Inicio Hector Alejandro de Anda Cortez Este es el hombre…

Este es el hombre…

87
0

 Alejandro de Anda

LO CLAROLa resiliencia será el factor prioritario a observar en esta nueva normalidad. 

La capacidad del ser humano a adaptarse a los cambios, de aprender, la creatividad ante la perspectiva de escenarios distintos.

Es la manera en que los estudiantes de nivel superior de la Universidad Autónoma de Tamaulipas enfocan sus esfuerzos y talentos.

Así lo manifiestan las autoridades y especialistas humanistas en el foro denominado “Construyendo la nueva realidad, retos y resiliencia de la universidad ante el COVID19”.

Cómo el estudiantado dará cause a necesidades económicas, materiales y de aprendizaje para la adaptabilidad en la educación.

LO OSCURO. Sí. Es una nueva conducta e interacción humana a partir de los estragos que a la forma de ‘hacer vida’, nos causa el pequeño y mortal enemigo encarnado en el COVID19. 

Las reuniones, juntas de trabajo, ¡bodas!, ¡divorcios!, visitas a familiares, las transacciones bancarias, los fraudes, la política, las modas han migrado a la nueva vía de comunicación virtual a la que adaptamos nuestra existencia.

Sin embargo actividades extraordinarias como es la cultura y sus manifestaciones, demandan acciones específicas que involucran esencialmente a los gobiernos y la máxima atención que den a estas actividades.

Específicamente traemos a colación la cultura como la manifestación de bienes materiales y espirituales que permiten garantizar la supervivencia de los seres humanos en su entorno. Términos más o menos.

En esa calidad de bienes materiales e inmateriales se manifiestan hoy –por ejemplo- los artistas mexicanos (como Héctor Bonilla, Arturo Ripstein, Blanca Guerra, Marina de Tavira). Ante el visible temor de la muy certera desaparición de los fondos federales que por décadas han sido apoyo a la permanencia de ese talento mexicano en vías de extinción. 

Con siglas que compiten con el INE (por su probable desaparición) el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes FONCA está a un tris de ser parte de la pandémica historia de este país.

Mismo desamparo sufren en los estados la promoción a la cultura; donde la primaria atención se cifra en el combate a la inseguridad y a la enfermedad mundial del coronavirus.

Y entre un poco la escasez de recursos públicos para continuar administrando ciudades y en su caso la cultura, sumado al desconocimiento de las autoridades locales, estatales, federales para atender con creatividad el patrimonio que da identidad a México –seguimos hablando de la cultura-, se exacerban los malos resultados y su pronóstico futuro, no podría mejorar.

Hace 8 años en Borja -provincia de Zaragoza, España- usted recordará el hecho en el cual una dama de 81 años que se consideraba a sí misma ‘aficionada artística’ se dio a la tarea de restaurar el mural de una iglesia de aquella localidad. 

La obra en mención es un “Ecce Homo” (Este es el hombre) pintado en 1930 por el artista Elías García Martínez que rememora la obra de Guido Reni inspirado en el rostro de Jesús el Cristo con una corona de espinas.

El resultado grotesco y más allá de la caricatura en la restauración, dio vuelta al mundo.

Los kumiamis son una de las cinco tribus remanentes herederas de 1000 años de presencia en la región californiana de México. En la zona de Tecate de aquel norteño estado aún se conservan este orgullo de nativos mexicanos.

En el edificio municipal de las Playas de Rosarito, un mural gigantesco pintado por Manuel Lizárraga engalanaba este recinto público con el motivo de una jefa Kumiami, en reconocimiento a sus raíces y arraigo.

La coordinadora de la comisión de cultura determinó que debía borrarse y aplicar un mural con motivos más modernos. Pues estimó que (sic) “todo en esta vida tiene un principio y un final”. Y finalizó.

Parece que la nueva normalidad, no tiene espacio para la cultura en cualquiera de sus expresiones y de nuestros valores…

COLOFÓN: Ana Mallet, curadora profesional refiere que en la tendencia hacia lo digital del arte y la cultura, se deberá enfrentar al menosprecio a la comunidad creativa con más cultura privada. Como es el caso del gran apoyo que empresas como JUMEX impulsan en México. 

No desestima la preparación de Alejandra Frausto –titular de Cultura federal- pero sí la visión de proyecto en tema cultural de los que administran las políticas públicas. Peligroso camino el de la nueva normalidad. Cuántos “Ecce homos” veremos…

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro