Inicio Arturo Soto Hola, Eréndira, me dicen Bartlett

Hola, Eréndira, me dicen Bartlett

81
0

Si el presidente tuviera que prescindir de uno de sus cercanos, a elegir entre Irma Eréndira Sandoval y Manuel Bartlett, ¿a quién elegiría?

La pregunta no es retórica. De alguna manera, cada uno de esos personajes representa corrientes no sólo distintas, sino eventualmente contrapuestas, que coincidieron coyunturalmente en la batalla por alcanzar la presidencia de la República, pero que hoy aparecen distanciadas.

Doña Irma tiene su propia trayectoria académica y no ha militado antes en partido alguno. Es hija de Pablo Sandoval Ramírez, fundador del PRD. Digamos que trae el gen de izquierda.

Casó con John Ackerman, comunista hasta las cachas, reivindicador sin tapujos de la lucha popular, obrera, campesina, estudiantil, cuyas banderas sigue levantando, aunque ahora desde la elite del poder y la plurinominalidad, que no tiene nada que ver con lo electoral, sino con la cobranza en múltiples nóminas.

Manuel Bartlett viene de la contraparte. De la contrainsurgencia. De los sótanos de la política. La Secretaría de Gobernación y la temible Dirección Federal de Seguridad. Los que mataban, torturaban y desaparecían a aquellos jóvenes con ansias transformadoras.

Si en aquel momento, Ackerman se hubiera topado con Bartlett, créanlo, doña Eréndira nunca lo hubiera conocido.

También Bartlett es de los que no se tentaron el corazón para perpetrar los fraudes electorales en sus distintas modalidades. Desde el ‘patriótico’ en Chihuahua hasta el ‘indispensable’ en 1988 contra Cuauhtémoc Cárdenas y a favor de Carlos Salinas.

Con el correr de los años, la historia ha puesto frente a frente a Irma Eréndira y a Bartlett. El primer round lo ganó el poblano. Ackerman, desde luego, ha abrazado a Bartlett y hasta lo llevó a su programa de televisión para solaz y esparcimiento de su audiencia, poca o mucha. Son cuatachos ya.

Pero los últimos días han sido tormentosos.

A Andrés Manuel no le ha temblado la mano para deshacerse de su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, por neoliberal y conservador. Tampoco de su director de Aduanas, Ricardo Ahued, a quien sustituyó por Horacio Duarte.

El motivo: Ahued no pudo con la corrupción en un cargo donde no alcanzan los ojos para ver el contrabando de todo tipo, incluido el de percusores para metanfetaminas. En su lugar puso a Horacio Duarte, a quien presentó como un honesto a carta cabal.

En algún lugar de Minatitlán, el que salta de gusto es otro prístino funcionario público, conocido en Sonora como Sergio Gutiérrez Luna, el mismo que desapareció unos 80 millones de pesos cuando era ‘poquitero’ y apenas tenía a su cargo la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal bajo el mando de otro angelito llamado Guillermo Padrés Elías.

Pero bueno, si algo le faltaba a la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval después de contagiarse de Covid19, era que Manuel Bartlett al que exoneró hace unos meses dejando en ese lance la mitad de su reputación como portaestandarte de la cartilla moral de la 4T, apareciera envuelto en otro escándalo.

El polémico -por decirlo de un modo eufemístico- titular de la CFE apareció, ahora acompañado de su hijo, en un episodio de presunta corrupción con visos carroñeros en tiempos de pandemia. Lucrando con ventiladores en una operación millonaria que involucra al IMSS y de rebote, al gobierno de la Ciudad de México, porque para atenuar el escándalo, el junior acusó a la gobernadora Claudia Sheinbaum de haber comprado esos aparatos a un precio más alto que los que él vendió al IMSS.

La cosa no para ahí, pues ya salieron a relucir otras transacciones del joven empresario Bartlett con el Ejército, la Marina y el ISSSTE que refieren contratos sin licitación, por 162 millones de pesos. ¿Legales? Eso es lo que tiene que demostrar Irma Eréndira, tal como lo hizo en el caso de las propiedades de Bartlett padre, para exonerarlo.

La pradera de la 4T ardió ayer, pero de inmediato salieron los bomberos de redes sociales para tratar de sofocar el incendio. Y en eso les cayó como anillo al dedo (para citar a un clásico) la entrevista a la ex embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, que habría declarado a Proceso que el gobierno de su país conocía las relaciones de Genaro García Luna con el narcotráfico, y que Felipe Calderón a su vez, también sabía.

El operativo en redes sociales fue impresionante, espectacular. Cuatro o cinco HashTag se posicionaron rápidamente contra Calderón; las granjas de bots actuaron con denuedo, los trolls se desbocaron, los funcionarios morenistas aprovecharon el domingo de asueto para irse a la yugular del michoacano que, ciertamente, está muy cerca de Bartlett en el top five de lo peorcito.

Sin temor a equivocarme, creo que un operativo de contención en redes sociales como el de ayer, sólo se puede equiparar al que echaron a andar durante el culiacanazo.

Felipe Calderón es, en su diminuta figura, el tonto útil. El negro de la feria al que le arrojan pelotazos, el villano prefabricado, el acelerador del fuego para las cortinas de humo, el mejor pretexto para gritar “¡Al ladrón! ¡Al ladrón!” cuando alguien del gabinete puro y casto peca, ya sea matando a la vaca, ya agarrándole la pata.

Existe la impresión de que a Felipe no lo aprehenden, juzgan y sentencian porque se les acabaría ese material tan inflamable para mantener la narrativa del villano. De Peña Nieto no hablamos, porque por alguna extraña razón, al señor no lo tocan ni con el pétalo de un meme.

El punto es que por la tarde, Roberta Jacobson subió a su cuenta de Twitter un hilo en el que explica que ella nunca tuvo una versión confirmada sobre los nexos de García Luna con el narco. Calderón la bateó, los mariachibots callaron. Hoy habrá un ‘vis a vis’ figurado entre la embajadora y el reportero de Proceso para escudriñar la grabación de la entrevista.

Veremos en qué para todo esto.

II

Pero en medio de la turbulencia que la pandemia ha generado en los ámbitos políticos, económicos, sociales y culturales, también hay buenas noticias.

En el sector educativo, por ejemplo, donde las clases presenciales tuvieron que ser sustituidas por conexiones remotas, comenzaron a surgir problemas sobre todo entre los estudiantes sin conexión a internet o sin recursos para recargar sus móviles.

El gobierno del estado puso a su disposición 5 mil estímulos de mil pesos cada uno para que puedan estar conectados y no perder sus clases. El beneficio es para estudiantes de primaria hasta universidad y puede solicitarse en la página del Instituto de Becas y Crédito Educativo, que además amplió al mes de mayo el programa de suspensión de pagos para estudiantes que adeudan a la institución, de manera que puedan reiniciar sus pagos hasta junio, sin que esto les genere recargos e intereses.

Por su parte, el secretario de Hacienda estatal, Raúl Navarro Gallegos anunció un paquete de estímulos fiscales que incluye una prórroga hasta el 31 de mayo en la revalidación de placas y descuentos del 100 por ciento en recargos de adeudos vehiculares y cobro extemporáneo de adeudos vehiculares 2019 y anteriores.

También tendrán un 100 por ciento de descuento en recargos de convenios estatales vigentes, impuesto sobre nómina, revisión anual de transportistas, prestación por servicio de hospedaje, revalidación y canje de licencias de alcoholes, entre otros que podrá consultar en el call center 800 312 7011 y Whatsapp 662 316 9734.

Y para la economía doméstica también hay un respiro, pues se consiguió de nueva cuenta ampliar a los 72 municipios del estado el subsidio a la tarifa de luz, beneficiando a más de 270 mil familias.

III

Comienza a cobrar fuerza la versión de que en los próximos días podría regresar al Congreso del Estado la propuesta para reformar la ley electoral estatal, en aquellos puntos que fueron rechazados en paquete hace un par de semanas, pero que no requieren una reforma constitucional.

Concretamente se habla de la reducción de tiempos de campaña y la inclusión de la fotografía de los candidatos y candidatas en las boletas electorales, así como la reestructuración del IEE.

Como se recordará, estos puntos generaron ciertos consensos en las diferentes fracciones parlamentarias, pero el disenso en relación a la segunda vuelta llevó a las representaciones de Morena, PT, PES y MC a rechazar en paquete todas las iniciativas algo que algunos están reconsiderando.

La Constitución establece que sólo podrá aplicar una reforma electoral para el proceso inmediato, si es aprobada tres meses antes del inicio oficial del mismo, por la tanto la fecha límite es el 31 de mayo.

Ya se verá quién le pone el cascabel al gato de la reforma, y cómo se moverán las posiciones en algunas bancadas.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx