Inicio Arturo Soto La famosísima “curva de aprendizaje”

La famosísima “curva de aprendizaje”

102
0

Hace tiempo que, para bien, dejamos atrás la era de los consensos absolutos y generalmente impuestos verticalmente desde la pesada estructura del sistema de partido casi único. La normalidad democrática de estos días es el disenso, el cuestionamiento, la impugnación, el debate que involucra ampliamente a la sociedad.

 

El tema del relevo en la fiscalía estatal entró ya en su recta final. En los próximos días habremos de conocer el nombre de quien ocupe ese cargo y seguramente saldrá de entre los tres personajes que ayer comparecieron ante la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso del Estado.

 

A saber: Claudia Indira Contreras Córdova, Jesús Cabanillas y Rafael Ramírez Leyva, cualquiera de los tres, con experiencia, méritos, capacidad y conocimientos para hacerse cargo del puesto que dejó vacante Rodolfo Montes de Oca Mena, tras su sorpresiva renuncia el pasado 5 de octubre.

 

Así lo dejaron claro en sus exposiciones ante los integrantes de la citada comisión, mostrando un amplio dominio de los temas. Lamentablemente, quienes mostraron pocas tablas y mucha improvisación fueron algunos diputados y diputadas que incluso tuvieron que leer las preguntas hacia los aspirantes, obviamente redactadas por sus asesores.

 

Esto no es raro que suceda en el Congreso. Los legisladores no pueden ser expertos en todos los temas y para eso tienen un equipo de apoyo que cobra, y cobra muy bien por iluminarles la sesera. El problema es cuando hasta a esos asesores meten la patay exhiben también su pobreza conceptual y el escaso bagaje sobre la cosa pública.

 

Todavía se recuerda cómo hace dos semanas, la diputada María Alicia Gaytán subió a tribuna para exhortar al delegado de la SCT, Javier Hernández Armenta a comparecer en el pleno para que explicara los motivos de la tardanza en la construcción de la carretera de cuatro carriles.

 

Ayer, los comparecientes tuvieron que enmendarles la plana en repetidas ocasiones a algunos diputados, que ni siquiera sabían los ámbitos de competencia de la Fiscalía y de la secretaría de Seguridad Pública.

 

Insisto, los diputados no están obligados a saberlo todo. Pero tampoco a exhibir sus limitaciones de esa manera, y en ocasiones vale más guardar silencio y dejar en manos de quienes le entienden mejor a ciertos temas, su abordaje.

 

Porque de otra manera, dejan entre el respetable la sensación de que ciertas decisiones sobre la cosa pública se están tomando a tontas y a locas, más fundamentadas en prejuicios y posiciones político-partidistas, que en un análisis serio y documentado de las mismas.

 

Aun así, hubo quien salió en defensa de los legisladores, con el sobado argumento de que vale más que esos cargos los ocupen personas honestas aunque no sepan legislar, que personas “corruptas” que entiendan de técnica legislativa y administración pública.

 

Esto no es necesariamente cierto. De hecho, aceptar un cargo público a sabiendas de que no se tiene idea de las funciones a que los obliga, es también una forma de corrupción. Esto, asumiendo que quienes llegaron al Congreso sean, por definición y por el mágico toque del voto del pueblo bueno, sean honestos, lo que aún es temprano para dar por hecho.

 

Porque al parecer, una vez que los y las diputadas tuvieron en sus manos los cheques por 240 mil pesos mensuales que recibirán durante los próximos tres años, se les olvidó aquello de la austeridad republicana y la idea de reducir las dietas, eliminar fondos legislativos y otros apoyos. Y es que gavilán que agarra y suelta, no es gavilán.

 

Excepción hecha de Carlos Navarrete, quien asegura que sólo come atún y sardina, ya que la totalidad de sus ingresos como diputados la reparte entre los más necesitados de su distrito, que tiene como cabecera Cananea.

 

En justicia, hay que apuntar que la improvisación, si bien es más notable en la actual legislatura, no es privativa de ella. En todas las que le han antecedido llegaron a las curules algunos personajes impresentables, de cualquier signo político.

 

Lo cierto también es que esos legisladores, señaladamente los de Morena  tienen ya muy poco margen de maniobra para incidir en el proceso de designación del nuevo fiscal para los próximos nueve años, si querían empujar a alguien idóneo para el cargo, pero con más afinidad a su proyecto que al de la gobernadora.

 

Acaso por esa misma inexperiencia, validaron una lista de 34 y dejaron vía libre a la gobernadora para que propusiera la terna que considerara con mejores perfiles. De allí saldrá el (la) titular de la Fiscalía. Incluso si la oposición decide no sumar para los 22 votos que requiere la mayoría calificada necesaria, la gobernadora nombrará un fiscal provisional, que lógicamente saldría de esa misma terna.

 

En fin, veremos hasta dónde se prolonga la llamada “curva de aprendizaje”.

 

II

 

Los que están remontando más rápido esa curva de aprendizaje son los alcaldes, que el pasado lunes participaron del encuentro en el que se integró el Comité Técnico para la elaboración del documento que genere los criterios para ponderar el destino de los recursos para Sonora, correspondientes al presupuesto de egresos de la federación 2019.

 

Este no es un tema menor, y aparece como el cumplimiento de uno de los acuerdos tomados recientemente entre la gobernadora Claudia Pavlovich y los diputados federales de Sonora.

 

En dicho comité participan además de funcionarios del gobierno estatal, legisladores locales y federales, y el objetivo es que estos últimos lleven a la Cámara una propuesta técnica y financieramente viable que se traduzca en la gestión de más recursos y su aplicación de manera ordenada y consensuada.

 

Se movieron rápido la jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera Grijalva y el secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella para sacar adelante este encuentro, dejando claro que la prioridad en materia de gestión del presupuesto debe ser la unidad de todos los sonorenses con responsabilidades ejecutivas y legislativas, sin distingo de partidos políticos.

 

Importante participación tuvo también el secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano, Ricardo Martínez Terrazas quien presentó la plataforma en la que los alcaldes y alcaldesas pueden registrar los anteproyectos y proyectos de las obras que consideren prioritarias para sus municipios, evitando duplicidad de gestiones, lo mismo que los diputados federales para facilitar la coordinación con los tres niveles de gobierno.

 

En este primer encuentro estuvieron presentes Raúl Navarro Gallegos, secretario de Hacienda; Daniel Galindo Ruiz, tesorero del Estado de Sonora; César Rodríguez Rubio, coordinador técnico de Gabinetes; María Ramos Loyo, coordinadora ejecutiva de la Oficina del Ejecutivo Estatal; Alfredo Martínez Olivas, director general de la Junta de Caminos; Luis Carlos Soto Gutiérrez, subsecretario de Desarrollo Político y Miguel Gaspar Bojórquez, vocal ejecutivo del Centro Estatal de Desarrollo Municipal.

 

Así como, Arturo Bours Griffith, senador; las diputadas y diputados federales: Ana Gabriela Guevara Espinoza, Lorenia Valles Sampedro, María Briceño Zuloaga, Hildelisa González Morales, Irma Terán Villalobos, Heriberto Aguilar Castillo, Marco Carbajal Miranda, Manuel Baldenebro Arredondo, Jorge Russo Salido.

 

Además, las diputadas y diputados locales: Diana Platt Salazar, Ernestina Castro Valenzuela, María Dolores del Río Sánchez, Martín Matrecitos Flores, Jesús Montes Piña, Rodolfo Lizárraga Arellano, Héctor Castelo Montaño, Fermín Trujillo Fuentes, Jorge Villaescusa Aguayo, Rogelio Díaz Brown Ramsburgh, Gildardo Real Ramírez y Orlando Salido Rivera.

 

También las alcaldesas y alcaldes: Celida López Cárdenas, María Quintero Borbón, Sara Valle Dessens, Jesús Pujol Irastorza, Sergio Mariscal Alvarado, Ernesto Roger Munro, Víctor Balderrama, Antonio Celaya Urías, de Hermosillo, Navojoa, Guaymas, Nogales, Cajeme, Puerto Peñasco, Álamos y Átil, respectivamente.

 

Así como, María Amavizca Moreno, Miriam López Badilla, Jesús Ojeda Castellanos; José Ramos Arzate; Cruz Sepúlveda Rodríguez; Jorge Portillo Arvizu y Javier Moreno Dávila,  alcaldesas y alcaldes de Granados, Tubutama, Plutarco Elías Calles, Moctezuma, Nácori Chico, Santa Ana, respectivamente.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here