Inicio Bernardo Elenes Habas No recibirá AMLO a quienes anhelan paz.-

No recibirá AMLO a quienes anhelan paz.-

49
0
Bernardo Elenes Habas

No recibirá AMLO a quienes anhelan paz.- Protege, dijo, la investidura presidencial para no hacer un show, un espectáculo: “no me gusta ese manejo propagandístico”.- Cerca de 300 mil homicidios y feminicidios, más de 66 mil desaparecidos, no son un show, sino una realidad terrible y dolorosa, expresa el poeta 

Bernardo Elenes Habas

Será, lo presiento, la Caminata por la Paz, un estremecimiento de conciencias.

En ese acontecimiento profundo, se mezclarán el dolor y la esperanza. La visión y anhelos de mexicanos agraviados por la violencia, quienes pondrán en sus palabras de sol y tierra, la fe de la poesía, que es, también, instrumento para construir al Hombre Nuevo. La esencia de pueblos con derecho a soñar, a lograr derrumbar las cercas de plomo de las balas. Pero, fundamentalmente, la indiferencia de fríos gobernantes.

Javier Sicilia, poeta

Y digo que tendrá la fe de la poesía, porque un poeta que ha bebido el cáliz del sufrimiento con el asesinato de su hijo en marzo de 2011, y seis jóvenes más, Javier Sicilia, es parte de ese grupo de seres humanos, junto con la familia LeBarón, quienes iniciarán su viacrucis el próximo jueves 23, para llegar al Zócalo, y elevar su discurso por la vida… aunque el inquilino de Palacio Nacional se niegue a recibirlos, cuidando que su investidura presidencial no se contamine con un acto propagandístico.

Javier Sicilia, el autor de libros como Tríptico del desierto, Vestigios, La presencia desierta, se duele de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, al señalar éste, que no los recibirá al concluir la marcha, para proteger la investidura presidencial:

“Pueden entrar a Palacio Nacional, van a ser recibidos, pero no los voy a recibir yo, los va a recibir el Gabinete de Seguridad para no hacer un show, un espectáculo. No me gusta ese manejo propagandístico”, dijo, el representante de todos los mexicanos.

Sicilia, reconoció y agradeció el ofrecimiento del Mandatario de otorgar seguridad a los integrantes de la Caminata (que partirá el jueves 23 desde Cuernavaca, Morelos. El sábado participarán en un ceremonial cultural en el monumento Estela de Luz, en Chapultepec, para luego llegar el domingo 26 a las 14:00 horas al Zócalo), pero sintió un latigazo preocupante por las declaraciones de AMLO, en su conferencia matutina del lunes 20. El escritor se manifestó asombrado de que se considere un “show” o un espectáculo con objetivos propagandísticos, a una movilización que nace desde el amor y el respeto a la vida, principio humano que ha sido arrasado por la barbarie en México:

Sicilia y LeBarón

“Cerca de 300 mil homicidios y feminicidios, más de 66 mil desaparecidos y desaparecidas (alrededor de 40 mil y más de cinco mil respectivamente, durante el primer año de tu gobierno), las más de tres mil fosas clandestinas y el más de un millón de desplazados por la violencia, no son un show ni una cuestión de propaganda, sino una realidad terrible y dolorosa que sigue creciendo y que corre el riesgo de destruirnos como nación”, dijo, con palabra alta y clara de ciudadano y de escritor.

Porque, ciertamente, Sicilia Zardain (a quien conocí y con quien dialogué en Ciudad Obregón, en septiembre de 2015, cuando ofreció conferencia magistral en la XXXIV edición de la Feria Internacional del Libro llevada a cabo por el Instituto Politécnico Nacional, cuando Mario Saucedo Gómez estuvo al frente de esa representación universitaria), tiene claro, como señaló alguna vez el poeta español Manuel Pacheco, que Ser poeta es ser azul y verde, ensangrentado y pálido, limpio y estiércol.

Ser poeta es desnudarse en llaga insomne de alarido como una antorcha de carne para recoger los latidos del mundo.

Ser poeta es luchar contra el muro de niebla que las palabras ponen entre los hombres.

Ser poeta es tirar la piedra de la verdad contra los escaparates del Carnaval-Religión. Carnaval-Moral y Carnaval –Patria, mientras estos principios sirvan para arropar el crimen y mantener a los tiranos.

Sicilia marcha anterior

Ser poeta es hundir todos los barcos, quemar todos los puentes y seguir escribiendo sobre el agua.

Ser poeta es desnudarse el alma como un libro de páginas en blanco y dejar que la vida escriba sobre ellas todas sus resonancias.

Ser poeta es describir el radiograma de la flor, los labios del rocío, el vuelo de las palomas, la luz del alba.

Ser poeta es acariciar a los niños, abrir la jaula a los pájaros y sentir en las manos el contacto de los callos del alma.

Ser poeta es asombrarse de la espiga, de la gota de agua, de las abejas, de la yerba; y no sentir asombro de los aparatos supersónicos, de las bombas atómicas, del rayo de la muerte ni de esos cohetes criminalmente teledirigidos inventados por los hombres para las ferias de las destrucciones.

Ser poeta es tocar el dinero como se toca el humo, y ante todo, ser poeta es bajar hasta las chozas donde la lengua del hambre extiende su piel y denunciar a la historia del progreso de la hiel de los estómagos vacíos.

Ser poeta es tener un arcángel sonámbulo navegando los ríos de las venas.

No recibirá, pues, el presidente de todos los mexicanos, a quienes desnudan el alma como un libro de páginas en blanco para dejar que la vida escriba sobre ellas todas sus resonancias…, como afirma en su dimensional poema Manuel Pacheco.

Y es cuando uno comprende que existen muchas formas de lavarse las manos ante la historia.

Le saludo, lector.