Inicio Bernardo Elenes Habas ¿Premiará AMLO, la ineptitud de Durazo?.-

¿Premiará AMLO, la ineptitud de Durazo?.-

78
0
Bernardo Elenes Habas

¿Premiará AMLO, la ineptitud de Durazo?.- Carece de estatura moral quien, luego de fracasar como Secretario de Seguridad Federal, prepara el abordaje a la gubernatura de Sonora, como si se tratase de un botín de piratas.- La pandemia también dará un nuevo amanecer en política.

Bernardo Elenes Habas

Se solaza, Andrés Manuel López Obrador, desde el “estrado sagrado de la patria” en que ha convertido sus conferencias matutinas, cuando intenta dejar huella en el tiempo, ante la historia, en el alma y la conciencia del pueblo de México, con sus latigazos reivindicadores: “No somos iguales, ahora ya no es como antes”.

Alfonso Durazo y López Obrador

Pero los hechos, las experiencias que ha venido acumulando el pueblo de México ante el desempeño de los impulsores de la 4T, le demuestran que, efectivamente, no son iguales, sino peores a los regímenes del pasado.

Los sonorenses, por ejemplo, comienzan a sopesar que AMLO, la 4T y Morena, exponen con sus ambiciones políticas, que no hay escrúpulos en ellos, cuando se trata de abordar el poder de una gubernatura que no se tiene y que les urge sumarla a sus planes futuros de permanencia en el poder público.

Por eso, prácticamente le han abierto las alternativas a Alfonso Durazo Montaño, para que realice una siembra rápida en Sonora, y construya los puentes por donde transite su viable candidatura, aunque su huella política se encuentre desgastada por su evidente oportunismo, saltando de partido en partido, sin ideología precisa, sin convicción definida.

El Roger tiene pueblo

Y, por ahí anda Alfonso, reuniéndose con supuestos personajes claves en Sonora, y no precisamente para tratar asuntos de seguridad que es lo que menos le interesa (lo demostró desde que asumió el cargo que le confirió AMLO, donde su hoja de servicio está en blanco, porque no hizo nada positivo, y si acciones contundentes de repercusiones internacionales, como haber entregado a Ovidio Guzmán en Culiacán, no a las autoridades competentes para que lo juzgaran o extraditaran, sino a su propia gente).

Pero el Hombre de Palacio, el que se refocila repitiendo “ya no es como antes, no somos iguales”, estaría demostrando que inaugura un caudal de perversión política, si reafirma mandar a Durazo Montaño a competir por la gubernatura de Sonora.

Por supuesto, esos detalles que pretende Morena y la 4T cubrir con el humo justiciero de primero los pobres, si están siendo percibidos por ciudadanos que piensan, sienten y quieren un mejor destino para su terruño, no el que les impongan los falsos redentores; disponiéndose a luchar en su momento, con el poder de sus votos.

Será inevitable que la pandemia del coronavirus, socave también las formas y costumbres de hacer política. Esto se vuelve más notorio cada día, porque ya no será como antes, sino que esa práctica se convertirá en cultura cívica, abriendo también una nueva normalidad que entrará como rayo de luz en la conciencia ciudadana, la que ciertamente repudia las prácticas político-electorales del pasado, pero también aborrece los ejercicios actuales de la nueva transformación.

En septiembre, instala el INE el proceso electoral 2020-2021, y por principio de cuentas lo que quedaría al descubierto es el fanatismo que ya está insuflando Durazo; estrategia a la que podría darle la gran sorpresa el despertar de conciencias que se multiplica en Sonora.

Lola del Río Sánchez

Con una ciudadanía con memoria, la que no solamente cobraría facturas por el abandono a que ha sido sometida cruelmente por el Gobierno de la República durante el flagelo del Covid-19 y su estela devastadora no solo de vidas, sino propiciadora de desempleo y miseria.

Por supuesto que esa naciente visión democrática, abriría también la oportunidad para que otros sonorenses pudieran estar en las boletas electorales, legitimados con su huella y su trazado humano, para demostrar que no es de los protegidos de presidentes y movimientos, de cofradías y cacicazgos las alternativas exclusivas de competir, sino del hombre, la mujer de carne, hueso y dignidad, cuya personalidad la gente conoce y sabe de su compromiso hondo con su pueblo.

Entonces, ¿por qué sólo pensar en Durazo Montaño, en Ernesto Gándara, en Toño Astiazarán, en Ricardo Bours, cuando también tienen siembra legítima Rogelio Díaz Brown, Natalia Rivera, Ernesto Pompa, Ernesto de Lucas, Célida López, Sergio Pablo Mariscal, Lilly Téllez, María Dolores del Río, Ana Gabriela Guevara?

Con AMLO, sin AMLO o a pesar de AMLO, se percibe que en Sonora, las elecciones que vienen, tendrán que someterse a un nuevo amanecer.

De la ciudadanía depende que así sea.

Le saludo, lector.