Inicio Arturo Soto La otra cara de la militarización

La otra cara de la militarización

1
0

De suma gravedad lo ocurrido en Puebla, donde un grupo de civiles intentaron de nueva cuenta rescatar una bodega de huachicol, enfrentando a los militares que la habían asegurado.

Como en otras ocasiones y en otros estados, los civiles, presumiblemente azuzados por la delincuencia organizada agredieron a los soldados, que esta vez usaron sus armas y aunque oficialmente no se reconocen bajas, versiones extraoficiales hablan de que hubo muertos y heridos.

El tema es más serio de lo que parece. Hablando con un especialista en temas de las fuerzas armadas el pasado viernes comentaba que no hay inocencia en esa estrategia de ordenar a los militares no responder las agresiones y dejarse, materialmente, humillar por “ciudadanos” enardecidos.

Se trata de victimizar a la tropa (algo que ha molestado sobremanera a ciertos sectores de las fuerzas armadas) para generar un consenso social en el sentido de que deben repeler las agresiones, sobre todo porque no vienen de civiles desinteresados, sino de bases sociales de la delincuencia organizada, que existen por todo el país.

Eso ya está pasando. Aunque la promesa presidencial fue de que los soldados no dispararían sus armas contra el pueblo, lo sucedido en Puebla, después de ver muchas escenas de civiles humillando a soldados, va en el camino de la legitimación de la violencia militar.

La gente aplaude en redes sociales la respuesta del ejército, diciendo que ya era hora de que les pusieran un alto a los facinerosos. Validando la muerte y abriendo la puerta para sucesos más graves. Represión contra civiles en resistencia contra las políticas del gobierno, por ejemplo.

Y cuando el ejército se legitima de esa manera, con un consenso social a favor del uso de las armas, llegamos al muy peligroso umbral de la dictadura militar.

La imagen que ilustra esta columna fue hecha llegar a esta redacción por un elemento del ejército. Está circulando en sus grupos de whatsapp y apela, como queda claro, al apoyo de la sociedad a los militares. Ojo con eso.

El tema, definitivamente es delicadísimo y da para mucho más. Pero de que no hay inocencia en esa estrategia, no la hay, sobre todo considerando que los militares tienen ya el control operativo de la Guardia Nacional y están copando mandos en policías estatales y municipales. 

II

La alcaldesa de Hermosillo comenzó ayer una serie de visitas a las colonias de la ciudad, abriendo un ciclo de encuentros con ciudadanos para informar de lo realizado durante su primer año al frente del Ayuntamiento.

No parece ser, ni de lejos, el mejor momento para hablar de los logros obtenidos, pero en sentido estricto, hace muchos años que no hay “un mejor momento” para hacerlo, mucho menos en estas fechas cuando las lluvias de verano le pegan durísimo a la ciudad y causan severos daños a las vialidades.

Las quejas que se multiplican en redes sociales indican que el problema del mal estado de las calles es grave, pero llama la atención que al margen de los legítimos reclamos de la gente, hay un marcado interés por capitalizar políticamente la situación, especialmente desde el PAN de Hermosillo, donde hasta proponen soluciones cuasi mágicas que por cierto, no pusieron en práctica cuando fueron gobierno.

En un despacho anterior mencionábamos que los daños por lluvias son un problema con el que la autoridad municipal ha tenido que lidiar desde siempre, y hasta hoy no ha habido quién lo resuelva de fondo. Y hay que recordar que de 1997 a la fecha, cinco alcaldes panistas y dos priistas han pasado por palacio municipal y tampoco han dado pie con bola.

Pero bueno, ese es un círculo vicioso en el que a manera de broma se dice que el gobierno lo debe ejercer aquel que pierda las elecciones y no el que las gane, porque los que pierden siempre tienen las mejores ideas para la ciudad, el estado o el país, mientras que los que ganan sólo suman errores.

Célida tiene la ventaja de que es la primera vez que ocupa un cargo ejecutivo, y también es la primera vez que Hermosillo es gobernado por Morena, pero esa ventaja es al mismo tiempo el reto más grande, pues ella también fue crítica de los gobiernos municipales de signo distinto y hoy tiene ante sí la posibilidad de probar que puede hacer las cosas de manera diferente.

Por lo pronto ya inicio un programa emergente de bacheo en el que se invertirán 12 millones de pesos y en el que la alcaldesa dijo “andan en chinga” desde temprano todos los días.

El tema de los baches y el ruido en redes sociales hace que muchos desenfoquen la mirada sobre otros temas serios como la seguridad pública, que sigue siendo una asignatura pendiente, pero también es justo reconocer que se ha avanzado en temas como el de la recolección de basura que estalló en una crisis al principio de su mandato.

El asunto del alumbrado público amenazaba con convertirse en una bomba que supo desactivar a tiempo, aunque las negociaciones al respecto no terminan, lo mismo que la deuda pública, dado que al llegar a la alcaldía Hermosillo ya estaba en el cuarto lugar como el municipio más endeudado del país.

Esos y otros temas son los que la alcaldesa llevará a las colonias en este ciclo de visitas que abrió ayer, para concluir el próximo 16 de septiembre cuando presente su informe en sesión solemne del cabildo.

III

La que tampoco quita el dedo del renglón es la gobernadora Claudia Pavlovich, que ayer completó su cuarta vuelta por los 72 municipios del estado, esta vez por Sonoyta y Trincheras donde entregó acciones de vivienda, transporte escolar y recursos para obra pública.

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero resulta inevitable recordar que para su segundo año de gobierno, después de que estallara el conflicto por el Acueducto El Novillo, Guillermo Padrés prácticamente dejó de acudir a los municipios (especialmente los del sur del estado), y tras el conflicto por la tenencia disfrazada de “Comun”, literalmente se encerró en su despacho.

Claudia Pavlovich ha visitado cada uno de los municipios al menos una vez cada año de su mandato, instalando en ellos mesas de atención para recoger las demandas de sus pobladores, y acercando a las dependencias y sus titulares para supervisar y entregar obras de drenaje, alcantarillado, electrificación, cuartos rosa, apoyos de vivienda y transporte escolar, como los camiones que entregó ayer para beneficio de los estudiantes de Trincheras, Magdalena, Benjamín Hill, Tubutama y Altar.

IV

Polvaredón que levantó la columna de ayer en las filas panistas de Hermosillo, desde donde le echaron montón a David Figueroa Ortega y al nuevo partido que promueve, México Libre.

La reacción confirma lo expresado en estas líneas a propósito del boquete que seguramente le abrirá esa nueva organización política al blanquiazul, que de 2015 a la fecha ha perdido más del 70 por ciento de su militancia.

Es difícil en estos momentos precisar el nivel de competitividad que tendrá México Libre, y si logrará posicionarse como una alternativa opositora al gobierno de Morena, algo que suena sumamente complicado, pero es claro que sí le quebró una pierna al PAN en Sonora.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx