Inicio Samuel Valenzuela La satisfacción de servir

La satisfacción de servir

1
0

Excepcional experiencia nos tocó vivir el viernes pasado al ser testigos del regocijo ciudadano en Mazatán y Villa Pesqueira, por la primera lluvia de la temporada, suceso siempre señero para el sonorense de comunidades rurales y factor que siempre gravita en su calidad de vida.

Participante importante de este acontecimiento fue la gobernadora Claudia Pavlovich, a quien como nunca vimos empapada por el torrencial aguacero y empapada de la satisfacción de servir a la gente, sin acartonamientos ni poses, al presidir varios eventos donde entregó acciones de vivienda, becas y supervisar la remodelación del Centro de Salud en Nácori Grande y la reconstrucción de la carretera Pueblo de Álamos-Nácori Grande.

La intensa lluvia, granizo y fuerte viento, bien pudieron ser pretextos para la cancelación de la gira de trabajo, pero que va, porque fue cuestión de hacer algunos ajustes de logística y mudanzas de eventos, que si bien no evitaron el remojón, permitieron cumplir de forma sobrada con los objetivos y sobre todo, establecer esa tradicional y cálida interacción de la mandataria con habitantes de esas comunidades, que la acompañaron en el chiroteo bajo la lluvia.

Muy bueno el remojón particularmente en Mazatán en donde la cobertura mínima ante la lluvia la ofreció una ampliación con cuarto rosa a la vivienda de la señora Teresita Bórquez, en donde se paladeó rico queso regional acompañado de tortillas de harina recién hechas y frijolitos maneados, además de entregar tinacos, láminas galvanizadas y cemento y realizó la tercera entrega de becas para estudiantes de primaria y secundaria.

La gobernadora con la gente de Villa Pesqueira

Previo a visita de supervisión de las obras de remodelación del Centro de Salud en Nácori Grande y de la reconstrucción de la carretera que comunica a esa comunidad con Pueblo de Alamos, en Mátape, como se le conoce a la cabecera municipal de Villa Pesqueira, el evento se mudó al amplio salón de la Asociación Ganadera Local, en donde de plano hubo una fiesta organizada por el alcalde Francisco Antelmo Mendoza.

Habrá quienes critiquen el comportamiento de común mortal de la mandataria sonorense, pero antes de hacerlo deberían de ver la reacción de la gente ajena a prejuicios de políticos tradicionales y de sus corifeos, quienes al parecer no tienen la menor idea de la satisfacción de servir que tanto disfruta la gobernadora Pavlovich ni de las reacciones que genera entre la gente dicha interacción.

La mandataria se dio tiempo para la convivencia con representantes de medios de comunicación que cubrieron esa remojada gira, y de los pendientes que este reportero tenía, podemos asegurar que se muestra confiada en que la presencia de la Guardia Nacional en Sonora será factor disuasivo en la actual escalada de violencia entre bandas del crimen organizado.

En nuestro caso en eso queremos confiar también, aunque los recientes hechos, tanto en Hermosillo, Guaymas y Ciudad Obregón, como que dejan ver que los ejecutores del sicariato al parecer no se han enterado que integrantes del ejército mexicano y de la marina ya se pusieron una banda en sus brazos con las letras GN y que algunos de sus vehículos fueron pintados de blanco.

Elia Sallard Hernández

Buena e informal la charla con la mandataria sonorense, ya ataviada con una blusa seca que le prestó Elia Sallard Hernández, directora general de la Comisión de Vivienda del Estado de Sonora y quien siempre anda con bien avituallado guardarropa, y así, la gober nos precisó cuál será el único compromiso de campaña que no podrá cumplir: construir el Teatro de la Ciudad, infraestructura que debería tener una ciudad como Hermosillo y un Estado como Sonora, pero cuyo costo no lo permite.

Gratificante resulta escuchar a señoras, señores, jóvenes, niñas y niños al referirse a la mandataria sonorense y a ella con toda esa vitalidad, empatía y compromiso por servirles, por atenderles, en el marco de un diálogo e interacción fácil y fluida.

De esa gira quedan para el anecdotario el músculo y caballos de fuerza aplicada por la raza reporteril para sacar de un atascadero el camioncito de traslado; el costalazo en el lodo de nuestro buen amigo y meramente de Canal Sonora, Francisco Cota, así como el reconocimiento público que se le hizo al también amigo titular del Instituto Sonorense de Cultura, Mario Welfo Álvarez, aunque él no estuvo ahí para escucharlo.

Por lo demás, hace unas semanas el delegado en Sonora de los programas de bienestar, Jorge Taddei Bringas, dio la declaración más acertada a lo largo de su gestión como parte del oficialismo: la única política de comunicación en la cuarta transformación es que no hay política de comunicación.

En efecto, contundente, congruente, realista y hasta cínico el funcionario federal, al aceptar una realidad que resulta evidente no sólo en lo que se refiere a Sonora, sino a nivel nacional, a partir de una estrategia comunicativa cuyo eje son las mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, para de esa forma trasmutar a tiempo presente la figura del Peje Lagarto que tan buenos dividendos les dio en la elección de hace un año.

Habrá qué ver si ya como gobierno consiguen lo logrado en las urnas, frente a una opinión pública gradualmente más desengañada y crítica y que en los medios de comunicación tiene sonoro eco porque  el sol no puede taparse con un dedo no con silencios forzados, pactados ni pagados

Así las cosas, el renovado centralismo como principal característica del gobierno federal, por supuesto que se manifiesta con toda su fuerza y autoritarismo en materia de información, con un Jesús Ramírez Cuevas como Coordinador General de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República que concentra todas las facultades y hasta las decisiones más nimias, además de ser el operador de la pretendida campaña de desprestigio en contra del periodismo crítico y no incondicional a la 4T.

La mejor demostración de la ausencia de estrategias de comunicación del gobierno federal es el manejo de la revuelta de cientos de agentes de la Policía Federal Preventiva y de la Gendarmería por las indignas condiciones que pretenden imponerles en su migración a la Guardia Nacional o al menos así fue enterada la opinión pública nacional dada la ausencia de información incluso para los propios afectados por dicha transmutación.

A agua pasada, el secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo Montaño se esforzó por dar a conocer lo que debió informar hace semanas, si no de manera masiva a través de medios tradicionales, sí al interior de dichas corporaciones, cuyos integrantes merecían saber con oportunidad su inminente destino laboral, omisiones que resultan extrañas toda vez que el de Bavispe se jacta de ser un experto en esos menesteres.

Hay quienes lo culpan de ese desbarre histórico y lo responsabilizan de las consecuencias e incluso no faltan los que se le van a la yugular a su comunicador oficial, Erich Moncada, cuando ni el uno ni el otro son libres ni autónomos toda vez el férreo control que ejerce Ramírez Cuevas, a quien hay que reconocerle que a pesar de ser la causa y origen del fenómeno del teléfono descompuesto, es muy hábil para eludir y deslindarse de responsabilidades cuando las cosas salen mal, lo cual es muy frecuente.

Lo cierto es que las mañaneras presidenciales de lunes a viernes se han convertido en un cada vez más frecuente gazapo cotidiano y si gobernar es comunicar, ambas premisas van de la mano al gobernar e informar muy mal, resultando trascendente esa visión en blanco y negro; estás conmigo o estás contra mi e incondicionalidad a partir de sometimientos indignos.

Por lo pronto, crónica la falta de información oficial de parte de la estructura federal en Sonora, con amplios vacíos que niegan el derecho a la información no sólo de los medios de comunicación si no de toda la ciudadanía que requiere saber en qué se gastan el dinero, sin que sirva para nada el que Taddei Bringas de la cara si no sabe ni papa de lo que le preguntan.

Mientras tanto, como dice el dicho, eran muchos y parió la abuela, porque nos llega la versión respecto a que el dirigente estatal de la CTM, Javier Villarreal Gámez debe ser incluido en los perfiles con el que el PRI en Sonora podría dar la pelea en la disputa por la gubernatura en el 2021.

De esa forma, el sindicalista se suma a precas posicionados o más o menos posicionados, como lo son Ernesto Gándara Camou, Miguel Ernesto Pompa Corella, Natalia Rivera, Rogelio Díaz Brown, Ernesto de Lucas, más los que se acumulen, quienes se verían las caras con Antonio Astiazarán, Kikito Munro o Damián Zepeda prospectados por el PAN; con el ya mentado Alfonso Durazo, Arturo Bours, Lilly Téllez, Célida López, el también ya mentado Taddei Bringas por MORENA; Ana Gabriela Guevara, por el PT; Fermín Trujillo, por el Panal y su compañero en el Congreso del Estado, el del PVEM, Luis Mario Rivera, más el independiente, Ricardo Bours Castelo. Como ven, esto es un tumulto.

Y maratónica jornada dominical cubrieron los integrantes de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, para avanzar en el proceso de designación de quien releve a Aarón Grageda Bustamante, responsabilidad a la que se apuntaron como aspirantes 18 varones y nueve mujeres, quienes fueron citados para ser entrevistados por el organismo que preside Marco Antonio Andrade Aguirre.

Pues ante el citado profesional del derecho, de Karina Gastélum Félix, Luz Mercedes León Ruiz, Teresita Lanz Woolfok, Adolfo Jorge Harispuru Bórquez, José Javier Vales García, Estefanía Argüelles Ramírez, Rosa Isela López Cuevas y Manuel Roberto Dyke García, desfilaron uno a uno o una a una quienes cumplieron los requisitos establecidos en la convocatoria y ahora se someten a los estrictos criterios para escoger a quien obtenga la mejor calificación.

Trabaja en domingo la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción

En esas estuvieron Alfonso López Barrio, Wilfredo Román Morales Silva, Abraham Yeomans Orozco, Miguel Arturo Morales Zamorano, Katia Cota Martínez, Christian Alberto Arellano López, Mario Jorge Terminel Siqueiros, José Guillermo Ulloa Martínez, Elizabeth Pérez Jiménez, Juan Manuel Balvastro Fimbres, Desdémona Guadalupe Cota Valenzuela, Roberto Lagarda Lagarda, Edna Villarreal Peralta, Javier Alejandro Lugo Sau.

Juan José Reyes Cervantes, José Alfredo Flores Valdez, Ángel Aníbal Flores Muñoz, Armando Andrade Márquez, Carmen Guadalupe Zavala Saludo, Ana Karen Lerma Navarro, Domingo Valdez Gómez, Rafael Enrique Valenzuela Mendoza, Guadalupe Borgo Valdez, Juan Carlos Reyes Valdez, Esmirna Lizbet Gallardo Fernández y Jorge Soto Rodríguez.