Inicio Bernardo Elenes Habas ¡México, debe apostarle a la vida!.-

¡México, debe apostarle a la vida!.-

104
0
Bernardo Elenes Habas

¡México, debe apostarle a la vida!.- Es dramático visualizar el número de muertos que se esperan, cuando se debe tomar el ejemplo de otras naciones, como Corea del Sur, y evitarlos.- El Movimiento Ciudadano por el Agua propone una gran cruzada preventiva de detección en todo el País.

Bernardo Elenes Habas

Desde el corazón del Valle del Yaqui, surge una propuesta dirigida al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Hong Kong China Outbreak

La formulan, con visión responsable, los integrantes del Movimiento Ciudadano por el Agua –MCA-, pidiendo se unan voces y voluntades de familias para abrirle camino a una cruzada preventiva de grandes proporciones que apruebe el Gobierno Federal, encaminada a realizar muestreos profundos en diferentes regiones de México que permitan detectar los brotes potenciales de contagio colectivo por el Covid 19.

No se puede percibir –señala el texto del MCA- que resignadamente se admita que será inevitable la pérdida de miles de vidas, con tal de no hacer asignaciones extraordinarias por parte del Gobierno Federal, pensando en que pudieran lesionar la presunción del equilibrio del presupuesto federal.

Lo urgente, definen, es que se constituya un fondo de recursos “para dotar a las autoridades sanitarias con la capacidad de iniciar un programa intensivo de muestreos en diferentes regiones del país que les permitan saber anticipadamente los potenciales brotes de contagios colectivos y así poder realizar el aislamiento estricto a los portadores -incluyendo a los asintomáticos- y darle seguimiento a las cadenas de contagio para realmente poder aplanar la curva de expansión de la pandemia”.

Amlo y López Gattell

Cierto, la exposición del Movimiento Ciudadano por el Agua, está fundamentado en la experiencia que vivió Corea del Sur, que al sufrir mil contagios logró bajar la dramática curva roja de la devastación, aplicando miles y miles de pruebas en su territorio, aislando a los portadores del Coronavirus, brindándoles atención, rastreando férreamente a sus contactos en acciones intensas y sin treguas, aunado a una consistente campaña de alerta e información.

Y, aunque se escuche y se lea dramático, el llamado del MCA es realista, estremecido por los negros presagios de los tiempos:

“No ocupamos –señalan- que el gobierno empiece a contar los muertos que no se han muerto y anticipadamente admita que será inevitable la pérdida de miles de vidas, con tal de no hacer asignaciones extraordinarias que pudieran lesionar la fatua presunción del equilibrio presupuestal”.

A esa importante conclusión, exigiendo lo que pareciera imposible, llega el MCA. Porque vislumbran que de existir voluntad en el Gobierno Federal, podría abrirse una brecha capaz de conducir a evitar la muerte de miles de mexicanos, como se hizo en Corea del Sur, donde sus autoridades no escatimaron recursos y le apostaron a que la llama de la vida disipara las sombras aparentemente inevitables de la muerte.

Mexico covid19

Eso concluyeron los productores rurales, los yoremes, hombres y mujeres que, integrados al Movimiento Ciudadano por el Agua, discutieron y analizaron la terrible gravedad de la situación que vive, al igual que los pueblos de la Tierra, México, “y hemos resuelto demandarle al presidente de la República que haga uso de sus facultades constitucionales extraordinarias -y como en tiempos de guerra- disponga un fondo inicial de 100 Mil Millones de Pesos, apoyado en las reservas del Banco de México para habilitar toda la infraestructura médica que el país necesita en la tarea irrenunciable de salvar la vida de los mexicanos y de impedir también el fallecimiento de miles de pequeñas y medianas empresas”.

Es verdad, pues.

Los actuales, no deben ser tiempos de resignación y espera. Sino de romper las reglas del juego que se imponen desde las frialdades burocráticas.

Existe el ejemplo de Corea del Sur, que se atrevió a lo que parecía imposible, apostándole a la vida de sus familias, por encima de ideologías, de creencias, de fanatismos; inaugurando, más allá del discurso, la verdadera fraternidad universal.

Le saludo, lector.