Inicio Gaspar Navarro Ruiz Amenaza de EU obliga a AMLO ofrecer resultados

Amenaza de EU obliga a AMLO ofrecer resultados

63
0

EXPRESIONES

GASPAR NAVARRO

Si el “culiacanazo” puso a temblar al gobierno de López Obrador, el Caso Lebarón lo pondrá de rodillas suplicante ante el gobierno de Estados Unidos ante la amenaza de intervención de facto por parte del gobierno norteamericano a nuestro país si Donald Trump declara a los narcotraficantes como terroristas.

Ante la petición de la familia LeBaron a Donald Trump de declarar terroristas a los narcos luego de que ejecutaron a 3 mujeres y 6 niños mormones México-norteamericanos en Bavispe, el presidente de Estados Unidos declaró este martes su intención de nombrar a los cárteles mexicanos como grupos terroristas.

A cuatro semanas del bestial asesinato de los nueve integrantes de las familias LeBaron-Langford en Bavispe, el presidente López Obrador y su secretario de Seguridad Alfonso Durazo Montaño, no han ofrecido avances en la investigación de la masacre, a pesar de que declararon que ya había cuando menos un detenido que participó en las ejecuciones.

El presidente López Obrador ofreció reunirse a inicios de Diciembre en Palacio Nacional con integrantes de la familia LeBaron para darles supuestos avances de la investigación, pero esa audiencia se pactó luego de que la familia mormona anunció una entrevista con Donald Trump para denunciar la impunidad en México y su intervención para acabar con los narco terroristas.

Para sorpresa de todos, el presidente López Obrador declaró que estaba en contra del ofrecimiento de los LeBaron al gobierno de Estados Unidos, y que no permitiría una intervención extranjera, siendo secundado en esa posición por el canciller Marcelo Ebrard y el titular de Seguridad Alfonso Durazo.

“No queremos la injerencia de ninguna potencia extranjera, no somos vende patria, no vamos a permitir ninguna amenaza, ninguna intervención del extranjero”, declaró el presidente mexicano.

Por si lo anterior fuera poco, el titular de Seguridad Durazo Montaño rechazó que los cárteles mexicanos puedan ser equiparados con terroristas como lo planteó la familia LeBaron a Estados Unidos.

La posible intervención de Estados Unidos en México para combatir a los “bad mens” no es novedad con Donald Trump, pues hizo el ofrecimiento formal al mismo López Obrador luego del fallido operativo en Culiacán para detener a Ovidio Guzmán. 

Donald Trump en esa ocasión propuso intervenir de manera directa enviando tropas militares para combatir a los narcotraficantes y erradicarlos de manera rápida de México, pero el gobierno federal agradeció el gesto pero dijo que no necesitaba ayuda extranjera para combatir a la delincuencia organizada.

A lo más que llegaron en el gobierno federal es a permitir el ingreso de medio centenar de agentes del FBI a petición de la gobernadora Claudia Pavlovich a la embajada de Estados Unidos y a la Fiscalía federal para que participaran en la investigación de la masacre de ciudadanos México-americanos en Bavispe.

Este martes en una entrevista, Donald Trump anunció su intención de nombrar a los cárteles mexicanos como grupos terroristas, y que aunque el proceso legal es largo, advirtió: “serán designados, absolutamente”.

En la petición de la familia LeBaron al gobierno de EU acusa al crimen organizado de buscar la creación de un narco-Estado en México, donde ha sido imposible un control debido a los recursos ilimitados con los que cuentan. “¡Son terroristas, y es hora de reconocerlo!”, dice en un mensaje un representante del clan LeBaron.

La solicitud de intervención al gobierno de Estados Unidos fue realizada por Bryan LeBarón, a través de la plataforma digital Petitions White House para que incluya a los cárteles mexicanos en el listado de organizaciones terroristas, lo cual le permitiría adoptar medidas más contundentes contra ellos.

«No podemos permitirnos continuar con las mismas políticas fallidas que se usan para combatir al crimen organizado. ¡Son terroristas, y es hora de reconocerlo!», reza la petición de la familia LeBarón al Presidente Trump.

Dicen los que saben que Estados Unidos puede intervenir de manera legal a México para combatir a terroristas si siente que es afectado en su soberanía nacional, como es el caso de los narcos y los traficantes de personas ilegales.

El Instituto para la Economía y la Paz (IEP), una Organización No Gubernamental con sede en Sidney, midió el impacto del terrorismo en 163 países durante el 2018, destacando que el Índice señala que “México registró un aumento de 58% de actos terroristas en el 2018, con un aumento notable en los ataques contra políticos. Hubo 22 ataques terroristas el año pasado, con un total de 19 muertes (…) Las elecciones del 2018 en México fueron particularmente violentas, con al menos 850 actos de violencia política registrados durante el periodo de la campaña. El terrorismo en México generalmente ha sido contra periodistas y medios de comunicación, y estos ataques representan 25% de los 122 ataques registrados desde el 2002”.

Otra publicación señala que “el gobierno de Estados Unidos tiene dos leyes vigentes para combatir al terrorismo, dentro y fuera de su territorio.

La primera es la Ley Pública 104-132, también llamada Ley Contra el Terrorismo, Ley Antiterrorista y de Pena de Muerte, que data de 1996, cuando era presidente Bill Clinton.

Esta legislación le otorga facultades al gobierno estadounidense para intervenir en cualquier país que signifique una amenaza para la seguridad de esa nación.

Bastaría con que el actual presidente Donald Trump firme una declaratoria en la que estipule que México no coopera plenamente con la labor antiterrorista de Estados Unidos, para que Washington pudiera intervenir el país militarmente, con o sin autorización.

Además de que México ya no podría comprar armamento ni materiales militares como lo hace hoy en día.

La otra legislación es la llamada Ley Patriótica, promulgada por el presidente George Bush después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001”.

Otros señalan que esa intención del presidente Trump de intervenir en México es con fines reeleccionistas, y que pacificar su patio trasero limpiando la suciedad de los narcos lo amarraría en la silla de la Casa Blanca.

Pero la narco limpia no se hace por decreto ni con una varita mágica, por lo que podría estallar una especie de guerra civil en México contra el gobierno de Estados Unidos y el mexicano, al estar en juego millonarios intereses económicos y políticos, sin dejar de lado los ingresos que representan para el País la narco-economía, la cual es prioritaria en estos tiempos de recesión nacional.

Para el gobierno gringo el terrorismo “engloba una gama de conductas o delitos que considera afectan la seguridad nacional, entre ellas el lavado de dinero, fraude, terrorismo, narcotráfico y algunas prácticas monopólicas. De esta forma, el gobierno puede requerir la intervención de datos de terceros en cualquier situación de sospecha sobre un individuo que afecte la seguridad nacional”.

También se refiere a la financiación del terrorismo, a través del lavado de dinero y activos y actividades ilegales con respecto a bancos, entidades financieras, empresas y Corporaciones Multinacionales, personas jurídicas e individuos que sean incluidos en las lista Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés). Señalan que muchos cárteles mexicanos y empresas relacionadas con ellos están bajo la lupa del gobierno estadounidense.

Por lo anterior, es obvio que la amenaza de Trump de intervenir en México paró los pelos de punta y el corazón de altos funcionarios, empresarios y políticos mexicanos porque con el pretexto de combatir a carteles de la droga serían revisados en sus cuentas bancarias y propiedades por el gobierno de Estados Unidos para detectar la injerencia del narco en el poder político y económico.

Bueno, si el gobierno mexicano no quiere intervención gringa en México tendrán que trabajar rapidito para dar resultados contra el narco con algo más que fuchis, guácalas y abrazos y no balazos. Sobre todo, dar avances en la investigación del Caso LeBaron, o de lo contrario el lobo se les meterá el gallinero.

AVANZA CLAUDIA EN LA MODERNIZACION DEL TRANSPORTE

Los asaltos a usuarios del transporte en Hermosillo ya se estaban siendo algo normal, hasta que los agentes ministeriales estatales aplicaron la mano dura y abatieron a un par de asaltantes, disminuyendo de manera drástica esos ilícitos en las unidades de ciertas rutas que pasaban por colonias problemáticas.

 Para reforzar y tratar de garantizar la seguridad de los usuarios y el buen servicio del transporte urbano en Hermosillo, la gobernadora Claudia Pavlovich, inauguró el nuevo Centro Integral de Monitoreo que dará un seguimiento más preciso y en tiempo real a las líneas y rutas del transporte en la ciudad.

En el evento, la mandataria estatal explicó que la idea es que el servicio sea cada vez más eficiente, y que todos los usuarios puedan trasladarse por la ciudad sin complicaciones, y con estas instalaciones, permitirán revisar inmediatamente todo lo que pasa en las unidades del transporte urbano de Hermosillo.

“Yo les aseguro que en muy poco tiempo la gente va a tener mucha más confianza en el transporte público, hay que también decirlo, las grandes ciudades usan transporte público, los vehículos propios no se usan, porque es mucho más barato, práctico, no tienes que buscar dónde estacionarte, llegas más rápido si tienes un transporte público moderno que es lo que estamos aspirando”, dijo la gobernadora. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)