Inicio Bernardo Elenes Habas ¿AMLO quiere a Sonora para Morena?.-

¿AMLO quiere a Sonora para Morena?.-

1
0

¿AMLO quiere a Sonora para Morena?.- Comienzan a tejer las estrategias para el 2021.- Y es que los aspirantes Ernesto Gándara, Rogelio Díaz Brown, Miguel Ernesto Pompa, Antonio Astiazarán, Ricardo Bours, Jorge Vidal Ahumada, suenan, unos más otros menos, en el contexto político

Bernardo Elenes Habas

Serán condiciones diferentes a las de hace un año, las que enfrenten los partidos, y por supuestos sus candidatos, durante el proceso electoral del 2021.

Imposible que fuese una réplica del tsunami del 1 de julio de 2018, porque el tiempo comienza a madurar la visión ciudadana y su capacidad de análisis, de tal manera que ya no prevalecen las pasiones y necesidades urgentes del cambio, sus expectativas planteadas el año anterior. Ahora, se sopesa lo positivo o negativo de la nueva realidad que se vive. Se avizora el horizonte que podría presentarse en dos años más.

Las campañas y los comicios del 2021 carecerán, pues, del ingrediente de hartazgo provocado por la corrupción de gobiernos priístas y panistas en el país; y dependerán, en mucho, si Morena sueña con triunfos, de la buena mano, inteligente y firme, sin peligro de desbarrancar en los extremos de lo incierto, con que conduzca el Gobierno de la República el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero también se tomarán en cuenta los desaciertos. Los arrebatos de intolerancia, el navegar contra corriente, sin una definición política clara, con un gabinete híbrido que no puede proclamarse de izquierda, porque está integrado por personajes disímbolos en los parámetros de la geometría ideológica.

Los recientes comicios de junio 2019 se convierten en lección fehaciente de que en política cuenta decisivamente la dinámica de pensamiento de la ciudadanía, la que, aunque pareciera impredecible, suele acumular experiencias, desencantos, injusticias, y contra las agendas de encuestadores y analistas, expresar su realidad, cobrando facturas y dando giros memorables a todas las predicciones.

Las lecturas que dejaron dichas jornadas electorales en varias regiones del país, fueron significativas: revelando que Morena no es una semilla permanente en la  conciencia de la gente.

Esto permite vislumbrar que para el 2021 se tendrán más elementos de juicio, más información de forma y de fondo sobre los comportamientos positivos o negativos de los gobiernos emanados de los diferentes institutos políticos, incluyendo la Presidencia de la República, Congreso de la Unión, Congresos locales, presidencias municipales, con los que se trazará el mapa político y social real sobre el que se expresará, en dos años más, el pensamiento ciudadano con libertad y sin fanatismos.

Por eso no es fortuito que en Sonora, entidad que tiene especial significado para el Gobierno de la República, por su potencial económico y las fuerzas sociales y políticas que en su interior prevalecen, sopesa que ya comienzan a adelantar tiempos y alternativas personajes del PRI, PAN, independientes, y para no quedarse atrás la Cuarta Transformación incluye en el juego a Morena, motivándola a que asome los rostros de Alfonso Durazo, Jorge Taddei, de la petista Ana Gabriel Guevara, y más reciente el de Alejandro Esquer Verdugo, cajemense nacido en el Plano Oriente y que goza de una cercanía comprobada con AMLO.

Tal vez estén comprendiendo los estrategas de la Cuarta Transformación y el  mismo Presidente, que ante la irrupción de aspirantes disímbolos en el terruño, como Ernesto Gándara Camou, Rogelio Díaz Brown, Antonio Astiazarán, Ricardo Bours, Miguel Ernesto Pompa Corella, Jorge Vidal Ahumada, se volverá complicado hacer triunfar a Durazo Montaño, quien tiene como principal vara para medir sus capacidades la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, donde se le complican fuertemente las cosas con la Policía Federal, la Guardia Nacional y una pacificación que se mira incierta, y en el caso de Ana Gabriela, tal parece le construyeron una pista para que corra no hacia la meta, sino al abismo político; de ahí la importancia de crear un nuevo perfil –Esquer Verdugo-, surgido del Valle del Yaqui, donde se forjan los triunfos o derrotas de los candidatos a la gubernatura, bastión político que no tienen muy seguro López Obrador y su partido.

Le saludo, lector.