Inicio Gabriela Olivera Flores Los regalos de la vida….

Los regalos de la vida….

122
0

Todos los días la vida nos envía regalos, que vienen en diferentes presentaciones, con envolturas y moños hermosos; otros más en cajas golpeadas o maltrechas, y unos pocos vienen abiertos, sucios dejándonos mal sabor de boca.

Los regalos son traídos por amigos, familiares, hasta desconocidos, que nos comparten momentos, frases inspiradoras que han cambiado su vida, o simplemente su sabiduría puesta en práctica que además nos comparten.

Cuantos de nosotros somos capaces de dejar de vivir en automático y escuchamos de forma presente, lo que cada uno de ellos nos regala, aceptamos el regalo, lo tenemos entre las manos, en el pensamiento; que estamos dispuestos hacer con ello? O bien  oímos, pensando en lo que dejamos de hacer en casa, en el trabajo, la ropa de la lavadora, el auto en el lava-autos, la comida en casa de los amigos, todas esas tareas pendientes o futuras sin escuchar lo que nos trasmiten?

Sentadas en la cama, Becky y su mamá tuvieron una charla el sábado  por la mañana, en pijama, relajadas momento que invita a la conversación, esas que no se tiene durante la semana por vivir en la rigidez que dan los horarios. 

Lo que Becky escuchó eran los deseos de su mamá, “el día de mañana solo pedía a Dios vivir sin causarle problemas a sus hijos en su vida diaria”, limitarlos, que ella deseaba ser independiente y moverse para no provocar molestias. (Creo que es el pensamiento de muchos padres al ver que sus hijos comienzan hacer su vida) dejar de ser obstáculos o limitantes para su desarrollo.

Por otro lado, Hortensia y su Tía Política, con la que no había ninguna comunicación más que un saludo cordial y amable, se encontraron en el funeral del hijo de la Tía, el momento, el tiempo lo puso todo a su disposición para tener un encuentro más que de gratitud por su presencia, era una conversación llena de sabiduría y riqueza.

Hortensia jamás imagino lo que la vida le regalaría en ese momento tan difícil y duro para la Tía, mujer de 80 años  que despedía a un hijo, y que se dispuso a caminar hacia Hortensia, se sentó a su lado y comenzó hablar. Por alguna razón compartió momentos especiales, pero sus palabras más valiosas fueron estas: Con 80 años pido a Dios vivir en libertad, y la amo!!! Te hablo de la libertad de poderme mover! De ser independiente, de poder tomar un taxi, pero también subirme al metro-bus, caminar por las calles con mis dos piernas, ir a mi paso sin que nada ni nadie me obligue a correr, ser yo mi prioridad, porque no quiero que ningún hijo me diga: YO TE LLEVO, PERO PRIMERO VAMOS A PASAR POR…., porque ahí ya no fui prioridad y dependí de alguien más…. Quiero ser libre de emociones, nunca más sentir culpa, ni obligación, abrazar mi tristeza, pero también cantar a voz en cuello sin que me importe lo que la gente diga, amar a quien quiera amar y aceptar a todos aquellos que estén en mi sintonía….

Esas fueron las palabras que me platicó Hortensia mi amiga, fue un momento WOW!!! Que recibí como un gran regalo que me dio la vida, el universo buscó el vehículo y ese uso como envoltura a mi gran y muy querida amiga Hortensia.

Apreciado lector, cuantas veces estamos dispuestos, presentes a recibir y observar lo que la vida nos presenta de diferentes formas? Los mensajes de mi presente, como le llamo yo, llegan como estrellas en el firmamento, ahí están brillan y pasan como estrellas fugaces para ser vistos solo por aquellos que están dispuestos a observar la realidad que viven.

Siempre he escrito de la libertad del ser, ser libres de programas, de creencias, este momento wow! Fue un regalo que abrí, que me enseñó cual es la verdadera libertad; esa que permite soltar y liberarte de emociones, ser tú mismo en los diferentes aspectos de la vida, ser prioridad de uno mismo sin esperar a ser prioridad de los demás, amar, bailar, caminar, cantar, a tu antojo, ser libre de tu propia movilidad para subir, bajar; pero todo a tu pasooooooo!!!  

Dejar de querer correr la carrera de otros para ser aceptados, porque la aceptación importante es la propia valorando el ser maravilloso que ya eres….amarte poniendo tus propias reglas y haciendo que otros las respeten, evitar que los demás te lastimen o sientan compasión por ti, porque la que realmente siente empatía por ellos eres Tú.

Estás siempre invitado a ser observador de tu vida, de la vida, del mensaje de tu presente, ser consciente de la realidad que vives, darte cuenta que los regalos de la vida pueden venir en distintas direcciones, envueltas en diferentes experiencias y por distintas personas, cercanas, lejanas o ajenas, el mensaje está ahí!!!  

Cuantas regalos has dejado cerrados? Por juicio y crítica; estás dispuesto a convertirte en el vigía interior de la vida? De tu propia vida? y comenzar a crear tus propios mandamientos o reglamento que te comprometerás a respetar para vivir en la real y verdadera libertad del Ser. 

Agradezco a quien me enseñó a ser observadora, porque el premio mayor es no perderme de cada regalo que me da la vida, aprendiendo de cada mensaje que me brinda el presente, hoy dos mujeres coincidieron en mi camino, Becky y Hortensia fueron las envolturas de ese preciado regalo.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

@gabydeas

FB: Matices del Alma

Ig: gabydeas

Deja tus comentarios