Inicio Gabriela Olivera Flores Tenemos derecho a fallar?

Tenemos derecho a fallar?

126
0

Es una de las preguntas que se hacía una mamá en un grupo pertenezco, porqué las mamás o/y las mujeres no tenemos derecho a equivocarnos?, siempre están los ojos puestos en nosotras para ver el momento en que nos equivocamos!!!

Leía con atención a esa mamá en su desahogo, su desesperación, frustración y tristeza, obvio el desahogo era largo y omito el resto.

En donde dice que los seres humanos no podemos equivocarnos?,  Sabe querido lector/a, al paso de algunos años de leer y estudiar algunas técnicas para procesos de transformación y todo enfocado al Crecimiento Personal, me he convertido observadora de mí y de las conductas de los demás, y sabe hay mucho que aprender en este camino de la vida.

Ya lo decía el Dr. Lipton * que “el hombre se ha dedicado a competir, y no hemos aprendido hacer alianzas”, la competitividad es buena en algunos ámbitos, solo que  de ahí podemos también desprender que es más fácil colaborar, aliarnos para crecer y vivir, mas no sobrevivir con el peso de la frustración por no lograr las expectativas de otros y las mías propias.

Equivocarnos, fallar, errar es parte del aprendizaje de la vida, gracias a ello contamos con la experiencia de los años, sin embargo, también gracias a nuestra sociedad nos convertimos en juez y parte, somos jueces y calificamos, etiquetamos, las actitudes, y conductas de los demás, pero esa falta de flexibilidad y compasión también la aplicamos a nosotros mismos; quien dicta lo que está bien o está mal, quizás veamos lo que está mal para nosotros aunque para los demás es lo correcto. Nadie tiene la verdad absoluta sobre una situación; todo depende de nuestro mapa mental, nuestra red de creencias, la circunstancia, el enfoque, son muchas las variantes, lo único que si puedo afirmar es que todos nos equivocamos.

Pero porqué después de un error cargamos con ese sentimiento de culpa, cual es el beneficio de flagelarnos con la culpa?

Después de un error, equivocación o falla cometida, que pudo haberse hecho por ignorancia,  reaccionar por impulso y no pensar las consecuencias, o bien porque es la primera vez que realizo ese tipo de trabajo, por metiches, en fin, pero que, además estamos a la vista de todos y somos sentados en el banquillo de los acusados, señalados con el dedo por el error cometido, haciéndonos acreedores a una etiqueta, provocando en nosotros una baja autoestima, generando una serie de pensamientos en torbellino que bajan nuestra energía, vibración y sobre todo la poca compasión hacia nosotros mismos. O se han cachado diciéndose soy un tonto, soy una estúpida, o palabras con más peso, que nos repetimos cada que nos equivocamos. Si fuésemos conscientes de lo que cada palabra negativa genera en nuestro cerebro seríamos más selectivos con nuestra lingüística, pero sobre todos con la compasión hacia nosotros mismos, eso cuesta tanto, entramos en el auto-castigo recordándonos a cada rato que fallamos y no servimos…

Para aligerar la carga y el peso de la culpa hay pasos claros y sencillos que se pueden implementar en tu día a día, y no cuesta trabajo.

1.     Honestidad contigo mismo

2.     Ofrece una disculpa si es necesario

3.     Corregir si hay posibilidad

4.     Aclarar de forma consciente y respetuosa

5.     Observar cual es la lección, donde está el aprendizaje

6.     Dejar de usar el juicio y la crítica para contigo y los demás

7.     Estar consciente que la verdad no es absoluta para ti.

8.     El cambio inicia por ti mismo, y ganaras la confianza de los demás

9.     Ser auténtica/o por tu forma de pensar, coherencia en tu pensar decir y actuar.

10.                        Voluntad para iniciar de nuevo, atreverte, experimentar.

Aceptar, asumir con responsabilidad disminuye el peso de la emoción, nadie nace sabiendo y muchos erraron más de 999 veces para lograr su objetivo, convirtiéndolo en un éxito; solo que en ellos siempre estuvo presente el ensayo y error.

Deja de cumplir las expectativas de los demás, suelta tanta carga para poder cumplir con una  o 2 tareas. Deja de tener miedo de ser tal y como eres, si físicamente no somos iguales menos mental y emocionalmente. Es momento de revisar tu lista de errores y anota a un lado el aprendizaje, porque como dice mi Padre, sino aprendes la lección la vida te la repite y de a gratis!

Así que vamos aceptar nuestros errores y aprender de ellos, y si no estás dispuesto a cometer y aprender de tus errores, entonces no sabes de qué se trata la vida….

*Bruce Harold Lipton, es un biólogo celular estadounidense, conocido por su creencia de que los genes y el ADN pueden ser manipulados por las creencias de una persona.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

@gabydeas

FB: Matices del Alma

Ig: gabydeas

Deja tu comentario.