José Ramón Martel, Lorena Piñón y el presunto favorito Alejandro Moreno Cárdenas.

De acuerdo a dicha convocatoria, el registro de aspirantes se abre el 22 de este mes y tres días después de dictamina su validez, para que a partir del miércoles 26 de junio y hasta el 9 de agosto se lleven a cabo las campañas internas y se vean las caras en las urnas el domingo 11 de agosto, sujetos a un tope de gastos de campaña de hasta cuatro millones 200 mil pesos.

Mes y medio de tiroteo se avecina entre los liderazgos de ese partido, quienes si han aprendido lecciones del pasado, deberán evitar estrategias que en la elección del 2000 los metió en el tobogán; que en el 2006 los mandó al tercer lugar como fuerza política nacional y que en el 2018 los dejó en la más precaria situación de su historia.

A esa elección han sido convocados los militantes exclusivamente o sea nada de simpatizantes ni adherentes, por lo que la decisión recaerá entre los integrantes de un padrón que según reportó el PRI al INE el 26 de marzo pasado, es de seis millones 605 mil 740 ciudadanos, considerándose que al 11 de este mes de junio la suma creció hasta casi siete millones, a pesar de recientes resultados adversos.

Claudia Ruiz Massieu

Habrá qué ver si en ese partido han asimilado, han aprendido de experiencias del pasado, porque a penas lanzada la convocatoria ya alzó la voz el prestigiado académico exsecretario de Salud, Narro Robles, quien alega irregularidades en la integración del padrón de militantes mediante la inscripción de última hora de más de 600 mil ciudadanos, que presume son para beneficiar al gobernador de Campeche con licencia, Moreno Cárdenas, mejor conocido por el remoquete de “Alito”.

A ojo de buen cubero, todo indica que el campechano trae fuertes y muchos amarres que de acuerdo a iniciados en estas lides, lo colocan como super favorito para relevar en la presidencia del CEN priista a la Ruiz Massieu e incluso no se descarta la posibilidad de que ese sea el único registro, aunque para efectos de credibilidad al menos deberían de simular cierta competencia.

De los retobos de Narro Robles, se asegura que más que nada se trata de esfuerzos de negociación de sus padrinos políticos y que incluso podría no registrarse, al igual que Ulises Ruiz, que en el caso de la veracruzana Lorena Piñón se elucubra que su registro será negado dado el antecedente de haber sido precandidata del PAN a una diputación local a la legislatura de Veracruz en la elección del 2015.

Lo ideal sería que todos le entraran y se constituyeran en un imán mediático ante la opinión pública, además que sólo así le darían sentido  a los debates previstos en la convocatoria para el 17 de julio y 7 de agosto, que para efectos de Sonora, reconocemos no tener idea de cómo anden los momios entre los sectores influyentes de ese partido, que a primera vista nos dejaría la percepción de que las simpatías de la gobernadora Claudia Pavlovich andaría por rumbos de Narro Robles; los manlistas del lado de Ulises Ruiz, y por Alito andarían los boursistas, toda vez la cercanía del exgobernador Eduardo Bours Castelo con el político campechano.

Eduardo Bours Castelo con Alejandro Moreno Cárdenas

Incluso se insiste en que el popular exmandatario sonorense será el coordinador de la campaña interna de dicho aspirante, aunque sabemos a ciencia cierta que tan prospectiva no es realista y que más bien Bours Castelo apoyará a su amigo sin nombramiento de ninguna clase.

Se supone que entre partidos y políticos maduros un proceso interno es el crisol del que emerge una simbiosis unitaria, premisa que la mayoría de las veces resulta en una utopía y en un amorfo batidero, al imponerse tradicionales intereses caciquiles constituidos en la matriz de futuras derrotas electorales.

Vamos a ver qué ocurre en esta ocasión, que en el caso de Sonora, el garante directo de la conducción institucional del proceso interno, Ernesto de Lucas Hopkins le sabe mucho a ese tipo de temas, también y seguramente su objetivo será extrapolar las recientes condiciones que derivaron en un ejemplar proceso interno para elegir a la dirigencia estatal de la Red de Jóvenes.

En los siguientes días estaremos en condiciones de establecer los diversos bandos y la distribución de simpatías de los liderazgos del PRI en Sonora respecto a quienes se registren como aspirantes a la dirigencia nacional, que para efectos generales, lo mejor que podría ocurrir es que hubiera acuerdos y que salieran fortalecidos, frente a la urgente necesidad de equilibrios que tiene la democracia mexicana y el ejercicio de gobierno.

Ernesto de Lucas Hopkins

Lo cierto es que como la principal figura política de este estado, la gobernadora Claudia Pavlovich vive actualmente excepcional momento, a través de una inteligente y estratégica relación construida con la charrascalosa administración del presidente Andrés Manuel López Obrador y políticas públicas donde se prioriza a las clases populares mediante acciones donde la marca más visible es la honestidad.

Así las cosas, no por nada la mandataria estatal es cliente frecuente de como ocupante de los primeros lugares en distintas mediciones que evalúan el ejercicio de gobierno en los estados del país, destacando el resultado de la última Encuesta Índice de Desempeño Gubernamental elaborada por Campaign & Elections México y Varela y Asociados en donde aparece en el segundo lugar y en tercero en cuanto a popularidad, todo en función de las respuestas de casi 120 mil encuestados de todo el país, 600 de las cuales se hicieron en Sonora.

A este común mortal le parece lógico que a casi cuatro años de asumir su encargo, la gobernadora no muestre desgaste si no al contrario, tienda a posicionarse en mejores niveles frente a la exigente ciudadanía sonorense y decimos que nos parece lógico por su calidez y cercanía con la gente, así como su obsesión porque los beneficios de su gobierno lleguen a todos.

Y la encuesta de referencia es un trabajo muy completo, con un entretejido de factores, traslapes de preguntas, vertientes transversales sobre temas como el manejo de la pobreza, seguridad, economía, empleo, servicios públicos, obra pública y demás, para arrojar un resultado que debe ser muy satisfactorio y aliciente para la mandataria estatal.

La gobernadora Pavlovich se mantiene en lo más alto de los índices de desempeño

Por otra parte, a pesar de que hubo quienes aseguraron que por la fuerza del padrinazgo del canciller Marcelo Ebrard, Petra Santos Ortiz se mantendría al frente de la SEDATU en Sonora, pues no ocurrió así, porque desde las oficinas de esa dependencia federal en Hermosillo, informaron que a la sanluisina se le venció un contrato que tenía con vigencia de tres meses que obviamente no fue renovado. Contundente reportan a Ana Gabriela González González, directora general de Coordinación de Delegaciones de la Sedatu, quien anda por estos rumbos para por instrucciones del secretario Román Meyer Falcón, sostener reuniones de seguimiento a programas en proceso de ejecución según por reuniones de seguimiento en la dependencia.

La funcionaria ratificó los términos del memorándum presidencial del tres de mayo pasado que elimina todas las plazas de confianza incluidas las delegaciones de toda la estructura federal, para que con el apoyo de personal de base, el delegado Jorge Taddei Bringas despliegue sus habilidades multimodales y polivalentes en todos los rubros en los que la federación incide en Sonora.

Ana Gabriela González

Quizás mejor suerte tenga el delegado de Relaciones Exteriores, Benjamín Hurtado, también del establo del canciller, ya que serían fregaderas que ni en su cacicazgo le permitieran colocar a alguien de sus afectos, entendiéndose que en el caso de la SEDATU, se impuso Meyer Falcón.

A propósito de Marcelo Ebrard, su penumbrosa negociación con el gobierno de Estados Unidos que de facto impone a México ser la antesala de miles de centroamericanos mientras tramitan su asilo en el vecino del norte, ya ha derivado en acres referencias incluso de sus compañeros de facción partidista, como es el caso del camaleónico Porfirio Muñoz Ledo, quien con toda razón le imputó el asumir y ejercer facultades legales y constitucionales que corresponden estrictamente a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, referente al manejo del tema migratorio.