Inicio Arturo Soto Salud y grilla

Salud y grilla

48
0

Ayer fue presentada la nueva cartilla digital de cuidado médico, un programa de salud nacido en Sonora y con posibilidades de ser retomado en otras entidades debido a los beneficios que ofrece, entre ellos la posibilidad de que independientemente de su lugar de origen, en un futuro los mexicanos puedan ser atendidos en cualquier hospital del país, a partir de los datos personalizados del historial clínico contenidos en ese documento.

El programa funciona a partir de un dispositivo móvil con acceso a internet y está vinculada a otros programas como Ponte frente al espejo, Casa saludable, Vale la pena esperar, Citas con médicos especialistas y Médico en tu familia.

Lo mejor de todo es el sentido preventivo que tiene este documento, presentado por la gobernadora Claudia Pavlovich y el secretario de Salud, Enrique Claussen, ya que al tener acceso a sus propios expedientes, los pacientes podrán tener más control de sus tratamientos.

Y como ya son dos eventos de concurrencia bastante nutrida los que ha tenido en dos días el secretario Claussen, la maledicencia política comenzó a arquear la ceja suponiendo que, una vez “soltado” el Potrillo Robles Pompa para que corra por el campo en búsqueda de una mayor proyección de la que puede tener como secretario de Gobierno, y la no menos notable promoción que ha tenido últimamente el secretario de Desarrollo Social, Manuel Puebla, pues también al secretario de Salud se le mueve una anticipada patita rumbo al 2021.

Claro, todos han dicho que no son los tiempos y que están ocupados en rendirles buenas cuentas a la gobernadora y todo lo que se estila en estos casos, pero lo cierto es que en el gabinete de la gobernadora ya se empiezan a detectar algunos movimientos pre sucesorios.

Lo anterior no resulta extraño, considerando que en el resto de los partidos políticos ya se soltó la caballada desde hace meses, y sobran los y las que han levantado la mano con miras a la candidatura al gobierno del estado, pero también a otras posiciones que por cierto resultarán claves a la hora de la pizca de votos, en un escenario donde cada uno de esos sufragios se disputará palmo a palmo.

Por cierto, el tema del resto de las candidaturas no es menor, y aunque no ha sido abordado con la frecuencia y el interés de la postulación a “la grande”, llegado el momento va a hacer crujir las estructuras de los partidos, señaladamente de los que tienen más posiciones de poder, en este caso el PRI y Morena, aunque el resto no esté exento.

En el tricolor, porque todo hace suponer que a la hora de las definiciones, muchos y muchas de las que han hecho cola durante años para ser considerados, se encuentran con un pie listo para migrar si los vuelven a dejar con la carabina al hombro.

Y en Morena, porque todavía han muchos que creen firmemente que en 2021 se puede repetir el fenómeno 2018, cuando el arrastre de López Obrador hizo ganar el carro prácticamente completo a la coalición Morena-PES-PT, independientemente de perfiles, trayectoria o militancia. 

Pero bueno, este es un tema para abordar con más detalle, y ya agarramos monte porque estábamos hablando de un programa de salud y terminamos en la grilla. 

Mejor aquí la dejamos.

II

Donde también están crujiendo las cosas es en la relación del gobierno federal con los medios de comunicación. No hablamos sólo de los medios privados, señaladamente aquellos que se llevaban la tajada del león en materia de presupuesto público vía convenios de publicidad, o de periodistas ya muy balconeados, incluyendo “youtubers” de dudosa influencia pero comprobada militancia.

Ese ya es un tema muy sobado.

Pero ayer tronó la bomba en el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), a donde llegó la austeridad republicana con un recorte presupuestal que obligó al despido de 240 trabajadores free lance y por consiguiente la eliminación de varios programas.

Como se ha venido repitiendo en otras entidades públicas, en el recorte se fueron muchos y muchas que apostaron y participaron activamente en la campaña a favor de Andrés Manuel López Obrador, y que de pronto se ven en la calle, sin empleo y sin liquidaciones justas.

El despido hizo bastante ruido en las redes sociales y obligó a directivos y funcionarios públicos involucrados, a gestionar de urgencia casi 20 millones de pesos para mantener la plantilla laboral. Pero el susto nadie se los quita.

En Sonora existe una radiodifusora del IMER, la XEFQ que transmite desde Cananea y cubre toda la zona del Río Sonora en el 980 AM. Su gerente es Antonio Cázares Quiroga.

Desde el inicio hubo problemas en Notimex, al asumir la dirección Sanjuana Martínez, una combativa periodista de causas, a quien le tocó operar el despido de corresponsales en el extranjero, que se manejó como vencimiento de contrato, y más recientemente los cambios en el Canal 22 han abierto un gran debate sobre la función y el sentido de los medios de Estado.

Sobre todo a partir de la incorporación de comunicadores que jugaron un papel importante en la campaña presidencial, y por los contenidos de sus programas, abiertamente orientados al denuesto de sus adversarios políticos.

Se puede decir que es un proceso natural en el reordenamiento necesario de la transición, para atender las necesidades y alcanzar los objetivos que el nuevo gobierno se ha trazado. Nada de qué espantarse, si no fuera porque ni siquiera en el viejo régimen se tenía una concepción tan partidizada de los medios de Estado. 

No al menos en el así llamado periodo neoliberal, donde al menos la afinidad con el gobierno en turno se matizaba un poco. Hoy no, hoy el partido, el gobierno y los medios públicos son una y la misma cosa.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx