Hace un par de semanas, un grupo de periodistas sostuvimos un encuentro vía Zoom con Ernesto Gándara Camou, mejor conocido en la política sonorense como “El Borrego”.

Allí, le planteé la pregunta a boca de jarro: ¿Puede ganarle a Alfonso Durazo?

Y la respuesta fue contundente: Sí.

Pero el agregado fue aún más lapidario: “Con el PRI o sin el PRI”, acotó.

Fue en ese mismo encuentro donde El Borrego sostuvo también que esta vez es la última que buscaría ser candidato a la gubernatura. Que si no lo consigue, habrá de abdicar de esa intención; no se retiraría de la política, pero sí de la idea de ser candidato después de 2021, dijo.

La historia de las dos anteriores es muy conocida: en 2009 el gobernador Eduardo Bours decantó su preferencia por Alfonso Elías Serrano y trató de convencer a Ernesto para que declinara su aspiración. No lo hizo, y bajo la premisa de que “el único que me sienta ya no está aquí” (refiriéndose a su padre, don César Gándara), El Borrego fue a una elección interna en la que lo masacraron.

El gobernador, jefe nato del partido operó con todo el poder y el dinero que le dispensaba el cargo, para sacar adelante la candidatura de Alfonso Elías. El Borrego se replegó dejando a sus seguidores en libertad de votar por quien quisieran. Buena parte de sus seguidores lo hicieron por Guillermo Padrés, y el resultado ya lo sabemos.

En 2015, la decisión se fue hasta el último minuto. La plana mayor del priismo, reunida en la Ciudad de México para definir la candidatura, optó por Claudia Pavlovich. Horas antes, circuló con profusión una fotografía en la que aparecen en una mesa el entonces gobernador Guillermo Padrés y Manlio Fabio Beltrones.

La lectura que muchos dieron a esa imagen fue la de un pacto según el cual, postularían a la rival más débil, para abrirle el camino al candidato del PAN, Javier Gándara Magaña. Claudia, senadora como Ernesto, estaba menos posicionada que éste.

De hecho, el arranque de su campaña fue desastroso y los primeros eventos lucieron sumamente desangelados. Claudia Pavlovich arrancaba su campaña con 20 puntos menos que Javier Gándara.

En el camino sacó la casta, multiplicó el trabajo, operó políticamente para sanar heridas y terminó sumando al Borrego y los borreguistas a su campaña. Terminó remontando la ventaja del panismo, articuló una campaña exitosa bajo el eslogan “Lo bueno es que ya se van” y poniendo el acento en la corrupción del padrecismo.

En el penúltimo año de su gobierno, Claudia Pavlovich ha enviado suficientes señales de que el único que puede retener la gubernatura para su partido es Ernesto Gándara.

Hay, sin embargo, otras fuerzas que no opinan lo mismo.

El Borrego es quien más simpatías suma dentro y fuera del PRI, pero por alguna razón, no es bien visto entre poderosos personajes de ese partido, que tienen la influencia, el poder y el dinero para operar y reeditar una campaña interna como la de 2009 y dejarlo fuera nuevamente.

¿Cuánto puede costar una campaña de ese tipo para hacer ganar a cualquiera que no sea Ernesto? ¿100, 200, 300 millones de pesos?

Los maledicentes dicen que sería una inversión mínima, considerando que con ella pueden descarrilar la candidatura del único que le podría dar la batalla a Alfonso Durazo, y postular a un flan que le permitiría al de Bavispe, cabeza casi todas las encuestas y depositario del todo el apoyo del gobierno federal, llegar a la gubernatura como quien va a un día de campo.

Considérese también que una eventual renuncia de El Borrego al PRI dispersaría el voto opositor a Morena.

Los escenarios son muy interesantes, pero el espacio se acaba, así que mañana volveremos sobre ellos.

II

No es difícil explicar la empatía entre la gobernadora y el alcalde de Nogales, Jesús Antonio Pujol Irastroza. Cuando Claudia Pavlovich recorría el estado buscando los votos que la llevaron a la gubernatura, en aquella región fronteriza el hoy presidente municipal era uno de sus principales promotores.

Por esos avatares de la política, Pujol emigró a Morena y tres años después compitió por ese partido y ganó la alcaldía.

Ayer se reencontraron en Nogales durante el cierre de la quinta vuelta a los 72 municipios del estado por parte de la gobernadora, para la supervisión de las obras de modernización del bulevar Luis Donaldo Colosio y la inauguración de 18 kilómetros de la carretera que conecta a esa ciudad fronteriza con el municipio de Saric.

De acuerdo con el alcalde de ese municipio, Ranulfo López Peralta, la promesa de pavimentar esa rúa data desde el sexenio de José López Portillo, pero hasta ahora fue que se cumplió, y se cumplió bien pues la obra fue realizada con concreto hidráulico en la parte más sinuosa, que es donde suelen ocurrir peligrosos deslaves.

Fue un buen día para la gobernadora, pues la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer un diagnóstico en el que Sonora aparece en el primer lugar nacional en rendición de cuentas y se encuentra entre los primeros siete en planeación, ejercicio y control.

La noticia, dada a conocer ayer por el secretario de Hacienda estatal, Raúl Navarro Gallegos debió ser como chiltepín en salva sea la parte para un sector de opinólogos y comentócratas de filias morenistas que se la viven cuestionando la transparencia en el gobierno estatal, sobre todo porque el reconocimiento viene de la mismísima SHCP.

Esa dependencia publicó los resultados de su Diagnóstico Nacional de Implementación del Presupuesto Basado en Resultados, y de su Sistema de Evaluación del Desempeño.

En el primer caso, Sonora obtuvo el cien por ciento en su calificación en el rubro ‘rendición de cuentas’, colocándose en el primer lugar nacional; en el segundo caso ocupó el cuarto lugar.

Para tener una referencia, hasta el año 2015 Sonora ocupaba el lugar 29, es decir, estaba entre los cuatro estados peor calificados. Con este dato, no hay mucho qué discutir en cuanto a lo hecho en materia de transparencia y rendición de cuentas.

III

Mañana viernes, al filo de la una de la tarde tendremos como invitados especiales a la transmisión del programa Sonora en red, a los dirigentes de Morena, PRI y PAN: Jacobo Mendoza, Ernesto de Lucas y Ernesto Munro, respectivamente.

Ellos contrastarán sus posiciones respecto al segundo informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y seguramente se pondrá bueno el debate.

Más tarde, a eso de las 14:30, tendremos también una entrevista con Ernesto “El Borrego” Gándara, aspirante a la gubernatura del estado.

Sonora en red se transmite los martes y los jueves a través de la frecuencia modulada de la Red 93.3 con sede en Guaymas y con destino a todo el mundo por la plataforma digital de esa radiodifusora.

Los esperamos.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx