Inicio Samuel Valenzuela Enredos y contrasentidos

Enredos y contrasentidos

104
0

Presumir optimismo sobre lo que nos depara este nuevo año no está en nuestro ánimo y más bien asumimos la misma actitud retadora de siempre y el propósito de sacar lo mejor de ese gris oscuro panorama que ya enfrentamos millones de mexicanos.

Ni optimistas ni pesimistas. Sólo realistas y pragmáticos, frente a un futuro incierto marcado por un presente donde la sociedad mexicana recibe bombardeo cotidiano de mensajes confusos, enredosos y pleno de contrasentidos, de un gobierno federal que no despega, que se mantiene anclado a “administraciones anteriores” e insiste en políticas públicas excluyentes donde permea la incompetencia y la improvisación.

Desde esa perspectiva, asombrosa la displicencia y frivolidad del presidente Andrés Manuel López Obrador al asegurar de forma desfachatada, que ningún problema del país le quita el sueño; reconoce que le apuesta a la suerte en la toma de decisiones, y contrario a la realidad, repite los mismos pronósticos que hizo hace un año respecto a que nos irá muy bien, cuando resulta irrebatible que estamos peor que diciembre del 2018.

Y estamos peor en todos los órdenes: en materia económica ya impacta las finanzas familiares la falta de crecimiento; el desempleo histórico; alza de precios de productos de consumo popular; falta de liquidez, reservas para el gasto de parte de un sector privado semi inmovilizado por la incertidumbre y amenazado por la persecución fiscal, así como un sector público de estados y municipios castigados por recortes presupuestales y víctimas del centralismo arcaico impuesto por emisarios del pasado que despachan en Palacio Nacional.

De ridículo en ridículo el presidente

Y ni modo que las cosas hayan mejorado en seguridad pública, tema en el que se concentra quizás el más ruidoso fracaso de la 4T, con todo y la llamada Guardia Nacional que no es otra cosa que una capirotada de siglas que solo estrenan una nueva que los aglutina sin ofrecer resultados distintos a los acostumbrados, los cuales ofrecen el macabro resultado que todos conocemos y sufrimos a diario.

Apostar a que las minucias populistas que se distribuyen a través de programas sociales desmovilizará a los ejércitos del narco y limitará su reclutamiento, resulta una soberana estupidez y demuestra que Alfonso Durazo y el mismo López Obrador, carecen de fundamentos científicos en la definición de estrategias ante tan complejo problema, ya que solo así se entiende ese cortoplacismo.

En estos días de recogimiento familiar, no nos ha limitado para enterarnos de los cotidianos enredos y contrasentidos que protagoniza el mismo presidente, en cuyas mañaneras deja ver incluso algunas graves deficiencias neurológicas y de sentido común, como cuando dice que el avión que tiene en venta en un hangar en el desierto de California no sirve porque no es para usarse en distancias cortas, sin que tengamos la menor idea de dónde nace dicha ocurrencia.

Alfonso Durazo

Incluso, lo que para cualquier comprador resultaría como una ventaja –tener un transporte de largo alcance—el de Tabasco lo argumenta como limitante en la operación de venta, sin que lo acongoje el hecho de que los costos de almacenamiento de esa nave, es similar a que si la utilizara en sus giras de trabajo, como esa que dice realizará el domingo próximo a la entidad, para reunirse con los familiares de las víctimas de la masacre en Bavispe.

Y qué les parece eso de que mientras el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado subasta vehículos blindados y de lujo por ser considerados superfluos, a través del SAT se firmó un contrato para el arrendamiento de 79 suburbans con el más alto nivel de blindaje que costará 277 millones de pesos al año, hasta el 2024.

Pero para enredos y contrasentidos por rumbos de la 4T, no se requiere ir muy lejos, porque ya ven lo ocurrido en la sesión del 24 de diciembre de la legislatura estatal, cuando la bancada de MORENA incurrió en una serie de estulticias que confirman las graves incompetencias por esos rumbos.

Lo ocurrido no es cualquier cosa y habrá consecuencias luego de la discrepante e ilógica votación que en resumidas cuentas hizo un gran favor a los sonorenses ya que el gobierno del Estado y los municipios dispondrán de mayores recursos para la ejecución de obras de beneficio comunitario, esas que quedaron fuera del gasto por los recortes presupuestales perpetrados en Palacio Nacional y avalados por la legislatura federal.

Confuso posicionamiento de MORENA

Pero se descarta que dicha votación para aprobar el presupuesto de ingresos 2020 haya sido porque la bancada coordinada por Ernestina Castro Valenzuela decidió ser buena onda, si no que fue resultado de la notable ignorancia que campea por esos rumbos, en el cual se incluye a su cuerpo de asesores.

Y la anterior conclusión deriva de las reacciones en esa misma sesión, cuando al darse cuenta del costo de su pereza para al menos leer lo que ya habían votado, pretendieron enmendar votando en contra del presupuesto de egresos, ese mismo que contiene el destino del gasto de esos mil 300 millones de pesos del crédito que autorizaron su contratación.

Enredados y confundidos, ante la arremetida y ánimos de linchamiento que fueron objeto de parte de los liderazgos de MORENA, emitieron un confuso posicionamiento que sólo confirma su supina ignorancia respecto a lo que votaron a favor y lo que votaron en contra, destacando la rabiosa reacción del insulso aún dirigente estatal, Jacobo Mendoza Ruiz o de la monotemática y frívola diputada federal, Wendy Briseño Zuloaga, con amenazas de patíbulo en contra de nueve de los 11 representantes que tienen en el Congreso del Estado.

Vale reconocer que la única voz coherente y racional en dicho zipizape fue la de Javier Lamarque Cano, mediante argumentos que hasta donde sabemos, no han sido rebatidos por los promoventes del linchamiento, aunque a lo mejor ese vacío informativo se llena en cuanto se reactiven las cosas luego del asueto navideño y arranque del año.

Javier Lamarque Cano

Desde nuestra perspectiva, suponemos que el voto a favor del crédito no fue producto de alguna contraprestación en numerario y más bien fue el resultado de que esas señoras y señores que cobran como representantes de MORENA en el Congreso del Estado, no tienen idea de su encomienda y lo que es peor, no se han preocupado por aprender cuando ya están por llegar a la mitad de su mandato.

Lo evidente es que la actuación de dicha bancada ha dejado mucho o todo que desear en temas de estratégica prioridad; andan como papalote sin cola y sin un liderazgo real, sea de parte de Doña Titina ni de Don Jacobo, quienes obviamente no se han aplicado ni siquiera para motivar al estudio, a la capacitación o al menos al análisis de los asuntos que van a votar.

Se anunciaron medidas y sanciones en su contra, pero más allá de despojarlos de su militancia no hay nada qué hacer, a no ser que fueran forzados a pedir licencia y llamar a suplentes, que a como resultaron los propietarios, a lo mejor resultan peor las cosas, quedando sólo la opción de que ya renovada la dirigencia estatal haya una mayor atención en la conducción de ese grupo parlamentario, tarea que se supone estaría por encabezar Adolfo Salazar Razo.

A propósito de ese voto diferenciado e ignorante, aseguran que Diana Platt Salazar y Miroslava Luján fueron las únicas que no votaron a favor del crédito, lo cual dudamos pero aceptando sin conceder, el hecho que no se pusieran de pie bien pudo ser producto de la flojera o lo consideraron hecho consumado, que en el caso de Diana, ella como presidente de una de las comisiones dictaminadoras, bien podría ser señalada como la principal responsable de no transmitir a su bancada del contenido de lo que votarían y más tratándose de un punto al que le precedía la polémica pública.

Diana Platt Salazar

En fin, buena onda el que con todo y sus enredos, confusiones y contrasentidos, ese voto de la bancada de MORENA, aporta una dosis importante de certeza y suficiencia financiera al Gobierno de Claudia Pavlovich y como bien lo subrayaron los mentados representantes populares en su posicionamiento, da un respiro a ayuntamientos.

Y esta semana podría haber pésimas noticias para 400 empleados del Ayuntamiento de Hermosillo, ya que previo a liquidaciones de ley, mitad sindicalizados y mitad trabajadores de confianza, serán despedidos a partir de criterios sobre su desempeño, inasistencias, retardos y faltas administrativas, acto de gobierno que seguramente desencadenará buena bronca para la administración de la alcaldesa Célida López Cárdenas.