Inicio David Figueroa Ortega Covid-19 paró al mundo, pero no la corrupción en México

Covid-19 paró al mundo, pero no la corrupción en México

239
0

Diálogo

David Figueroa O.

David Figueroa

En México la corrupción sigue siendo noticia de primer orden mientras el mundo entero lucha contra el Covid-19, tristemente no ha existido cura alguna contra este cáncer que consume la economía de nuestro país y mucho más: eficiencia en salud, educación, infraestructura. La esperanza y la energía de los mexicanos.

Al menos siete contratos entre licitaciones y adjudicaciones directas, de lo que se sabe hasta ahora por cerca de 162 millones de pesos ha firmado León Manuel Barlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad Manuel Barlett Díaz, con el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nada ilegal hasta el momento hay que decirlo, así son muchas cosas en este país, pues contratos del Imss, Ejército, Marina e Issste con la empresa de Berlett Álvarez “Cyber Robotics Solution”, sólo muestran montos económicos con muy buenas ganancias para el empresario proveedor del gobierno, la mayoría adjudicados de manera directa.

Estos datos salieron a la luz en espacios periodísticos nacionales entre el jueves 30 de abril y el viernes 1ro de mayo; el mismo viernes la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval confirmó que se inició una investigación por una de esas adquisiciones, la última: compra de ventiladores por parte de la delegación del Imss en Hidalgo a la empresa Cyber Robotic Solution.

Pero ojo, no es una investigación a cargo de la SFP, sino del órgano de control interno de esa delegación del Imss; es decir que dicha institución se investiga a sí misma y la Secretaria de la Función Pública sólo pasó el reporte.

¿Cómo luchar contra una pandemia y sus efectos si no resolvemos el verdadero mal que aqueja esta nación? ¿Cuál es la expectativa de superar crisis globales cuando en casa estamos desfondados? ¿De qué nivel es nuestra fortaleza económica, política, social, jurídica o institucional?

Es penoso que otra vez caigamos en el mismo pozo de la corrupción mientras el único tema en el que debiera estar enfocado el gobierno es cómo enfrentar y superar las consecuencias de la pandemia y lo que se nos viene encima.

Pero ahí está de nuevo el influyentismo, las facilidades para que los amigos y familiares del grupo en el poder se sirvan con la cuchara grande en medio de una impunidad galopante. 

Barlett Díaz el director de la empresa de clase mundial aún no supera el escándalo por su fortuna ventilada en meses pasados, asunto que por cierto salió a defender, justificar y explicar el mismo gobierno para el que trabaja y no él mismo. 

Y ahora los beneficios y jugosos contratos directos para su hijo. En política no hay coincidencias y muy posiblemente alguien le esté siguiendo los pasos, alguien dentro del mismo grupo en el poder a quien le estorba o le tiene algún pendiente guardado pues historia hay mucha dada la amplia trayectoria de este personaje.

Pero ello no resta valor a la evidencia.

162 millones de pesos adjudicados de manera directa por “el gobierno de la fuerza moral” al hijo de uno de sus operadores más cercanos es inadmisible…

Lo más grave es que 3 de 4 contrataciones o compras se realizaron de manera directa en el primer año de gobierno de Morena según datos de la organización Mexicanos contra la Corrupción, y que estas adjudicaciones representan más del 78% de los contratos otorgados por el gobierno de la cuarta transformación.

Hoy el nombre de León Manuel Barlett Álvarez está en los titulares, pero si nos asomáramos a revisar apellidos y empresas de todo este primer año el escándalo podría ser mayúsculo. 

Volviendo a lo más urgente veamos cómo países con economías más sanas están enfrentando la crisis por Covid-19, con medidas económicas más fuertes porque sus finanzas son más fuertes por supuesto. Y con ello no aseveramos que no exista corrupción en esos países, pero también debe haber equilibrios jurídicos.

En medio del segundo escándalo de corrupción de uno de sus principales colaboradores mientras la actividad económica sigue paralizada y el sector empresarial desesperado, el Presidente López Obrador pide un aplauso para otro de sus funcionarios de cabecera Hugo López Gatell por la excelencia de su desempeño enfrentando la emergencia sanitaria nacional.

López Gatell se regodea, se mueve emocionado en su asiento de un lado a otro, esboza una gran sonrisa, se sonroja y se lleva ambas manos al pecho al tiempo que baja la cabeza ante su jefe y cierra los ojos evidentemente emocionado; sus labios dibujan un débil ‘gracias’ con las manos sobre el pecho mientras el Presidente a unos pasos sigue aplaudiendo, solo. 

En la sala de prensa los representantes de los medios de comunicación observan lo que ya no es ninguna sorpresa, ya no es noticia, ya no hay palabras ni conceptos. 

Y el tema de la asignación directa de contratos al hijo de Manuel Barlett Díaz queda en el tintero y en una investigación interna del Imss. Pero insistimos, una vez más el gobierno de López Obrador tiene la oportunidad de demostrar que el combate a la corrupción va en serio, no con chivos expiatorios ni justificaciones burdas, ojalá vaya más allá de los aplausos y los abrazos.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.