Inicio Samuel Valenzuela De lo coloquial a lo prosaico

De lo coloquial a lo prosaico

47
0

“Se llama registro coloquial al empleo del lenguaje en un contexto informal, familiar y distendido. Coloquio es sinónimo de conversación y por extensión, el lenguaje coloquial es el que, independientemente de la profesión o estatus social del hablante, se utiliza en la conversación natural y cotidiana”.

“Por una parte, prosaico es aquello que tiene relación con la prosa, es decir, la forma de expresarse más corriente y que se opone al verso. En una segunda acepción, prosaico indica que algo resulta vulgar, ordinario, sin ningún interés, anodino y excesivamente convencional, corriente, común, trivial, insulso, ramplón e insustancial”.

Los dos párrafos anteriores es el resultado de una búsqueda cibernética luego de la polvareda levantada por la pendejeada que envió la alcaldesa Célida López Cárdenas a “administraciones anteriores” del ayuntamiento de Hermosillo, tema al que nos resistíamos a entrarle porque en nuestro caso no se vería nada bien que tiráramos piedras dada nuestra arraigada costumbre de recurrir con suma frecuencia a las llamadas malas palabras.

Pero como la inercia nos lleva, es menester darle un entre a la creciente tendencia de vulgarizar el discurso de parte de nuestra clase política, esa que sin necesidad de echar maldiciones incurre en las acepciones de lo prosaico y en todo caso nos quedaríamos con esos chispazos de orden coloquial con los que los comunes mortales aderezamos cualquier plática, aunque sin incurrir en el insulto.

Claudia Pavlovich

El mejor ejemplo de lo prosaico, en función del significado aportado por Google, es el presidente Andrés Manuel López Obrador, en tanto que en lo que se refiere a la expresión coloquial de la alcaldesa en una entrevista, sólo valga decir que una cosa es que cualquier pendejada sea proferida por los comunes mortales y otra es que lo haga una representante de institución de gobierno, así sea su pleno derecho de expresarse de esa manera.

Fíjense que tenemos casi 30 años de conocer a la gobernadora Claudia Pavlovich y nunca, en corto o en alguna de sus intervenciones públicas, la hemos escuchado proferir algún insulto contra nada o contra nadie y vaya que la mandataria ha enfrentado situaciones difíciles, y vaya lo recio de su carácter y decidida actuación cuando enfrenta las cosas, lo cual hace sin necesidad de maldiciones.

Por supuesto que para nada nos asusta la violencia verbal o el insulto, pero sí preocupa la recurrencia de ese tipo de expresiones de parte de la alcaldesa, porque la verdad es que no son necesarias, así como tampoco es necesario pretender simular ser igual a los comunes mortales que sólo se representan a sí mismos y no tienen la delicada responsabilidad de impulsar soluciones a la problemática comunitaria.

A fin de cuentas, esos chispazos coloquiales sólo abonan el terreno de la inocuidad y dan pretexto para el llenado de columnas editoriales, aunque habrá quienes se sientan ofendidos y procuren replicar en ese mismo nivel, lo cual obviamente no preocupa a la titular del cabildo capitalino y seguramente persistirá en dicha práctica.

Alfonso Durazo 

El caso de López Obrador ese sí que es grave, ya que si bien no le hemos escuchado adornar con las llamadas malas palabras sus reiterados insultos a cualquiera que crea que piensa distinto a él, de acuerdo a las definiciones googleanas, las mañaneras las ha convertido en un laberinto vulgar, ordinario, sin ningún interés, anodino y excesivamente convencional, corriente, común, trivial, insulso, ramplón e insustancial.

El avión presidencial y su rifa; regreso al calendario cívico tradicional, quien es quien en los precios de los combustibles; elucubraciones rayanas en la frivolidad en torno a la falta de medicamentos y a la catástrofe actual del sector salud, seguridad pública, caída del Producto Interno Bruto, y un altero así de simpladas que se desparraman en ese foro, contrastan con su elusiva actuación al ser cuestionado sobre temas serios y que verdaderamente importan a los mexicanos.

Es común escuchar que el presidente actúa así de forma preconcebida con el propósito de tender cortinas de humo con fines distractores, pero dada esa recurrencia sin ton ni son, todo indica que se trata de una malformación neuronal que es suplida por protagonismos ególatras que lo llevan a frivolizar el ejercicio presidencial perdiendo el tiempo en nimiedades.

Además, su conducta prosaica es un escudo defensivo que lo lleva a decir un día que él lo sabe todo y que está super bien informado, y al otro que no se enteró y que su vida es otra, como fue el caso de la confusa actuación del gobierno federal y del titular de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, cuando Ovidio Guzmán fue dejado libre, trámite que aseguró estuvo informado al dedillo.

Distinto el caso de la espectacular boda religiosa de la carnala del narco citado, también llevada a cabo en Culiacán, en donde dicen las malas lenguas estuvo lo más granado y conspicuo del hampa mexicana, incluido el liberado y que el hombre mejor informado de México asegura no se dio por enterado a pesar del alardeado nuevo sistema de inteligencia que dicen tener el de Bavispe.

Guillermo Noriega

Es por eso y muchas cosas más que nos quedamos mil veces con el lenguaje coloquial de la señora alcaldesa sin importar que vulgarice el discurso de la clase política, frente a la actuación prosaica de López Obrador, quien por lo regular todas las mañanas insulta y ofende a la inteligencia de los mexicanos con ocurrencias que hacen más daño que una pendejeada o pendejada, aunque eso sí, para efecto de respeto a su investidura, haría bien Doña Célida moderar sus expresiones o al menos desahogar sus impulsos coloquiales sin tener micrófonos enfrente y sobre todo, no se arriesgue a réplicas en ese mismo nivel.

Y como andamos coloquiales, vamos a reconocer la chingona atención que este cabrón recibió al acudir a la CIDUE para un trámite, y en contrario, manifestar que son chingaderas lo que ocurre en las oficinas del IMSS acá por la Calle Juárez en Hermosillo, en donde a eso de las nueve de la mañana, un tumulto de gente se apilaba tratando se ser atendido frente a ventanillas vacías, sin sistema y sufriendo el trato déspota y ausente de humanidad por parte de un personal indiferente.

En estos días hemos acudido en tres ocasiones para un trámite que en el pasado no requería más que ir a recoger una ficha, esperar unos minutos y ser llamado a ventanilla para ser atendido, trastocándose en esta 4T con actitudes como si viejitas y viejitos, trabajadoras y trabajadoras, patronas y patrones fueran a pedir favores, en un contexto que ojalá no se extrapole a las áreas de atención a la salud.

Estuvimos tentados a pedir el favor al aún director, delegado o coordinador regional, Guillermo Moreno Esparza, pero consideramos que eso podría ser interpretado como intento de tráfico de influencias o simplemente un acto de corrupción y no lo hicimos y sólo nos atrevimos a contactarnos con un muy buen amigo nuestro de por el rumbo, quien al menos nos aseguró que nos hablaría para avisarnos cuando las cosas se destrabaran.

Voluntariado de la SEC en la Costa de Hermosillo

Y eso que acudimos con vasta voluntad de pago y urgidos porque ese organismo nos proporcione la vía para hacerle llegar nuestros pesitos o sea, no andábamos rogando por favores ni nada de eso, como parecieron creer empleadas y empleados malencarados, aunque valga reconocer que agarran parejo con ese trato despectivo y hasta burlesco con quien se fleta una hora haciendo cola para que a fin de cuentas le salgan a uno con que no hay sistema y que vuelva otro día.  

Mejor onda por rumbos de la SEC, ya que su voluntariado que encabeza doña Azucena Avendaño de Guerrero, realizó un recorrido por varios campos de la Costa de Hermosillo para entregar juguetes a alrededor de 500 menores de edadque cursan educación Inicial, Preescolar y Primaria, así como cobijas a alrededor de 300 familias.

La vocal titular del Voluntariado de la SEC estuvo acompañada del coordinador estatal del Programa de Inclusión y Equidad Educativa (PIEE), Jesús Ernesto Ramos Merino, en el recorrido por los campos El Pañuelo, Granja Raquel y El Jojobal, en un ejercicio de profundo sentido humano que permite hacer llegar los juguetes recaudados durante una campaña en la que participa el personal de la dependencia estatal.

Y vaya que en estos días de intenso frío los sectores tradicionalmente marginados requieren de atención especial y que bien que además de cobijas, también se les lleve algo de calor humano.

En Yécora esperan a la gobernadora este viernes

Y desde la gélida Yécora nos reportan que la alcaldesa Yadira Espinoza ya tiene todo listo para recibir este viernes a la gobernadora Pavlovich con el fin de continuar su intenso r34ecorrido por todos los municipios de la entidad para entregar obras, becas, escrituras y diversos apoyos a la gente.

Además de Yécora, tenemos entendido que el periplo serreño de la mandataria incluye Sahuaripa, Arivechi y Bacanora y será acompañada por el titular de la SEDESSON, Manuel Puebla  y la coordinadora de Bienes y Concesiones, María Ofelia Carballo.