Inicio Rene Gil Gutierrez UNA OCURRENTE IDEA

UNA OCURRENTE IDEA

5
0

Este ocurrente escrito lo hago bajo la inspiración de los fracasos que hemos experimentado en el manejo de  nuestro municipio durante muchos períodos atrás. Sin citar el nombre del presidente que encabezó el inicio de este fatal  deterioro de nuestra ciudad y así darle la oportunidad a todos los demás que han participado en ese notable puesto,  repartiéndose ese  desprestigio y de esa manera le salga más barato a cada uno, pues a nadie, ininterrumpidamente,  se le pueden adjudicar glorias para opinar lo contrario.

Nuestro alcalde por lo que lleva de este año de gobierno ya  le toca algo del reparto. Pues como dicen en el argot beisbolero, sobre aquel pitcher que iba  a tirar todo el juego y ya en los primeros innings no se le veía nada  en la bola para  ganar el juego. Tómelo por la parte amable Sr. Mariscal, le quedan dos innigns, aún puede ganar el juego.

Gobernar un municipio como el nuestro, desde luego es toda una gran aventura por sus dimensiones, por sus enormes necesidades, carencias y por el estancamiento  y falta de progreso en que se ha sumido, como  resultado de dichas incapacidades. Yo no sé cómo los que le juegan a la política  le entran a la rifa del tigre que representa nuestro municipio, sin siquiera estudiar y prepararse debidamente de cómo entrarle en su jaula. Eso si los textos de sus discursos pre campaña, nadie les gana,  prometiendo  ardientemente  lo que no saben cómo hacerle, arengas para un público, por una parte todos los acarreados que solo van al mitote y los otros por curiosos, sin contar con los ausentes que continúan sumisos a su propia indolencia de participar y alzar su voz solo en las tertulias y reuniones de café. 

Al actual presidente le quedan dos años, que se resume a uno pues el último, ya de salida, se convierte en gestiones electoreras para el que viene de su partido. 

Cierto o no cierto ese panorama, considero que usted Sr. Presidente Sergio Pablo Mariscal no desea sumarse a la historia intrascendente de sus pares anteriores, como tampoco nosotros. como cajemenses, no queremos ver a nuestra ciudad bajo el mismo estancamiento. Por tanto a falta de dinero están las ideas y la riqueza humana como somos nosotros los ciudadanos. Existe ese gran recurso humano Señor Mariscal ¡Aprovéchelo! Nomás falta quien nos mueva a participar. Estoy seguro que si usted y su equipo de trabajo proponen una participación ciudadana bien diseñada, habrá respuesta. Le expongo varias ideas

  • Campañas de responsabilidad ciudadana a través de los medios de comunicación, prensa, televisión, radio. Entiendo que todos esos medios tienen espacios y tiempos sociales en provecho de la difusión de mensajes a la ciudadanía.
  • Participación ciudadana voluntaria,  por medio de líderes por manzana motivándoles para obtener recursos económicos entre su área residencial para señalizar  las esquinas para evitar riesgos, lo mismo para mantener en buen estado prados y banquetas. Campaña de limpieza, motivar a la ciudadanía a cooperar, sobre todo en los espacios privados que son los lotes saturados de basura, que dan mala imagen a la ciudad
  • Las empresas pueden ser otro conducto de participación importante. Todos deseamos realzar las fibras de nuestra ciudad, por tanto los negocios también aspiran a una nueva imagen y orden de la ciudad.
  • Campaña de concientización para el buen manejo de la basura en vías públicas. Colocación de depósitos y difusión de un manejo de la basura. Promover esta cultura del buen manejo en las escuelas.

Lo anterior es solo el planteamiento de esta idea. Por supuesto que existen muchas más que pueden salir con el propio entusiasmo que de una ciudadanía bien encausada.

Junto con mis dos o tres lectores mis OCURRENCIA, me sumo a ese entusiasmo, con lo que me toque aportar para hacer más amigable nuestra existencia y  en la historia de nuestra ciudad que todos queremos verla con mejor y bella  imagen.

RENE GIL GUTIERREZ

Con copia para SERGIO PABLO MARISCAL y al Sr. Director de IMAGEN URBANA Sr. Dr. Ovidio Alejandro Villaseñor