En marcha, el proceso electoral hacia el 2021.- El INE abrió su calendario de tiempos y formas, aunque se presenta ante la ciudadanía con una carga dudosa sobre su estructura, por el caso aún no clarificado a satisfacción, de la negativa de registro a México Libre.- ¿No miden con la misma vara la recepción de bolsas con millones de pesos para Morena?

Bernardo Elenes Habas

El INE puso en marcha las ruedas dentadas de su maquinaria, buscando que el proceso electoral intermedio de 2021, cumpla con los principios y compromisos de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad, como se establece en su articulado.

INE instala proceso electoral

Dicha institución abre caminos cívicos cargando pesadas dudas y desconfianzas por su comportamiento estructural, debido al ruido que está levantando el organismo político México Libre y sus impulsores Margarita Zavala y Felipe Calderón, ante la negativa inesperada -al cuarto para las doce- de convertirlo en partido.

Se trata, indudablemente, de una situación que no alcanza la claridad que la ciudadanía demanda, y ese giro brusco de los consejeros para cancelar las pretensiones de México Libre, permite retraer escenas del pasado que llenaron de sombras y corrupción muchos procesos electivos.

Muchos mexicanos, en estos momentos, hacen analogías sobre cómo Morena, en su proceso de campaña a favor de AMLO, recibió millones de pesos en bolsas de papel, sin mayores repercusiones; mientras que al citado proyecto de partido lo hunden por falta de claridad –dicen- en las aportaciones que recibía, las que, afirman sus dirigentes, se podían y se pueden clarificar identificando a sus aportadores, incluso a través del sistema bancario.

IEE instala proceso en Sonora

Con ese lastre (mismo que festejó el presidente Andrés Manuel López Obrador en un video, dejando que asomara su actitud visceral y vengativa, y con ello raspando en fea forma la solemnidad de la investidura presidencial), el INE arranca el año electoral 2020-2021, definiendo que podrán acudir a las urnas 95 millones de mexicanos, de acuerdo al padrón nacional.

Se renovarán 15 gubernaturas, 500 diputados de la Cámara Baja, 642 legisladores locales y habrá cambios en 1,926 alcaldías.

En Sonora, podrán ejercer su derecho de elección 2 millones 104 mil electores integrados al listado nominal, teniendo como objetivo relevar mando en el Gobierno del Estado, presidencias municipales y parlamento local.

De hecho, la clase política adelantó el calendario en la entidad, porque desde hace varios meses se mueven en el tejido de aspirantes para relevar a Claudia Pavlovich, Ernesto Gándara, Alfonso Durazo, Ana Gabriel Guevara, Antonio Astiazarán, Ernesto Munro, Damián Zepeda, María Dolores del Río, Ricardo Bours, Pedro Ángel Contreras.

Y, ciertamente, podrían sumarse más aspirantes si el PRI, por ejemplo, se decide por darle legitimidad popular a su candidato, abriendo su elección como se hiciera en 2009, con la oportunidad de que Ernesto Gándara midiera la fortaleza de sus aspiraciones contra Pedro Ángel Contreras, Ernesto Pompa, Natalia Rivera, Rogelio Díaz Brown. Una acción de esa magnitud le daría nivel y certeza a la democracia, algo que la ciudadanía no rechazaría.

Por lo pronto, la clase política entra en efervescencia, desde sus grupos, mesones, partidos. Sopesan las alternativas de alianzas. Preparan los caminos que, reconocen, no serán nada fáciles, porque los signos de los tiempos advierten que ya nada será como antes…

Le saludo, lector.

Bernardo Elenes Habas