Inicio Bernardo Elenes Habas Chuy Félix resucitó el cadáver del PAN en 2003.-

Chuy Félix resucitó el cadáver del PAN en 2003.-

2
0

Chuy Félix resucitó el cadáver del PAN en 2003.- Antes, en 1979, lo hizo y abrió historia, Adalberto Rosas López.- Hoy, Félix Holguín y Valenzuela Miller, renuncian al partido azul, sabedores que su estructura estatal y municipal es franquicia de familias 

Bernardo Elenes Habas

Antes del 2003, el PAN en Cajeme era un cadáver.

Ninguno de sus notables y líderes tradicionales había podido darle el toque dimensional que lo posicionara como verdadera fuerza política en la conciencia de la ciudadanía, después del triunfo en las urnas de Adalberto Rosas López, en el ya lejano 1979.

Adalberto Rosas López 2

Jesús Félix Holguín, a quien apadrinó en su incursión dentro de la actividad política su compadre Sóstenes Valenzuela Miller, incluyéndolo en su planilla como regidor cuando éste fue alcalde en 1985-1988, se reveló como un buen servidor público, con vocación de pueblo, perfil que supo aquilatar el PRI de esos años, convirtiéndolo en candidato a la alcaldía en 1988, logrando un amplio triunfo.

La carrera de Chuy Félix fue ascendente. Su carisma, sencillez y disposición para escuchar y atender los planteamientos de las familias, marcaban buenas alternativas en su futuro. El entregaba su trabajo a su inicial partido, el tricolor.

Sabía, por supuesto, que en el Revolucionario Institucional acechaban las pasiones, los egoísmos, y que en algún momento los grupos de poder arrojarían piedras en su camino, buscando apagarle la luz propia con que avanzaba.

Y, efectivamente, durante el proceso electoral del 2000, le destruyeron el trazado natural que construía dentro del PRI porque, en la práctica política era normal esta conducta por parte de los dueños de mesones, incapaces de sumar en forma colectiva, ya que sólo tenían ojos y ambiciones para sus propios grupos.

Jesús Félix Holguín renuncia

Fue cuando Chuy, apoyado por Sostenes, decidió abandonar un PRI Cajeme que ostentaba nombre y apellido de caciques, quienes le dinamitaban sus puentes. No obstante su dimisión, siguió manteniendo una sana relación con el priísmo constructivo y legítimo y otros partidos, como lo hace hasta la fecha.

Su inquietud, semilla por el bien común que es parte de su genoma. Su anhelo de seguir sirviendo a Cajeme y a Sonora, lo encaminaron a no quedarse estático, y pensó que podrían abrirse para él nuevas alternativas desde otro partido (como tal vez hoy lo está pensando con su reciente renuncia al PAN), y volvió los ojos al instituto azul, sabedor de que tendría que resucitar un cadáver.

Persistente, tesonero como es, se dio a la tarea de reconstruir, con cirugía mayor, un PAN por el que nadie metía las manos en Cajeme; pero encontrándose en esa tarea con la oposición férrea de varios de los santones albiazules, los que no permitían que alguien de fuera viniese a hacer un trabajo que ellos no se atrevían a emprender: construir un partido triunfador.

Sóstenes Valenzuela Miller renuncia

Y Félix Holguín y Sóstenes, junto con un puñado de amigos y seguidores, hicieron la hombrada. Adoptaron al PAN, le dieron capacidad de conectar con la gente. Forjaron una nueva relatoría y un discurso político que convenciera no sólo a los panistas, sino a priístas y perredistas y a los cajemenses sin partido, quienes desde esas siglas lo convirtieron, por segunda ocasión, en un buen alcalde en el periodo 2003-2006.

Luego, seguiría sumando en su hoja de representación popular, con la diputación federal en 2006. Pero se atravesaría el padrecismo en 2009-2015, donde lo mantuvieron en estira y afloja, con cargos secundarios, hasta que intentó ser alcalde por tercera ocasión en 2015, siendo traicionado por las fuerzas oscuras de su mismo partido, situación que le negó el triunfo.

Hoy, Jesús y Sóstenes renuncian al PAN. Saben que no hay mañana para ellos y su gente, que es mucha; porque las familias que tienen secuestrado a ese instituto en Cajeme y en Sonora, no permiten que nuevos aires entren a su tejido verdadero que es la militancia, que son sus simpatizantes. Y, desde ahora esas familias comienzan a construir núcleos de mando, cerrados y llenos de conveniencias, que, seguramente, los conducirá a la derrota en el 2021, no obstantes las alianzas que ya proceden a forjar…

Le saludo, lector.