Inicio Dr. Cesar Alvarez Pacheco Los guardianes de la salud

Los guardianes de la salud

86
0

Los guardianes de la salud

La violencia se ha visto plasmada,  desafortunadamente en varias ocasiones a través de la historia. Actualmente, podemos ver formas de violencia de distinta índole, es decir, formas que han existido siempre, como las torturas, el abuso sexual, el abuso físico, pero al mismo tiempo que la sociedad evoluciona se van desarrollando y aprendiendo variantes más sofisticadas (violencia verbal, psicológica, acoso, entre otras)y nuevos medios de expresión de la violencia (internet, móviles y video juegos) que se ajustan a los distintos ámbitos en los que hoy día se relacionan las personas, como por ejemplo el medio de trabajo, o trabajar en un hospital ¿ilógico, no?

La organización Mundial de la Salud define la violencia en el trabajo como “aquellos incidentes en los que la persona es objeto de malos tratos, amenazas o ataques en circunstancias relacionadas con su trabajo, incluyendo el trayecto entre el domicilio y el trabajo, con la implicación de que se amenace explicita o implícitamente su seguridad, bienestar o salud”. Y esta misma organización informa que casi un 25% de todos los incidentes de violencia en el trabajo se producen en el sector salud. Normalmente existe la tendencia a asociar la violencia con la agresión física. Según la bibliografía, no existe una definición única de violencia en el lugar de trabajo pero sí existe un elemento común a la hora de enfocar la cuestión: el concepto de violencia debe ser más amplio que el de la mera agresión física y debe incluir otras acciones que intimidan al que las sufre (e incluso al resto de trabajadores que son testigos). Así, la violencia en el trabajo comprenderá́, además de las agresiones físicas, las conductas verbales o físicas intimidatorias, abusivas y acosantes. No en vano, la Real Academia de la Lengua considera en una de sus definiciones que “agresión” es todo acto contrario al derecho de otra persona. De todos los medios de trabajo, es el sector servicios el que más episodios de violencia registra, destacando entre todos ellos el medio del sector salud. Existen abusos que se incluyen las siguientes categorías reconocidas tales como: abuso verbal, comportamiento amenazante, asalto físico y “mobbing” (o acoso laboral), ya sea por parte de pacientes, miembros de la familia o compañeros de trabajo. Las definiciones de “violencia”, “agresión” y “abuso” se complementan entre sí y nos dan a conocer la esencia de una realidad que, aunque ha sido escasamente denunciada, es muy antigua y común en las instituciones de salud. Así́ pues, violencia no sólo es la agresión física; es un concepto más amplio. En ocasiones esta violencia se asume como parte del trabajo y lleva consigo afectación hacia las personas que la sufren. Hoy en día, con la crisis de salud que estamos viviendo y la pandemia que nos encontramos enfrentando, es contradictorio que la población agreda a personal de salud; intento de incendio (si, leyó bien, incendio a una persona por portar su uniforme de salud), agresiones con cloro, gritos, insultos, y hasta agresiones físicas, son a lo que se encuentra expuesto hoy el personal de salud debido al argumento de los agresores que se reduce en una palabra: ignorancia.

Por lo anterior, obviamente las autoridades no podían quedarse de brazos cruzados, ya que los “soldados de la salud”, son los que trataran de contener esas cifras que aterrorizan a cualquiera, cuando nos hablan de infectados o peor aun, de decesos. Por ello la Gobernadora de Sonora, a través de la Fiscalía General de Justicia del Estado, aseguró que sin importar quien sea el agresor, enfrentará la justicia con todo el peso de la ley. Los castigos en los que pueden variar de uno a tres años de prisión es uno de los muchos ejemplos que rápidamente se replicaron en otros estados como Jalisco, que endurece la pena de hasta 10 años de prisión, o la iniciativa que se cocina en el Senado para sancionar específicamente y de forma severa a quienes violenten a personal médico y de enfermería, o realicen actos vandálicos en centros de salud e instalaciones hospitalarias con el pretexto de que son fuente de contagio de Covid-19. La iniciativa estará fundamentada en el artículo 140 del Código Federal en lo relativo a sabotaje, y la propuesta busca que este tipo de ataque se considere delito federal y que los agresores sean acreedores a una multa de mil 500 veces el valor del Unidad de Medida y Actualización (UMA), y de cinco a 25 años de prisión. Sabemos que las personas que agreden a personal de salud, no tienen la capacidad de comprensión para saber lo que está sucediendo actualmente, seguramente son los que no se están quedando en casa o los que creen que el virus es parte de una conspiración; pero el no conocer la ley, no los exime de cumplirla. Así que a valorar a los guardianes de la salud.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.