Inicio Arturo Soto Doloroso, pero necesario

Doloroso, pero necesario

226
0

El viernes 12 de junio la alcaldesa Célida López advirtió, desde su cuenta de Twitter: “Y como no hacen caso ya estoy componiendo mi segunda canción”.

Nadie imaginaba que en lugar de una cumbia, la munícipe nos recetara un punk rock que puso a bailar a todos entre saltos y retortijones, con los pelos de punta.

El sábado siguiente el cabildo aprobó por mayoría (el regidor de MC se abstuvo, aunque de facto, eso cuenta como voto a favor) la integración de un Consejo Municipal de Salud y una serie de medidas para mitigar contagios de Covid19 en una ciudad que se resiste a reducir su movilidad no esencial y donde aún priva mucho valemadrismo y desconocimiento de la gravedad del problema.

Una ciudad que ya suma 72 fallecimientos y mil 657 casos confirmados. Una ciudad cuyo sistema hospitalario está al borde del colapso y donde la gente jamás comprendió del todo la amenaza que se cernía sobre ella, con el agregado de medidas erráticas como la restricción de horarios de venta de cerveza o la autorización sólo a tiendas de conveniencia y supermercados.

En ese contexto, el espíritu del acuerdo tomado por el cabildo es legítimo y de buena fe, pero al mismo tiempo aparece apresurado y poco consensuado entre especialistas.

Dos cosas provocaron más ruido: el cierre de comercios, desde cadenas trasnacionales de supermercados hasta los changarros de barrio, pasando por las tiendas de conveniencia que deberán cerrar a las seis de la tarde a partir de este lunes.

Y el salvoconducto para circular entre las seis de la tarde y las seis de la mañana, que deberá tramitarse en la Dirección de Tránsito para lo cual hay que enviar una serie de datos personales (a un correo no institucional), sin políticas de privacidad ni principios de registro y uso de los mismos.

Las políticas públicas para mitigar los contagios fueron delegadas de la federación a los estados y de los estados a los municipios. Fue así que la alcaldesa de Hermosillo se lanzó al ruedo, acuerpada por prácticamente todo el cabildo y los liderazgos de su partido, salvo esa pequeña facción alentada por la diputada federal Wendy Briceño, que está convencida de que su mejor campaña para alcanzar la candidatura de Morena a la alcaldía, es sabotear todo lo que provenga de la alcaldesa.

La oposición panista, priista y de MC, desde luego están encantados de que les hagan la chamba, bajo esa máxima atribuida a Napoleón Bonaparte: “si el enemigo se equivoca, no lo distraigas”.

La alcaldesa tiene claro que las medidas contenidas en el acuerdo no son populares, pero de acuerdo con sus palabras, tampoco se trata de buscar el aplauso, sino de mitigar los contagios y evitar hasta donde sea posible el luto en más hogares hermosillenses, las tragedias alrededor de pacientes graves; proteger la vida y dar un respiro al sistema de salud.

Algunas de las acciones del acuerdo son drásticas, pero necesarias. Como telón de fondo queda la inevitable politización del tema, un manjar para los adversarios de la alcaldesa -dentro y fuera de su partido-, que ya están operando para desacreditar estas acciones, algunos con argumentos razonables, otros desde sus lisas y llanas ganas de joder.

Este lunes comienza a implementarse el acuerdo, y ya veremos cómo lo asume la población. Veremos también si a partir de ello, la autoridad municipal reconsidera algunas acciones o se mantiene firme en su postura.

La pandemia ha puesto a prueba a la sociedad sonorense y puede decirse que está pasando esa prueba ‘de panzazo’, si no es que la ha reprobado entre otras cosas por la ausencia de una cultura sanitaria frente a la inédita contingencia.

También ha puesto a prueba a los gobiernos en sus tres niveles. 

Es inevitable recordar que, cuando la gobernadora anunció el pacto social para construir la nueva realidad, lo hizo acuerpada por liderazgos de los sectores, empresarial, social, sindical, académico.

La alcaldesa, con toda su buena voluntad y ganas de resolver cosas, lo hizo acuerpada de un cabildo donde suele mayoritear las votaciones, con un Consejo Municipal de Salud donde no parece haber especialistas en la materia.

Personalmente espero que el acuerdo funcione. Que la gente se ponga las pilas y entienda la necesidad de respetar las medidas preventivas. Que demostremos el grado de madurez de una sociedad a la que no necesitan enseñarle el varejón para tomar conciencia de la gravedad de un asunto como el Covid19.

Soy un soñador, lo sé.

II

Mientras tanto en Cajeme, donde inicialmente la pandemia amenazaba con desbordarse se pusieron en marchas medidas de reducción de la movilidad que tuvieron buena respuesta entre la ciudadanía, al grado de que la tasa de contagios por cada 100 mil habitantes van a la baja.

Actualmente Cajeme se encuentra en el lugar siete en ese rubro, por debajo de otros municipios como Nogales y San Luis Río Colorado, y ligeramente encima de Hermosillo.

Y en cuanto a la tasa de letalidad está en el lugar 16.

Desde luego la situación no es para regodearse ni bajar la guardia, sino al contrario, para reforzar el confinamiento y reducción de la movilidad que, de acuerdo al alcalde Sergio Pablo Mariscal, están dando resultados gracias a la corresponsabilidad gobierno-ciudadanos.

Y ya que tocamos el tema del alcalde cajemense, nos reportan que el viernes pasado sostuvo un encuentro en Hermosillo con el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo Montaño, en la que estuvieron presentes el diputado federal Javier Lamarque Cano y Francisco Acuña.

El tema de la reunión fue la seguridad pública, pero hubo espacio para la grilla preelectoral, en la que el bavispense ya recibió la voz de arranque, de manera que este fin de semana pasado estuvo también en Nogales y Agua Prieta. La semana próxima estará en Cajeme y Navojoa.

Ignoro si esa visita al sur del estado sea la que anunció el presidente como parte de una gira por los estados del norte, en la que vería temas de seguridad y aprovecharía para inaugurar la presa Pilares, o si será una avanzada personal para continuar su pre pre pre campaña.

El hecho cierto es que después de una prolongada ausencia, Alfonso Durazo ya comenzó a marcar presencia en Sonora con miras a la sucesión 2021, y eso ha sido bien recibido entre los morenistas, que ya sentían que otros aspirantes a la gubernatura le estaban ganando terreno, señaladamente Ernesto Gándara, a quien las encuestas ubican en un empate técnico con el de Bavispe.

La pre pre campaña está en marcha y Durazo parece haber diseñado una agenda de reuniones con los alcaldes de los municipios más grandes, donde Morena es gobierno, y por lo pronto arrancó con este encuentro con Mariscal Alvarado. 

Las cosas se pondrán más interesantes en lo sucesivo.

III

Se le vino el mundo encima a la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero Borbón al trascender al ámbito nacional el desastre administrativo que ha marcado su gestión desde el inicio.

La publicación en primera plana de Reforma, documentando los casos más emblemáticos de corrupción y nepotismo que han signado su administración llega justo en vísperas de que en el Congreso del Estado se le dé entrada en comisiones a la solicitud de juicio político en su contra.

Veremos si las dirigencias de Morena en Navojoa y Sonora cierran filas para protegerla, o se desmarcan con el clásico argumento de que la señora Quintero no es militante de ese partido, sino que llegó por el PES después de militar en el PAN.

El sur está caliente, y no es sólo por el verano que ya nos trajo los primeros días de 50 grados.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx