Inicio Medio Ambiente Se necesitan restaurar cien millones de hectáreas de bosque para salvar el...

Se necesitan restaurar cien millones de hectáreas de bosque para salvar el planeta

1
0

Cien millones de hectáreas de bosques tropicales húmedos presentan oportunidades de restauración para superar el aumento de temperaturas, la contaminación, la escasez del agua y la extinción.

Brasil, Indonesia, Madagascar, India y Colombia son los países que tienen la mayor área acumulada de zonas susceptibles de restauración, mientras seis naciones africanas (Ruanda, Uganda, Burundi, Togo, Sudán del Sur y Madagascar) albergan las áreas que presentan las mejores oportunidades de restauración en promedio, según este estudio realizado en 15 países de cuatro continentes.

“Restaurar los bosques tropicales es fundamental para la salud del planeta, ahora y para las generaciones venideras –recuerda, Pedro Brancalion, de la Universidad de São Paulo, Brasil–. Por primera vez, nuestro estudio ayuda a los gobiernos, inversionistas y todos aquellos que buscan restaurar los bosques húmedos tropicales globales para determinar los lugares precisos donde la restauración de los bosques es más viable, duradera y beneficiosa. La restauración de los bosques es algo que debe hacerse, y es factible”.

Los 12 autores del estudio ‘Oportunidades de restauración global en paisajes de bosques tropicales’, que aparece en la revista ‘Science Advances’, utilizaron imágenes de satélite de alta resolución y las últimas investigaciones revisadas por pares sobre cuatro beneficios forestales (biodiversidad, mitigación del cambio climático, adaptación al cambio climático, y seguridad del agua) y tres aspectos del esfuerzo de restauración (costo, riesgo de inversión y la probabilidad de que los bosques restaurados sobrevivan en el futuro) para evaluar y “puntuar” todas las tierras tropicales del mundo en bloques de 1 kilómetro cuadrado que retuvieron menos del 90% de su bosque cubrir.

Los puntos calientes de restauración son aquellas tierras que obtuvieron un puntaje dentro del 10% superior, lo que significa que restaurarlas sería la más beneficiosa y la menos costosa y arriesgada.

Según el estudio, los 15 países principales con zonas susceptibles de restauración más grandes se encontraron en todos los biomas o zonas de bosques tropicales: tres en los Neotrópicos, cinco en los Afrotrópicos y siete en Indo-Malasia y Australasia.

Los cinco países con mayor área de restauración por área son Brasil, Indonesia, India, Madagascar y Colombia, mientras que los seis países con la puntuación media más alta se encontraron en África: Ruanda, Uganda, Burundi, Togo, Sudán del Sur y Madagascar. “Nos sorprendió encontrar tal concentración de países altamente clasificados en un solo continente –señala el coautor Robin Chazdon–. El estudio realmente resalta el alto potencial para los resultados exitosos de restauración de la selva en estos países africanos”.

Casi el 87% de estos puntos de restauración se encontraron dentro de las zonas de conservación de la biodiversidad, áreas que albergan altas concentraciones de especies que no se encuentran en ningún otro lugar, pero tienen un alto riesgo de deforestación.

El 73 por ciento se encontraron en países que han asumido compromisos de restauración como parte del Desafío de Bonn, un esfuerzo global para traer a restauración 150 millones de hectáreas de las tierras deforestadas y degradadas del mundo para 2020, y 350 millones de hectáreas para 2030. “Es alentador que haya tantas zonas recuperables en países donde la restauración de bosques y paisajes ya es una prioridad”, reconoce Brancalion.

En la mayoría de los casos, los puntos clave de restauración se superponen con campos y pastos actualmente en uso por los agricultores. Como resultado, el estudio muestra que la restauración de bosques es más factible en tierras de bajo valor para la producción agrícola. Los investigadores argumentan que, alternativamente, la restauración podría ir acompañada de formas de producción que generen ingresos mediante, por ejemplo, el enriquecimiento de los pastos con árboles, la recolección de productos basados en el bosque como el ratán y el cultivo de café o cacao bajo el dosel del bosque.

Cualquier decisión sobre el cambio de uso de la tierra debe involucrar completamente a las comunidades locales, ya que la restauración debe complementar en lugar de competir con la seguridad alimentaria y los derechos sobre la tierra. En otros casos, estos puntos incluyen tierras agrícolas abandonadas y degradadas o tierras gubernamentales.

“La restauración implica mucho más que simplemente plantar árboles –alerta Chazdon–. Comienza con la necesidad de acuerdos mutuamente beneficiosos con los que actualmente utilizan la tierra y no termina hasta que los bosques albergan la rica diversidad de plantas y animales que los hacen tan impresionantes y valiosos. Pero, afortunadamente, los estudios demuestran que no es así. No hay que demorarse mucho en aprovechar los beneficios de los nuevos bosques”.

Está surgiendo el consenso de que la restauración de los bosques, junto con la protección de los bosques naturales de crecimiento antiguo, es una de las soluciones más rentables y fácilmente disponibles para los problemas climáticos y ambientales actuales.

Una declaración firmada por 40 científicos el año pasado expuso las “cinco razones a menudo pasadas por alto por las que limitar el calentamiento global requiere proteger y gestionar de manera sostenible los bosques que tenemos, y restaurar los bosques que perdimos”. Los científicos enfatizan que el mundo debe centrarse en disminuir rápidamente el uso de combustibles fósiles y detener la deforestación, mientras busca formas de aumentar los sumideros de carbono. Al aumentar la restauración, advierten, ayudará a alcanzar los objetivos climáticos, pero no puede suplantar la necesidad urgente de reducir las emisiones.

Si bien algunos países, especialmente China e India, ya han lanzado con éxito algunos esfuerzos de plantación de árboles a gran escala, estos esfuerzos están obteniendo revisiones mixtas en cuanto a la calidad de la cobertura de las plantaciones y su valor para proteger las especies nativas. En algunos casos, los países están estableciendo monocultivos de árboles, una especie de árbol plantado una y otra vez, para cumplir con los compromisos de restauración. Sin embargo, los expertos advierten de que el enfoque en la protección y restauración de los bosques naturales, no en la plantación de monocultivos, es esencial para satisfacer el clima y otros beneficios colaterales de la restauración.

Brancalion concluye: “Las promesas y acuerdos como el Desafío de Bonn y la Declaración de Nueva York sobre los Bosques demuestran que existe la voluntad de restaurar y proteger los bosques. Con las herramientas que hemos desarrollado, los países, las empresas y otros actores que se han comprometido a restaurar los bosques tienen la información precisa que necesitan para arremangarse y sumergirse en el difícil trabajo de recuperar nuestros bosques. No hay atajos cuando se trata de restauración de bosques, pero hay frutas de baja altura que debemos aprovechar ahora, antes de que sea demasiado tarde”. (agenciaID)