Inicio Samuel Valenzuela El cínico arte de trepar

El cínico arte de trepar

62
0

A fin de cuentas, no resulta ninguna sorpresa el que la senadora Lilly Téllez se haya sumado al grupo parlamentario del PAN en la Cámara Alta del Congreso de la Unión, ya que si bien la locutora sonorense en el plano ideológico es igual de conservadora que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, no encaja con el proyecto político y programático de MORENA.

Lo sorprendente es que se haya tardado tanto para irse de ese partido que la puso donde está y más sorprendente resulta que tantas y tantos como ella no hayan tomado decisión similar y que en Sonora abundan, pero que su cinismo trepador por lo pronto no les da para más, luego haberle agarrado sabor a la chuleta en alcaldías, diputaciones locales y federales e incluso, senaduría, posiciones a las que llegaron por un mero accidente electoral.

Pero por lo pronto, muy en su derecho la señora Téllez se sumó a la bancada senatorial del PAN para dar fin a su cochambrosa y oportunista cohabitación con el partido que tanto criticó, para de esa forma romper con el dueño de dicha organización política que tanto cuestionó, antes de ser enmancuernada como fórmula al senado por Sonora con Alfonso Durazo, luego que desde mediados de noviembre del 2017 fuera invitada por el mismo López Obrador.

Para los sonorenses, el que se haya separado de la bancada de MORENA en el senado a mediados de abril y que este miércoles haya decidido sumarse a los del PAN, no representa absolutamente nada, porque en año y medio en dicha responsabilidad no ha hecho absolutamente nada y es más, ni siquiera se ha dado una vuelta por acá, por lo que su nuevo ejercicio trepador sólo le mete ruido al proceso de selección de quien vaya a la candidatura a la gubernatura por el blanquazul, ya que no faltan quienes le ven tamaños para competir por dicha posición contra el expriista Antonio Astiazarán Gutiérrez.

Antonio Astiazarán

Las únicas referencias que disponemos de esa mujer se refieren a aquel supuesto atentado contra su vida por allá en junio del 2000; luego sus seductoras poses en una entrevista a Enrique Peña Nieto y su incursión en la política partidista como candidata de un partido totalmente ajeno a su conservadurismo y a su limitado compromiso con la gente.

Y el único referente de su campaña al lado de Alfonso Durazo, es aquel desencuentro con integrantes de la Mesa Cancún por no gustarle las preguntas que le hicieron y tampoco notas y comentarios que derivaron de sus estupideces declarativas, que la llevó incluso a interponer demanda penal en contra de una docena de periodistas y acuñar junto al de Bavispe los términos opinólogos y comentócratas.

Después, ya instalada en el Senado puras banalidades y protagonismos histriónicos, como aquella cuando despotricó en contra de un trapo verde que habían colocado en su curul, activistas en favor del aborto y la igualdad de género, así como esporádicos histerismos por sus evidentes diferencias con la plataforma programática de MORENA, y hasta ahí hasta este miércoles, cuando formaliza su suma a la bancada del PAN del Senado en medio de fanfarrias.

La Téllez es sólo el botón de muestra de la carencia de cuadros  de MORENA al momento de postular candidaturas, lo cual los llevó a  agarrar de todo y aprovechar las capacidades trepadoras, de quienes más allá de proyectos políticos comunes o vocación para el servicio público, solo procuraron satisfacer ansias personales de lucimiento y por eso está pagando las consecuencias con administraciones municipales plagadas de corruptelas y de incompetentes, y diputados locales y federales que no representan a nadie y no sirven para maldita la cosa.

La Téllez con los Cancunes

Paradójico el caso del senador Arturo Bours Griffit, cuya formación empresarial y ajeno a populismos, no empata con la mayoría y los principales pilares de la ideología morenista y mucho menos con la plataforma programática del partido que lo llevó a su actual representación, pero no discrepa de manera pública y al menos sí despliega algunas acciones y activismos en favor de los sonorenses.

Pero si resultara forzado, a lo mejor también defeccionaría de las siglas que lo llevaron a donde está, sin que tengamos idea de lo que haría al respecto la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, cuya formación política e ideológica desde su juventud fue del más rancio abolengo del conservadurismo panista y totalmente opuesto a lo que representa MORENA.

Por cierto, a ver cuánto tiempo más aguanta la alcaldesa capitalina, porque ya van para dos meses de aquel anunció de los 500 millones de pesos para aplicarlos en obras de infraestructura urbana y bacheo y que no han pasado de recordatorios y más anuncios, cuando ya viene la temporada de lluvias y el burocratismo presupuestal no es superado, manteniéndose ese tema en puro salivero.

No hay que olvidar que como la senadora, la ahora presidenta municipal de Hermosillo, enderezaba lapidarias críticas en contra de MORENA y de su dirigente en sus tiempos de bragada militante del PAN, así como lo hicieron otras y otros que con una candidatura o una chamba se les olvidó que era y es un peligro para los mexicanos, como decían a diestra y siniestra.

Arturo Bours Griffit

La verdad, es que en ejercicio de dignidad y congruencia, de respeto, son bastantitos y bastantitas quienes debieran tomar la misma ruta que la Téllez, lo cual hasta, sería benéfico para el citado partido, toda vez que esa invocada gran alianza que los llevó a arrasar en el pasado proceso electoral ha fenecido o más bien ha sido asesinada por decisiones y rumbo que le ha dado quien la encabezó.

La mazorca podría desgranarse porque ya ven lo que ocurre con lo que queda del Partido Encuentro Social, cada vez más alejado de su patrocinador o las crecientes manifestaciones de grupos que del PRD migraron a MORENA con todo y sus facciosos activismos internos o decepcionados expriistas o expanistas cansados de ser más papistas que el papa, con sus denodados esfuerzos de parecer leales al partido que les dio asilo y posiciones políticas.

En fin, a excepción de un voto, de un número adicional a la bancada del PAN en el Senado, sabe para qué más le sirva a dicho partido la incorporación de la Téllez a sus filas, que en lo que respecta a los sonorenses resulta irrelevante, porque como decíamos, no sirve ni para tirar materia fecal.

Es que son muchos los desengañados, los decepcionados y frustrados con un presidente que no se cansa de decir tonterías y exhibir sus limitaciones intelectuales al respetable y además acrecentar la incertidumbre respecto a la tétrica realidad que prospecta para los mexicanos.

Célida López

No contento con aquella sugerencia o recomendación de que en estos tiempos de austeridad con solo un par de cambios de ropa y un par de zapatos es suficiente, este miércoles se aventó la puntada de que debemos recuperar lo que para él es la comida tradicional de los mexicanos: frijoles, arroz y maíz y que hay que evitar consumir alimentos lujosos.

Pues vaya con la nueva estupidez de quien desde su suntuoso mirador por lo visto ignora que junto a las guarniciones de arroz, frijol y maíz, en la dieta del mexicano también están los nopalitos, mariscos en todas sus especies, carnes en todas sus presentaciones, cuyo valor nutricional se complementa con frutas y verduras hasta en los segmentos más pobres cuando se puede.

Contrario a lo que opinan profesionales de la nutrición, prospecta que la niñez y la juventud dejen de lado suntuosidades al comer; que se olviden de productos lácteos, huevos y toda esa variedad de productos tan propios de la mesa de los mexicanos, junto a comidas regionales de la sierra, de las costas y de manchas urbanas, a no ser que ya vea que todo eso se va acabar.

Obvio que en su caso y su familia, se hartan hasta la indigesta con alimentos que ni siquiera le cuestan, a parte de que los frijolitos, arrocito y el maicito, son por lo regular parte del menú tradicional de casi todos, que por lo visto para él no, por sus extrañas sugerencias alimenticias de este día en un marco de declaraciones como si estuviera revelando el secreto mejor guardado en el Palacio Nacional.

Hugo López Gatell

Además, tal recetario no concuerda con la política presupuestal de la 4T, porque como se sabe, uno de los sectores más afectados es el de la agricultura y como también ya se sabe, hay profunda crisis entre productores de maíz, arroz y frijol, sin que tengamos idea en qué concepto tiene el trigo, porque el pan es un alimento básico, así como la tortilla de harina para los norteños.

Como ven, a falta de temas al presidente le sigue dando por declarar pendejadas, pero qué le vamos hacer, porque hasta se hace bolas en asuntos tan importantes como la pandemia por el Covid-19, la cual asegura ya está domada y bajo control, mientras los “científicos” que encabeza Hugo López Gatell confiesan que al contrario está en su fase más intensa y reconocen que la cifra de muertos podría llegar a 30 mil, si no es que más.