Inicio Samuel Valenzuela Simplismo, política de Estado

Simplismo, política de Estado

4
0

Dramática, patética, la conferencia mañanera de Andrés Manuel López Obrador este miércoles, en la que se confirma que ya de plano vive una realidad paralela, que se resume en un simplismo ejemplar en el abordaje de la compleja problemática nacional.

Cierto, el vértice donde se concentran todas las políticas públicas de la cuarta transformación es el combate a la corrupción gubernamental y la solución es la eliminación de intermediarios en todos los casos, estrategia ahora aplicada al campo y a la producción de alimentos.

Para el presidente no aplica la carga emocional de miles de madres de familia que han dejado sus empleos por no tener en donde dejar a su hijos; a mujeres víctimas de la violencia en la indefensión por no tener refugios seguros y ahora el golpe se asesta contra el campo mexicano y contra la industria agroalimentaria, en el marco de un retorcido manejo donde se prioriza la agricultura temporalera de autoconsumo y se deja de lado y sin apoyos a la producción intensiva de granos y oleaginosas.

Increíble el abordaje presidencial a los bloqueos de miles de productores agropecuarios de al menos 23 Estados del país, quienes ya pasada la mitad del ejercicio presupuestal 2019, no han recibido los recursos asignados diversos programas de este año, que particularmente, la negativa de mantener el Ingreso Objetivo, amenaza con la insolvencia a miles de productores de maíz, trigo, trigo panificable frijol, arroz, leche, entre otros productos básicos, solo porque cultivan superficies de 30 hectáreas.

Andrés Manuel López Obrador

Miren, todos los gobiernos del mundo subsidian la producción intensiva de granos y alimentos para hacerlos competitivos en el mercado internacional y avanzar en la autosuficiencia, pero en este renovado Estado Mexicano se enfocan esos apoyos a través de una mal entendida justicia social hacia prácticas agrícolas marginales y de autoconsumo, de temporal, sin tener un diagnóstico respecto a si con dicha estrategia se suplirán los volúmenes que dejarán de aportar productores de alta escala.

Se le denomina con desprecio agricultura empresarial, que para efectos de Sonora no solo incluye a productores privados, sino también al sector social y no por nada los bloqueos carreteros en Guaymas y al sur de ciudad Obregón reunió a representantes de ejidos y de organizaciones de agricultores que prácticamente están colgados de la brocha al no recibir los apoyos de programas fondeados en la formulación del presupuesto federal de este año a través del Ingreso Objetivo, antes precios de referencia y más antes, precios de garantía, en el cual, el gobierno federal añade una lana al precio de la tonelada levantada en función de las tendencias del precio internacional de sus productos.

En la mañanera presidencial de este miércoles, mientras miles de productores bloqueaban carreteras en 23 estados del país, López Obrador y el titular de la SADER, Víctor Manuel Villalobos alardeaban de los avances de la entrega de vales de fertilizantes a 200 mil productores temporaleros de Guerrero, “de forma directa para evitar la corrupción de líderes”.

Cierto, los intermediarios naturales que serían dirigentes de organizaciones campesinas ya no lo son, porque ahora en la repartición intervienen mariguaneros y amapoleros, de un producto nunca distribuido por el gobierno en dicha región o sea, a costa de desincentivar el cultivo de alimentos en valles agrícolas como los del yaqui y el mayo, Costa de Hermosillo, Caborca, San Luis Río Colorado, Guaymas-Empalme, Mexicali, Sinaloa Chihuahua, Tamaulipas y demás, los productores de drogas tendrán cosechas de mejor calidad y mayores volúmenes.

Víctor Manuel Villalobos

Se calcula que en la movilización de protesta participan alrededor de 50 mil productores, cuya exigencia se concentra en el complimiento y aplicación de los recursos fiscales destinados para el campo mexicano contemplados en el presupuesto federal 2019 y que cese el desmantelamiento de diversas áreas de la SADER como son los casos de los Centros de Apoyo al Desarrollo Rural y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, encargadas de dar atención al campo.

Por tal política pública excluyente, en Sonora los daños serán generalizados y de acuerdo a nuestra experiencia, no se advierte cómo negando apoyos se combate a la corrupción, dadas las formas administrativas como cada productor tramita la recepción de dichos recursos, en función de los registros de sus cosechas, sin que intervengan como intermediarios organismos de agricultores.

Cierto que en determinados programas o cajones de apoyo se presenta el tráfico de influencias o el gandallismo por disponer de información privilegiada, pero en términos generales los productores en lo individual hacen la tarea, resultando una total falacia la catilinaria pejista y el simplismo descriptivo de su mañanera de este miércoles.

Y el mensaje, la negativa gubernamental de reconsiderar la exclusión es definitiva, ya que para Villalobos Arámbula y el presidente ya se acabaron los tiempos en que “líderes con sus camionetas de lujo, cinto, como es el cinturón, ¿cómo es el cinturón?, cinto pitiado, sombrero texano, camisa de cuadro de marca, líderes nylon”, solo entregaban a los campesinos despensas, frijol con gorgojo.

La 4T elimina apoyos a la producción de alimentos y regala fertilizante en zonas de Guerrero, donde los principales cultivos son la amapola y la mariguana

Así de simplista el presidente al describir al sector agropecuario nacional que aporta el 90 por ciento de la producción de alimentos; generador de buena parte del Producto Interno Bruto y de miles de empleos y actor importante en el intercambio comercial con el mercado exterior.

No será con expresiones con pretensiones de denigrar como debería enfrentarse un problema de una magnitud como lo es avanzar en la autosuficiencia alimentaria de todos los mexicanos y no será como se cumpla dicho objetivo solo impulsando mejoras a la calidad de vida de un segmento socioeconómico del campo mexicano.

Así las cosas, la cuarta transformación concentra para el campo cuatro programas prioritarios “Producción para el Bienestar”, “Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos”, “Crédito Ganadero a la Palabra” y “Fertilizantes”, con el fin de mejorar la producción de autoconsumo; aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores agrícolas y campesinos pobres, con una inversión de 65 mil 500 millones de pesos en 2019, en tanto que para la agricultura ya establecida y de comprobada eficacia, nada de nada.

Fíjense que una cosa es escuchar las mañaneras de López Obrador y peor cosa es leer la versión estenográfica de su comparecencia, que en el caso de la de este miércoles resulta dramática su cortísima visión de estado, su simplismo, su pobreza de lenguaje y la evidencia de que se encuentra encajonado en una cruzada anticorrupción en donde el caldo está saliendo más caro que las albóndigas.

Rodolfo Jordán

Por lo que sabemos, los productores agrícolas de Sonora y Sinaloa, así como sus representantes a través de sus organismos gremiales no son unos dejados y seguramente harán valer lo que la ley de presupuesto de egresos de la federación les confiere en materia de apoyos fiscales.

Y en esas andan por ejemplo Rodolfo Jordán, dirigente de la CNC; José Abel Castro Grijalva y Juan Leyva Mendívil, líderes de la Alianza Campesina del Noroeste; Jorge Mazón Salazar, presidente de la Asociación de Organismos de Agricultores del Norte de Sonora; Baltasar Peral dirigente de la Asociación de Organismos de Agricultores del Sur de Sonora, a quienes nos reportan en los bloqueos carreteros para presionar por una negociación.

A como están las cosas y a la cerrazón de la cuarta transformación, la suerte ya está echada para el presente ciclo agrícola, con miles de toneladas de maíz, trigo y demás, almacenadas que deberán ser comercializadas sin los incentivos gubernamentales, exclusión que tendrá severos efectos para el mediano y largo plazo, porque seguramente se reducirán superficies de siembra y en términos generales habrá pocos que se aventuren a cultivar productos cuya comercialización signifique pérdidas.

Por lo demás, este miércoles es el debate entre Ivonne Ortega Pacheco y Alejandro Moreno Cárdenas, aspirantes a la dirigencia nacional del PRI y que a ojo de buen cubero, el también conocido como “Alito”, trae amarres hasta sobrados para relevar a Claudia Ruiz Massieu y seguramente su condición de favorito quedará clara en ese encuentro.

Javier Lamarque Cano

El que tuvo garrafal desbarre en estos días es el diputado federal Javier Lamarque Cano, quien sabe de dónde sacó la vacilada de que el gobierno federal estaba por determinar que con sólo presentar la credencial de elector, ningún sonorense en tránsito por la carretera de cuatro carriles pagaría ni un cinco en las casetas de cobro.

Pues no, porque el mismo presidente lo desmintió de fea manera, sin que tengamos idea de cuál ha sido su reacción, que por supuesto no fue ir a plantarse a en una de esas casetas para protestar y es más ni siquiera ha opinado al respecto, quizás ocupado en dar palos de ciego en el caso del sobredimensionado vertido de ácido sulfúrico en el cochambre que forman el agua de mar, aceites, descarga de drenaje y basura que alberga la zona portuaria en Guaymas.