Inicio Bernardo Elenes Habas Claudia protege a la niñez sonorense.-

Claudia protege a la niñez sonorense.-

65
0
Bernardo Elenes Habas

Claudia protege a la niñez sonorense.- Su decisión de que el ciclo escolar concluya en casa por el peligro de la pandemia, habla alto y claro de una gobernante sensible y humana.- La bancada del PRI en el parlamento local respaldó en forma inmediata esa decisión, como expresó Rogelio Díaz Brown.- No se escuchó a otros grupos.

Bernardo Elenes Habas

Cuando se gobierna un país, una entidad sin odios, sin fanatismos ideológicos, tomando decisiones democráticas de beneficio colectivo, que preserven la salud de las familias principalmente, la ciudadanía puede sopesar la dimensión humana y social de quien lleva el timón de su terruño.

Claudia, fin de cursos en casa

En ese sentido, ahora, cuando los tiempos lo exigen, Sonora tiene el privilegio de tener a una mujer sensible en su destino inmediato; donde, su condición de mujer, madre, la hace percibir con un sentido humanista la realidad de sus familias y esencialmente de sus niños.

La pandemia del coronavirus que ha ensombrecido al mundo, permite sopesar el yo interno de los personajes que están al frente de países, de comunidades humanas que, en su desesperación de auxilio ante los ataques del virus que asesta golpes mortales, confían en el sentido común, en la humildad y entrega de quienes tienen la obligación de llevarlos a puerto seguro, sin ser expuestos a las turbulencias de temperamentos demenciales que engañan, dividen, pretenden imponer sus fanatismos íntimos y exigen que todos obedezcan, bajo el absurdo axioma de quien no está conmigo, está contra mí.

Sonora es una entidad privilegiada en ese sentido. Porque Claudia Pavlovich Arellano, la gobernadora, lleva el timón de su barca con visión humanista, como la ciudadana del mundo que es; sin perderse en fiebres ideológicas de cuyos libretos, quienes así las padecen, no pueden ni deben apartarse un segundo.

apendo en casa

Claudia valora la realidad del estado que dirige. Conoce su geografía, la vocación de sus regiones, su clima. Y lo más importante, el sentido de pertenencia de sus habitantes, quienes anteponen siempre con voz alta y clara, su sinceridad, su idiosincrasia. Por eso toma decisiones fundamentadas en la realidad del Sonora que gobierna. Asesorándose en equipos multidisciplinarios Tomando en cuenta profundamente ideas, análisis, proyecciones futuras encaminadas a que no se ponga en riesgo la vida de la gente, para dar pasos seguros e ir al encuentro de un nuevo amanecer.

Por eso, la entidad no ha sido parte ni ha estado sometida a decisiones planas y hasta tardías, tomadas por los científicos en el caso del Covid-19, desde el Gobierno de la República.

Por el contrario, la gobernadora adelantó acciones en su estado poniendo en marcha la emergencia sanitaria. Y, a estas alturas, ha decidido no abrir ciegamente la reactivación económica, sino mirar primeramente el camino. Sopesar los peligros. Y reanudar con gradualidad, sin descuidar posibles brotes del virus, la importante actividad que da sustento, desarrollo y crecimiento a las comunidades.

Esa forma de actuar de un gobierno responsable, se vuelve más evidente cuando asume y determina sobre el ahora y el futuro que atañe a sus niños, sus adolescentes que son el alma de los hogares, de Sonora, de los programas escolares.

No tuvo dudas Claudia Pavlovich Arellano en tomar la decisión de no exponer a quienes llenan con su algarabía e inteligencia las aulas, desde donde construyen el futuro propio y de Sonora, dictando que la conclusión del ciclo escolar de los niños debe tener como punto de resguardo seguro el de sus hogares, para no ser expuestos, ni ellos ni sus maestros, a los contagios de la enfermedad acechante.

Roger, bancada pri

Esa decisión fue respaldada inmediatamente por un segmento del Congreso del Estado, la bancada priísta integrada por Rosa Isela Martínez, Nitzia Gradías, Jorge Villaescusa, Armando Alcalá y Rogelio Díaz Brown.

“Una vez más la gobernadora nos muestra congruencia y valor al afrontar tiempos difíciles con las mejores decisiones como regresar a las aulas en Sonora hasta el próximo ciclo escolar”, precisó el coordinador de dicho grupo parlamentario, Rogelio Díaz Bown.

Cierto. Reconoció el legislador que dicha decisión implicará un esfuerzo para el gobierno y por supuesto para los padres de familia, pero nadie debe dudar en salvaguardar en todo momento la integridad de los niños.

Y aunque se trata de una decisión singular, porque es a favor de la niñez sonorense, se volvió notorio que en los partidos políticos, en las fracciones del parlamento local, prevalecen los celos, los egoísmos de siglas y colores.

No hubo, pues, sumatoria a la expresión congruente del Gobierno de Sonora, cuando debiera considerarse una decisión plural, humana, razonable en bien de la niñez, por encima de la polarización perversamente sembrada, que tanto daño le hace al país y a sus familias.

Le saludo, lector.