Inicio Gaspar Navarro Ruiz Se le acaba a AMLO la magia de vender esperanza

Se le acaba a AMLO la magia de vender esperanza

1
0

Bueno, no solo la economía quedó en estado de shock por la inesperada renuncia del titular de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, sino las entidades como Sonora que tenían pendientes de ratificar compromisos con esa dependencia federal, como es el caso de hacer permanente el subsidio a la tarifa de verano de la CFE, y entrega de recursos financieros para programas prioritarios que permanecen congelados.

Dentro de lo malo de la renuncia y denuncia de Urzúa por discrepancias en la política económica de López Obrador que se viene a pique, es un aliciente que su relevo sea el Subsecretario de Hacienda Arturo Herrera, quien a pesar de los memes y las críticas a su cara de muerto por la preocupación de la encomienda que exhibió en el acto de designación presidencial, podrá dar seguimiento a las gestiones realizadas por la gobernadora Claudia Pavlovich, quien seguirá tocando puertas federales aunque le cambien de mono.

El error de López Obrador es creerse que esta en los tiempos de López Portillo con la economía en el Cuerno de la Abundancia para derrochar recursos en ninis, cancelar inversiones millonarias en aeropuertos y crear otros, mantener sin uso un avión presidencial a pesar de sus altos costos, construir refinerías innecesarias y hasta repartir millones de dólares a países centroamericanos para contener la migración, mientras se niega indemnizar a policías federales o subsidiar las estancias infantiles, a la vez que arremete contra el sector privado. Había aguantado mucho esas locuras el Secretario de Hacienda federal, quien mejor cortó por lo sano.

Por lo pronto, la preocupación no era solo del designado Arturo Herrera, sino de los mercados, empresarios e inversionistas, registrando ayer la peor caída del peso en el tipo de cambio con el dólar al cierre de sus operaciones al cotizarse en 19.16 unidades “el ojo de gringa”.

Y esas masivas renuncias a López Obrador de sus funcionarios por no estar de acuerdo con sus políticas económicas y sociales, aunado a la ineficiencia gubernamental mostrada en estos primeros siete meses de gobierno provocaron el desencanto de la gente y la incertidumbre, lo cual se destaca en las diversas encuestas que registran un mísero 47 por ciento de aceptación ciudadana para el tabasqueño, quien al iniciar su mandato andaba en los cuernos de la luna en el Indice de Confianza del Consumidor.

Con la renuncia este martes del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, por discrepancias en la política económica y por la imposición de funcionarios (algunos analistas políticos atribuyen esto último al hijo de López Obrador quien quita y pone amigos en el gobierno federal), ya suma al menos 14 bajas de funcionarios de nivel medio y alto en sus primeros siete meses, lo cual es inédito en la política nacional.

Los funcionarios que han causado baja con López Obrador son el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Tonatiuh Guillén López; el comisionado ejecutivo de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón; en la Fiscalía General de la República (FGR)  causó baja el jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Omar Hamid García Harfuch, y el subprocurador de Delitos Federales, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez.

De igual forma, renunciaron el presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer; la titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Josefa González Blanco Ortiz Mena; el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez; Patricia Bugarín Gutiérrez, dejó la subsecretaria en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), y de Patricia Vázquez del Mercado, dimitió como consejera de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

También Simón Levy, renunció como subdirector de Planeación y Política Turística de la Secretaría de Turismo (Sectur); Guillermo Zúñiga dimitió como uno de los siete comisionados que integran el pleno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE); Clara Torres Armendáriz, renunció a la dirección del Programa de las Estancias Infantiles; Gaspar Franco Hernández, dejó la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH): y a la par de la renuncia de Urzúa se informó que Gualberto Ramírez Gutiérrez, dejaba la Unidad Antisecuestros de la SEIDO de la Fiscalía General de la República. Que despapaye, diría el inolvidable Moisés “Cuervito” Zamora.

Para aminorar el impacto de la renuncia y denuncia llena de cacayacas de Urzúa, el gobierno federal puso en operación una “caja china” con la detención del abogado Juan Collado, famoso por ser el defensor de la “Mafia del poder”, y porque en la boda de una de sus hijas de sus tres matrimonios ( uno de ellos con la actriz Leticia Calderón) se dieron cita en una mesa el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, el líder petrolero Carlos Romero Deschamps, y otras fichitas por el estilo.

Por cierto, en esa boda fue el video viral del ex presidente Enrique Peña Nieto, bailando con su escort o pareja sentimental del momento, la modelo Tania Ruiz.

Un reconocido columnista nacional advirtió hace días que el presidente López Obrador consideró la reunión de la mafia del poder en esa boda de la hija de Juan Collado como un reto a su poder presidencial, por lo que habría consecuencias.

Por ello fue que Peña Nieto de inmediato abandonó el país, luego de que se anunciara la orden de aprehensión contra el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austín, ya que lo salpicaría.

El Peñafiel entendió el mensaje presidencial y se exilió en España. La reacción favorable a esa salida fue que un juez federal rechazó citar a Peña Nieto y a Videgaray, así como a otros siete ex funcionarios peñanietistas por el caso de las supuestas corruptelas de Emilio Lozoya, por la venta irregular de una planta de nitrogenados a la paraestatal.

Así las cosas, la escandalosa renuncia de Urzúa a Hacienda cayó de sorpresa a los principales columnistas nacionales a pesar de que durante la renuncia al IMSS de Germán Martínez, lo culpó de la crisis financiera y administrativa del Seguro Social por los recortes, retenciones presupuestales e intromisión perniciosa de sus funcionarios hacendarios en esa dependencia.

El columnistas Leo Zuckermann, fue quien en sus últimas entregas estaba enfocando sus baterías al desencanto de la gente con López Obrador, y la debacle económica al caer el pronóstico de crecimiento económico para este año.

El analista político señala que los expertos financieros de “Oraculus.mx” en su reciente encuesta del 2019 destaca que la economía nacional va de picada, permeando el pesimismo presente y futuro.

Por más que AMLO siga siendo un genio para vender un mejor futuro, la gente ya se está dando cuenta de que los resultados no son los prometidos, y que la economía real se encuentra estancada”, advierte el analista Zuckermann, a quien de seguro acusará de ser de la “prensa fifí”, conservadora y opositora a la Cuarta Transformación.

Lo cierto es que a López Obrador se le está acabando la magia de vender esperanza a los mexicanos. Lo peor es que ya ni sus funcionarios le creen, y por eso están huyendo en desbandada antes de que la realidad los alcance y se hundan junto con el Mesías Tropical. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)