Inicio Samuel Valenzuela Reyerta en MORENA

Reyerta en MORENA

67
0

Como aquellos cruentos y frecuentes encontronazos entre las tradicionales tribus del PRD, este lunes la experredista ahora de MORENA, Petra Santos Ortiz protagonizó episodio muy similar al tronar en contra de su compañero de partido, Jorge Taddei Bringas, a quien acusa de haberle cerrado las puertas de la delegación de la SEDATU en Sonora para evitar se ahonde en indagatorias sobre corrupción en esa dependencia federal.

Dicen que cuando la perra es brava hasta los de la casa muerde y desde hace días estaba puesto el aviso sobre esas tarascadas en contra del delegado de Bienestar en Sonora, a quien la longeva militante de izquierda obviamente no le guarda ningún afecto y que incluso hasta infiere que el también llamado superdelegado obstaculizó y vetó su permanencia por el anunció revelar actos de corrupción de la “oligarquía sonorense contra el patrimonio de la nación”.

“El pidió que me quitaran, que no me recontrataran, pues el voto de él pesaba mucho para que yo siguiera en SEDATU y no lo hizo”, subrayó al aceptar que su salida de esa chamba fue por efectos del memorándum presidencial que elimina delegados y puestos de confianza en la estructura federal, lo cual derivó en que no se renovara su contrato de trabajo de tres meses.

Conocemos a Petra desde hace muchos años y su actuación actual es congruente con su trayectoria y como dice el dicho, si ya sabían como es ella, pues para qué la invitan y más cuando le están quedando mal y se le cierra un espacio donde consideró podría desplegar ansias justicieras  relativas a la tenencia de la tierra, aunque a decir verdad, muchas de sus conclusiones respecto a al estatus de los terrenos nacionales parten de bases falsas, por mala información y/o incomprensión del entorno jurídico.

Román Meyer Falcón

Por lo pronto y como acá no le hicieron caso, anunció que irá a la Ciudad de México para ponerle el dedo a Taddei Bringas y denunciar los actos de corrupción que dice encontró, con el mismo Andrés Manuel López Obrador o sea, también debe traer buena bronca con el titular de la SEDATU, Román Meyer Falcón, porque en todo caso él debería ser la instancia inmediata receptora de su quejidos.

Mostró documentos diversos que se supone sustrajo de la delegación cuando estuvo a cargo y aunque en los mismos cualquier común mortal no advierte irregularidades, ella asegura que  se trata de escrituras sobrepuestas, títulos falsos, folios inexistentes sobre miles de hectáreas de terrenos nacionales ahora propiedad de particulares.

Tenemos la impresión que no le entiende o le entiende poco a eso del derecho que adquiere un posesionario de ese tipo de predios; a las facultades y fórmulas legales que permiten a los ayuntamientos ampliar su fundo legal y tampoco a los recovecos jurídicos en litigios sobre propiedades, y por eso sus apresuradas conclusiones, sin que con lo anterior pretendamos negar la existencia de actos de corrupción en determinados casos.

Habrá qué ver que tratamiento le dan a ese mazacote allá en las oficinas centrales, mientras qué acá, a lo mejor podrían ilustrarnos al respecto Juan Angel Castillo y Eusebio Pillado, quienes fungieron como delegados de esa dependencia federal entre el 2012 y el 2018.

Eusebio Pillado

Pero más bien eso de las denuncias son fuegos de artificio y coreografía a la reyerta entre morenistas de distintas tribus, entendiéndose que la clicka de Taddei Bringas es encabezada por Alfonso Durazo Montaño, todo poderoso secretario de Seguridad Pública Federal, en tanto que la Petra pertenece al establo del no menos influyente canciller Marcelo Ebrard.

Y conexo a su rabieta, la Santos Ortiz tiene movilizadas a sus huestes, que desde hace unos días exigen su reinstalación en la delegación y la destitución de Taddei Bringas y si bien la sanluisina asegura ser ajena a tales manifestaciones, la verdad es que negarlo resulta una estulticia y más bien se trata de una tradicional conducta ladina muy propia de ella.

Por lo pronto, quienes la consideran como la última coca cola en el desierto causaron tremendo caos vial al bloquear transitado sector capitalino y el colmo, este Taddei Bringas será responsable de que la camaleónica y oportunista Barbarita Gutiérrez y otros petristas más se pongan a dieta frente al Palacio de Gobierno a partir de este martes en apoyo a su líder.

Pues es el signo de los tiempos de esta cuarta transformación donde permea la improvisación, que en el rubro más delicado, la seguridad pública, no es de extrañar que el recrudecimiento de la violencia de las últimas semanas se registre en municipios gobernados por MORENA, en donde a pesar del supuesto apoyo federal, las cosas no solo no mejoraron, sino que empeoraron.

Sara Valle

Nogales, Hermosillo, Guaymas, Empalme y Cajeme son plazas donde se desarrolla cruento enfrentamiento que un día sí y el otro también son escenarios de delitos de alto impacto y de acuerdo a los acontecimientos recientes, puede asegurarse que integrantes de corporaciones municipales son parte de cualquiera de los bandos en disputa, particularmente en lo que respecta a Guaymas y Empalme, cuyos alcaldes, Sara Valle y Miguel Francisco Javier Genesta, podrían tener mucho que decir.

A propósito de problemáticas en municipios, criminal y perversa puede calificarse la estrategia de crear una crisis de forma artificiosa, con el propósito de justificar medidas de solución de alto costo y resucitar proyectos cuestionados de origen.

Esta temporada de verano no es más extrema que en los últimos tres años y tampoco de un año para otro, la demanda de agua potable se ha disparado en una magnitud que derive en falla de suministro en grandes sectores de Hermosillo, en el marco de un programa de tandeos o de racionamiento de facto.

Cómo es que pasó esto cuando durante los últimos tres o incluso desde hace seis años ese no fue mayor problema para los capitalinos, contraste que haría bien en explicar la Directora de Agua de Hermosillo, María Victoria Olavarrieta, quien ahora sale con que Hermosillo cuenta con suficiente agua pero no se tiene la infraestructura para distribuirla, lo cual se nos hace un soberano contrasentido.

Maria Victoria Olavarrieta

Es una perversidad dejar sin agua por varios días a miles de hermosillenses, para luego salir con la urgente necesidad de resucitar la cancelada obra del Ramal Norte, dado su alto costo y un altero de irregularidades, ilegalidades y omisiones, que incluso derivaron en ordenes de aprehensión contra Enrique Martínez Preciado, titular de la Comisión Estatal del Agua durante el padrecismo.

Tenemos la impresión que de no ser un una necesidad artificiosamente creada para justificar la construcción de lo que ahora denominan acuaférico, el desabasto del vital líquido responde a la falta de previsiones normales previas a la temporada alta de calor, esas que sí tomaron Renato Ulloa, director de Agua de Hermosillo durante la gestión en la alcaldía de Manuel Ignacio Acosta e incluso David Ernesto Contreras Camoú, titular de la paramunicipal con Alejandro López Caballero.

Como sea, deberán ponerse las pilas por rumbos de la comuna, porque creada esa crisis o producto de inercias por falta de previsiones, el caso es que el abasto debe solucionarse en lo inmediato, ya que además, esa resucitada obra que anuncian llevará meses o años construirse.

Y por lo visto al presidente López Obrador tiene marcadas diferencias en su trato con mujeres que militan en el partido de su propiedad o sea MORENA, ya que sin cortapisas arropó y hasta coreó consignas de apoyo a la Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México frente a las críticas por su incapacidad ante la creciente inseguridad en dicha urbe y al contrario, bastaron algunos mitotes para que ordenara a la Secretaría de la Función Pública realizar una auditoría a la gestión de Ana Gabriela Guevara frente a la CONADE.

Ana Gabriela Guevara

Lo de la creciente inseguridad en la Ciudad de México no se trata de ningún dicho, declaración ni mitote, en tanto que mucho de eso si se trata en la campañita en contra de la encumbrada nogalense, quien ahora detrás de la barra y como cantinera a dejado sin apoyos a un buen número de deportistas cuyos entrenamientos eran financiados por becas del Fideicomiso del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento y como es lógico han emprendido una fuerte campaña de desprestigio contra quien en el pasado era la primera en pegar de gritos por la falta de respaldo gubernamental al deporte.

Incluso, el presidente prestó oídos a la versión respecto a que Ana Gabriela anda distraída de sus responsabilidades en la CONADE por su activismo en Sonora para posicionarse como aspirante a la gubernatura, en un coctel que podría resultar muy amargo para ella.