Inicio Arturo Soto La ciudad late muy despacio

La ciudad late muy despacio

103
0

Los días nublados son de por sí tristes. Pero ayer la ciudad lucía especialmente cabizbaja, como rendida y desaliñada; con sus pulsaciones lentas, monótonas, con sus latidos cansados.

Los carros, pocos, avanzan por sus calles con cuidado, entre charcos que pueden esconder unos cinco mil pesos menos en el presupuesto familiar luego de tornar la suspensión en un bache. 

Esto no es privativo de Hermosillo. La escena se repite en el resto de las ciudades en Sonora que han visto deteriorar su infraestructura urbana en los últimos dos años. La falta de recursos para mejorarla es inocultable.

La gente, poca, camina con pasos cansinos. Por el bulevar Progreso y por el Quiroga, muchos negocios tienen sus cortinas metálicas abajo. Sus puertas cerradas. Carretas y puestos de comida no abrieron hoy, y los que abrieron tienen sus mesas vacías. O semivacías, que no es lo mismo pero es igual.

Después de cuatro días de encierro casi total en casa, salgo a comprar unos frascos de gel antibacterial que encargué a una amiga, porque en los supermercados no encontré un día antes. Están al doble de su precio normal.

Llego a casa y un amigo cuyo negocio familiar es un restaurante del centro de la ciudad se queja en un chat de cómo ha visto caer sus ventas hasta en un 75 por ciento, a pesar de cumplir recomendaciones de las autoridades de Salud sobre medidas de higiene y distanciamiento social o control de aforos.

Comentamos que podemos ayudar con publicidad en redes, por ejemplo, para apoyar a esos pequeños negocios que la están pasando mal y que predeciblemente la van a pasar peor en los próximos días. Lo hacemos.

En Twitter, otros internautas asienten y colaboran. Ofrecen sus servicios gratuitos para ayudar con lo que pueden.

La crisis, que también es oportunidad, saca lo mejor de algunos. Y lo peor de otros, como se verá al final de esta columna.

El punto es que en unos momentos, las redes se llenaron de casos que ilustraban la gravedad del momento. Pequeños y medianos negocios cerrados o a punto de hacerlo; patrones despidiendo personal o suspendiéndole sus salarios, gente buscando ingresos mediante actividades alternas…

Obviamente, los tuiteros no eran los únicos que registraban esa situación.

Por la noche, la gobernadora Claudia Pavlovich difundió un mensaje en el que claramente hizo la misma lectura y anunció en consecuencia:

50 por ciento de descuento en pago de impuesto sobre nómina a empresas con 50 empleados o menos.

100 por ciento de descuento en el pago de impuesto sobre hospedaje.

Prórroga para pago de revalidación vehicular.

Prórroga para pago de licencias de alcoholes.

50 por ciento de descuento de pago de derechos registrales por inscripción de vivienda.

Suspensión de actos de fiscalización estatales.

Mil 300 millones de pesos para apoyar preferentemente a empresas contratistas locales.

Todos los beneficios serán aplicables durante los meses de marzo y abril de este año.

Y no, no voy a caer en el lugar común de preguntar qué está haciendo el gobierno federal para afrontar la crisis económica que se agudizará por la pandemia del Covid 19. 

La perspicaz lectora, el agudo lector, ya están registrando todo lo que sucede.

II

Y a propósito de la parte mala que también aflora en esta crisis la representa el alcalde de Puerto Peñasco, Kiko Munro.

Frente a la contingencia por la pandemia del Covid 19, muchos gobiernos en el mundo y en el país promueven la campaña “Quédate en casa” o similares, que buscan utilizar el aislamiento voluntario, el distanciamiento social como un arma para romper la cadena de contagios. 

Es una política que se está adoptando a nivel mundial. 

Evidentemente, eso implica una paralización o semiparalización de las actividades productivas y sociales; las académicas, culturales y de entretenimiento. Pero no hay de otra.

Por eso también algunos países están anunciando un plan de contingencia económica que básicamente busca blindar a la ciudadanía en general frente a la crisis.

Pero en lo que se refiere a las medidas de autocuidado y a las políticas públicas para restringir el acceso a lugares públicos de concentración masiva, como son las playas (especialmente en el periodo de Semana Santa); suspender conciertos y otros espectáculos que conciten cientos o miles de personas, también se está trabajando.

Hace un par de días, se llevó a cabo una reunión de los alcaldes de Sonora con la gobernadora, para homologar criterios de contención de la contingencia, y tomar medidas urgentes para prevenir los contagios.

Una de esas medidas fue la restricción de acceso a las playas.

Como se sabe, en estos días se lleva a cabo el llamado Spring Breack en Puerto Peñasco, un evento que sin duda deja una importante derrama de dólares en ese destino turístico, con la presencia de miles de norteamericanos que ya lo han hecho casi un ritual de estas fechas.

A Puerto Peñasco llegan miles de turistas, sobre todo jóvenes, a dejar lo poco o lo mucho de divisa verde con la que cuentan. Vienen sobre todo de Arizona y California, donde hay declaratorias de emergencia.

Vaya, la mismísima Ciudad que nunca duerme, Las Vegas, cerraron sus puertas, como lo ha hecho Disney World. 

Por eso no se entiende que el alcalde Kiko Munro se haya negado a acatar la disposición de cancelar ese evento, cambiando la salud de su pueblo por unos cuantos pesos. 

Pero se entiende también la airada respuesta del secretario de Salud, Enrique Claussen, reclamando que en su conciencia llevaría las consecuencias en la salud de la población del municipio y del estado, si insistía en abrir las puertas como si no estuviésemos en una situación inusual, de emergencia sanitaria.

Hay que decir que Munro no asistió a la reunión de los alcaldes con la gobernadora, pero eso no significa que no estuviera enterado del momento por el que estamos pasando.

Afortunadamente, por la tarde recapacitó y corrigió el rumbo. La Guardia Nacional y la Policía Estatal actuaron para desalojar las playas.

En fin, todo esto se está viendo por estos días extraños.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx