Inicio David Figueroa Ortega México en tiempos del Corona Virus

México en tiempos del Corona Virus

129
0
David Figueroa

Diálogo

David Figueroa O.

México en tiempos del Corona Virus

México es una gran nación reconocida en el mundo entero por su fortaleza para salir adelante de sus crisis y tragedias; con esta convicción hay que decir que el camino que estamos tomando es un camino de riesgo ante una polarización innecesaria impulsada por el mismo Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Nobleza y solidaridad enmarcadas en una cultura de alegría y color es la imagen viva de nuestro país dentro y fuera de nuestras fronteras aún en tiempos de dificultad, pero ahora algo está sucediendo que no termina de verse este espíritu con claridad.

¡No hay unidad en torno a este esfuerzo que la historia nos demanda! 

Detractores, fifís, conservadores, ‘los que quieren que nos vaya mal’ y un sinfín de conceptos en un discurso ausente de convocatoria nacional, una ausencia de unidad, ausencia de garantías para todos y justo llega este momento en el cual, si no giramos cuanto antes no habrá reversa. 

Iniciativa privada, sector empresarial, organismos independientes e incluso grupos de la sociedad civil que han emergido en medio de la crisis con sus propuestas y aportes es esperanzador, pero no hay quién coordine, respalde o apoye todos estos esfuerzos y tampoco hay confianza en muchos casos hacia el gobierno. Algo está trabado y necesitamos poner todos de nuestra parte para sobrevivir después de la emergencia.

Si vemos las acciones de muchos países alrededor del mundo ante la contingencia por el Covid-19 y observamos qué estamos haciendo aquí queda la sensación de estarnos quedando cortos, frente a la emergencia quizá más grande que nuestra generación vivirá.

Nos queda claro que pese a presumir que vivimos en la era de la tecnología, del gran brinco en la historia del mundo, la globalización y demás…no estábamos preparados para una pandemia global.

Cada país ha reaccionado echando mano de sus posibilidades, enlistando cada cual sus prioridades, pero preservar la vida y enfrentar el rescate de la economía son prioridades compartidas, sea un país desarrollado o no; con un sistema de gobierno de izquierda o de derecha; con una economía sana o no.

Y mandatarios de distintos puntos del globo terráqueo anuncian medidas en ambos sentidos, estrategias sanitarias y estrategias económicas.

¿Pero qué pasa en México? Ese algo que no termina de quedar claro para ningún sector, ni siquiera el más urgente en estos momentos como en el sector salud. ¿Dónde está el plan? Quedarnos en casa. Quedarnos en casa. Y quedarnos en casa…es imprescindible, pero no será suficiente.

¡Debemos ir más allá ahora! Abrir los ojos a la realidad que el mundo atraviesa y que México no puede evitar con conferencias de prensa diarias en las que se repite que somos fuertes, pero no se anuncian medidas o estrategias para demostrar esa fortaleza.

Ante este vacío cada cual ha comenzado a emprender su propio camino como en un naufragio donde cada quien trata de buscar de dónde agarrarse para mantenerse a flote. 

Los gobernadores de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo Léon fueron los primeros en alzar la voz y decir ‘hasta aquí llegamos’ con el pacto fiscal con la federación; el de Jalisco advirtió que seguirá estirando la cuerda, pero no por mucho tiempo más; este lunes salió el de Chihuahua poniendo los puntos sobre las ies. ¿Qué hace un país sin el pago de impuestos?

En la iniciativa privada el Consejo Coordinador Empresarial en voz de su presidente Carlos Salazar Lomelín, fiel aliado del Presidente Andrés Manuel López Obrador también se reveló en días pasados ante la desesperación que acarrea la incertidumbre de no saber cuál es el plan como país para enfrentar esta crisis que de por sí ya arrastrábamos los mexicanos desde hace año y medio.

Ni qué decir del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, quien tras una fuerte polémica en redes sociales la noche del domingo, este lunes salió a desahogarse afirmando que personal médico del IMSS en esa entidad prácticamente ‘están cayendo como moscas’ contagiados ante la falta de medidas para su protección.

En fin, a lo que vamos con todo esto es que no hay unidad, los gobernantes en sus estados se están viendo solos; los directivos de hospitales por el estilo; el sector empresarial ha pedido a gritos establecer o trazar una estrategia conjunta para intentar mantener la caída de empleos y preservar la esperanza de inversión pasada la contingencia, pero no hay respuestas suficientes. ¿Dónde está el pacto federal? 

La misma sociedad ha sido por demás incrédula con los riesgos de no acatar las medidas básicas de restricción establecidas. Muy poco cooperativa en lo más indispensable como mantenerse a salvo a sí mismos. ¿Por qué? Porque no hay credibilidad ni conciencia suficiente, por que estamos acostumbrados a que el gobierno disfraza realidades, pero en ocasiones la crisis es cierta y esta es una de esas ocasiones. 

Ya de doctores y enfermeras mejor ni tocar el tema porque esa sí que es una tragedia a la par de la pandemia. Ellos son quienes enfrentan ahorita la peor parte mientras el presidente mantiene sus conferencias matutinas repetitivas y sin respuestas. 

Encima tienen que enfrentar literalmente ataques físicos y verbales de ciudadanos enfurecidos porque exponen la falta de protección y garantías en sus funciones. ¿Qué nos pasa? 

Es el resultado del camino de la polarización que en México se ha trazado. La política ‘más efectiva’ ha sido la diferencia de ideas o estrategias; desmarcarse unos de otros descalificando todo aquello con lo que no se está de acuerdo; llevando a la sociedad misma a un estado de intolerancia cada vez mayor; asumiendo roles de jueces, aficionados a tal o cual personaje; ‘defensores de oficio’ a ultranza; repetidores de ideas ajenas en redes sociales. 

Vivimos los aciertos y desaciertos del sistema político partidista a flor de piel y lo hemos trasladado al ámbito personal. Esa política de división tuvo éxito el 2018, nadie puede negarlo y por supuesto aunado a otros fracasos…pero hoy cuando más necesitamos unidad estamos pagando las consecuencias.

En pasadas entregas y respecto a diferentes temas polémicos como el aborto, el feminismo, la legalización de las drogas, etcétera advertíamos que la polarización no era el mejor camino, pero hoy, hoy la advertencia quedó atrás y la realidad nos alcanzó. 

Si esta crisis no logra unirnos difícilmente algo más lo hará en el futuro. Debemos reflexionar muy seriamente en ello y hacer un llamado, sobre todo a quien tiene el poder de hacer algo, de aportar algún esfuerzo o todo el esfuerzo para lograr esta convocatoria. 

El único camino es la unificación de los esfuerzos, de capacidades, de voluntades. Hay una enorme preocupación en todos y cada uno de los mexicanos de eso no hay duda, pero no estamos remando parejo y no hay un capitán al frente. Hay un gobierno que deja la percepción de estarse aislando cada vez más de todo aquello que no le favorece en opinión.

Vivir en el sub-realismo no evita la realidad de esta crisis. Asumamos todos un papel más responsable con madurez. Demostremos la grandeza de nuestra nación con mayor unidad, encontremos puntos de acuerdo y salgamos adelante de esta dura prueba, porque nos espera un año de mucha dificultad. 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

Antecedentes: