Inicio Ciencia y Tecnología Una tecnología espacial desvela cómo enfriar los veranos de forma natural

Una tecnología espacial desvela cómo enfriar los veranos de forma natural

525
0

Una tecnología espacial desvela que plantando especies nativas de árboles y flores se puede bajar la temperatura diurna en verano hasta 4,5ºC, una solución natural para las olas de calor.

31Solo plantando especies nativas de árboles, arbustos, flores y pastos se puede enfriar la temperatura diurna de un jardín o de una zona geográfica en más de 4ºC en una década.

Lo ha descubierto una investigación de la Universidad de Waterloo que utilizó una nueva cámara térmica de la Estación Espacial Internacional (EEI) llamada Ecostress para recopilar imágenes: muestran que la temperatura disminuye con el tiempo cuando las especies nativas de biodiversidad se restauran en áreas del sur de Ontario, al Este de Canadá.

“Descubrimos una disminución de 4.5ºC en las temperaturas diurnas de verano durante 12 años y descubrimos que este cambio depende de la biodiversidad», explica Jonas Hamberg, investigador principal del estudio, en un comunicado.

Nueva tecnología espacial

El equipo de Hamberg es uno de los primeros en trabajar con la nueva tecnología Ecostress, que se lanzó a la Estación Espacial Internacional en junio de 2018. La órbita única de la estación espacial permite que el instrumento capture datos sobre las mismas áreas en diferentes momentos del día. Cuando el equipo de la misión analiza los datos, obtiene una nueva visión de cómo se comportan las plantas a lo largo del día y pueden proyectar su impacto ambiental en años.

A través de tres experimentos, los investigadores probaron si la temperatura relativa de la superficie disminuyó con el tiempo en 31 campos inicialmente agrícolas que fueron reconvertidos en bosques de robles entre 2006 y 2013.

También observaron si la variación de la temperatura diurna disminuía con el tiempo desde la restauración de los bosques, y si la diversidad de especies de plantas afectó al cambio relativo de temperatura de la superficie, al controlar la biomasa y la sombra.

Para su análisis, los investigadores utilizaron, tanto imágenes térmicas de esos territorios adquiridas por los satélites Landsat desde 2002, como el instrumento térmico Ecostress situado en la EEI.

Desescalada de la temperatura local

En esos espacios restaurados con árboles autóctonos, los científicos observaron una disminución media de la temperatura de 1.5 puntos porcentuales por año desde la restauración de los bosques.

También detectaron una disminución de 4 puntos porcentuales de diferencia de temperatura diurna por año desde la restauración de los mismos campos.

Por último, determinaron que el aumento de un número efectivo de diversidad de especies de plantas disminuye la temperatura relativa en 5 puntos porcentuales.

Estos resultados corresponden a una disminución de la temperatura diurna de 4.5°C durante 12 años, una disminución de la variación de la temperatura diurna de 5°C en 8 años y una disminución de 0.3°C por especie de planta adicional, explican los investigadores en un artículo publicado en la revista Ecological Indicators.

Preparando veranos cada vez más cálidos

Hamberg espera que su trabajo fomente prácticas reflexivas de reforestación y restauración en Ontario y en todo el mundo.

Señala que, dadas las recientes olas de calor, la gente debería pensar en plantar especies nativas locales en sus propios espacios al aire libre, y los gobiernos deberían hacer lo mismo al plantar nuevas áreas dentro de sus respectivas jurisdicciones.

«He aconsejado a los gobiernos locales que restauren áreas naturales con diversas plantas y árboles nativos porque es una forma muy efectiva para que nos adaptemos a un clima veraniego más cálido a nivel local», dijo Hamberg.

«Las especies nativas se adaptan al medio ambiente local y pueden enfriar mejor su entorno. Por ejemplo, las especies nativas de pastos altos tienen raíces más profundas y pueden extraer agua para enfriarse, al igual que lo hace el aire acondicionado refrigerado por agua, mucho después de que los pastos de césped no nativos se hayan vuelto amarillos y secos», concluye.

Fuente: tendencias21.levante-emv.com