Inicio Samuel Valenzuela Cuando no llueve, llovizna

Cuando no llueve, llovizna

116
0

Cuentan que fue un susto mayor con daños menores; que el sismo de 7.5 grados en la escala de Richter no pasó de una fuerte sacudida de la tierra que se sintió en Oaxaca, Tabasco, Michoacán, Morelos, Puebla, Guerrero, Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Querétaro, Chiapas, Hidalgo, entre otros Estados del centro y del sur del país.

Con el epicentro en las costas de Oaxaca, el movimiento telúrico, que informes iniciales de daños materiales y humanos sólo reportan dos muertos y media docena de heridos, solo fue una llovizna, incomparable a la torrencial tormenta que tiene en la incertidumbre y en el temor a los mexicanos, que ya no saben de qué cuidarse más: del Covid-19; de no quedar bajo fuego cruzado en las balaceras entre narcos o para no ser víctimas de la furia de la naturaleza.

Los daños estructurales en la capital del país se reducen a 36 edificios, encontrándose bajo reserva el saldo en comunidades cercanas al epicentro, que por lo pronto adelantan que el sismo causó daños importantes en sitios históricos, pero que a fin de cuentas, por lo pronto, a pesar de la potencia del sismo, podemos decir que corrimos con suerte.

Nuestra aplicación que en tiempo real informa de la ocurrencia de temblores en todo el mundo, funcionó al fregazo y por eso nos mantuvimos al tanto dando seguimiento al abundante material informativo, y la verdad es que a través de las redes sociales no pudo ser más puntual el cúmulo de datos sobre el seguimiento de los efectos del temblor.

Así informó el presidente sobre el sismo

Dicha tendencia se rompió o entró en un bache al irrumpir el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en rústico efectismo mediático ofreció tres informes “al pueblo de México”, que no fueron otra cosa que balbuceos al celular en presuntos diálogos donde era informado de las consecuencias del sismo.

Los tres informes fueron vulgares parodias y simulaciones de pésimo gusto, que a fin de cuentas nada informaron, a excepción de dar a conocer que el número telefónico para reportar emergencias es el 911, dato al que el presidente le dio singular importancia, como si se tratara de una novedad para él.

Con gestos teatrales, López Obrador utilizó tres escenarios para su pantomima y en uno de ellos estuvo acompañado de los secretarios de la Defensa, Marina y de Seguridad Pública, destacando que en uno de los paneos se coló el mítico Jetta blanco otrora modelo de austeridad de la 4T, que ahora estacionado en el patio central del Palacio nacional, es suplido por una docena de flamantes camionetas tipo Suburban.

Obvio que lo suyo es la simulación, pero por la recurrencia de tal ejercicio, ya no genera efectos positivos y menos cuando se trata de un evento de tanta envergadura como lo es un sismo de 7.5 grados en la escala de Richter.

A ver si encuentran a Alfonso Durazo

En resumen, esos tres informes “al pueblo de México” no informaron nada y sólo mostraron a un sujeto simulando estar atento de los acontecimientos, así como lo hace cuando se trata del Coronavirus, tema en el que por lo regular deja ver su falta de empatía y desdén, al igual que ocurre con asuntos de la violencia criminal que sacude al país todos los días.

En fin, dejemos pues esa parodia del no poder, porque si bien la información inicial es que el sismo dejó daños leves en estructuras privadas y del gobierno, habrá que esperar un informe detallado de los estropicios, en el marco de prospectivas que deberían de llamar a la reflexión al mismo López Obrador y a su pandilla en el Congreso de la Unión, en donde como se sabe se promueve la eliminación de fondos y de fideicomisos, entre ellos, el Fondo Nacional de Desastres Naturales.

Antes de darle curso a ocurrencias o a instrucciones de la superioridad, diputados, senadores y en general, la nomenclatura de MORENA debería evaluar con seriedad los efectos de sus decisiones, que en el caso de fenómenos de la naturaleza, nuestro país esta en frecuentes situaciones de riesgo que Dios Guarde la Hora se hagan realidad, como es el caso del Popocatépetl que si bien una erupción catastrófica pudiera considerarse incierta, no lo es para nada el impacto de huracanes que todos los años afectan a gran parte de la república mexicana.

Así las cosas, a los mexicanos nos sobran motivos de incertidumbre y ya no es tanto lo duro si no lo tupido, como si el destino se hubiera confabulado en contra nuestra desde diciembre del 2018 y que en este 2020 nos ha cargado mucho la mano, y peor, todas las prospectivas, tanto de orden de salud como económicas, es que las cosas se pondrán peores por la reconocida incompetencia del gobierno federal en esos asuntos, a los que se suma la inseguridad pública.

Walmart discrimina por razones de edad

Por cierto, no tiene desperdicio la pobreza descriptiva del presidente al referirse al secretario federal de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño, quien si se atreve, debería reclamarle por reducir el ejercicio de su responsabilidad a que se levanta temprano y le ayuda mucho.

Lo anterior, luego que en la mitotera de este martes, alguien preguntara respecto al activismo electoral que realiza en Sonora el de Bavispe, perspectiva que López Obrador eludió referirse y mejor optó por cubrirlo de empalagosa melcocha, cuando a lo mejor debió de conminarlo para que atendiera la explosiva criminalidad que azota a la república o al menos sugerirle a que se diera una vuelta por su tierra para atender asuntos que le corresponden como secretario de seguridad.

Proporcionalmente a la inversa a su fervor por la grilla futurista para lograr una posición que se supone asegurada, está prestar atención a la problemática que sufrimos los sonorenses en dicho rubro, ya que ni por no dejar muestra algún interés al respecto y su ausencia ya genera alerta ciudadana, al grado que ya se promueve una búsqueda para dar con su paradero.

A lo mejor su activismo político se debe a que no la siente tan segura, luego que en el ámbito deportivo se da como un hecho la inminente solicitud de licencia a la CONADE de Ana Gabriela Guevara para disputarle ese hueso.

Abel Murrieta

Y un paréntesis para el abordaje del agravio que perpetra la cadena de tiendas Walmart en Hermosillo, donde mediante el uso de personal de seguridad privada rechaza el ingreso de personas de 55 años en adelante, por ser considerados ciudadanos de alto riesgo de contagio.

Desde cualquier punto de vista dicha medida resulta una estupidez y es simplemente discriminación ya que si en tales tiendas se guardaran medidas preventivas tan publicitadas, ninguna persona debería de correr riesgos en su salud, esto es, no permitir aforos grandes de clientela; uso de cubrebocas y gel anti bacterial; toma de temperatura al ingresar; que se acate la sana distancia, sanitizar sus instalaciones y demás, porque excluir por razones de edad, solo puede derivar en reacciones ciudadanas que les resultará muy costoso.

De regreso al tema de la inseguridad, tal como ocurre cuando se registran hechos como el de Caborca, rápido se ponen a corretear micrófonos personajes al estilo de Abel Murrieta Gutiérrez y hasta Ernesto Munro Palacio, quienes como exsecretarios o similares les da por despotricar respecto al esfuerzo que despliega el Estado para someter a bandas del crimen organizado.

Descalificaciones y críticas; cuestionamientos y demás, desperdigan pero con una sobresaliente ausencia de propuestas, de sugerencias concretas sobre lo que se debería de hacer y que de acuerdo a sus antecedentes en dicho rubro, deben de tenerlas, pero que por alguna razón se ciclan en darle vuelo solo a elucubraciones sobre una situación que muy lejos tuvieron que enfrentar, porque las circunstancias eran otras, muy distintas a la de estos tiempos.

Jorge Vidal Ahumada

Por lo demás, frente a la crisis por la embestida por el Covid-19 en Sonora, el gobierno del Estado despliega un esfuerzo que atiende la diversa problemática de sus efectos, principalmente en el área de salud a partir de que la vida es la principal prioridad a partir de amplia campaña de orientación y divulgación de prácticas preventivas que eviten el contagio y sobre todo, operar con eficiencia el sistema hospitalario para atender a los infectados.

Pero también se atiende el estratégico factor económico que permita una reactivación bajo condiciones seguras para empleados, empleadores y clientela, así como la de sus familias, tal como dejó constancia Jorge Vidal Ahumada en una reunión virtual que sostuvo con los integrantes de la Comisión Especial Covid-19 del Congreso del Estado que preside el diputado Lázaro Espinoza.

Reunión virtual de diputados

Bueno el ejercicio informativo donde se dio a conocer toda una serie de acciones para echar andar las operaciones de pequeñas, medianas y grandes empresas, emprendedores, auto empleados y del sector informal de la economía estatal, así como las acciones de apoyo que realiza el gobierno estatal.

El titular de economía del gabinete de Claudia Pavlovich le sabe al tema y respondió y aclaró toda una diversidad de dudas de los comisionados especiales María Dolores Del Río Sánchez, Luis Mario Rivera Aguilar, Rosa Icela Martínez Espinoza, Alejandra López Noriega, Marcia Lorena Camarena Moncada, Norberto Ortega Torres, Ma Magdalena Uribe Peña, Diana Platt Salazar, María Alicia Gaytán Sánchez y Francisco Javier Duarte Flores.