Inicio Samuel Valenzuela La UNISON en la mira

La UNISON en la mira

171
0

A este reportero le tocó presenciar de cerca el relampagueante proceso legislativo de donde emergió la Ley 4 de la Universidad de Sonora, que vino a marcar un antes y un después para la máxima casa de estudios de la entidad.

Desde que andaba de candidato a la gubernatura, Manlio Fabio Beltrones Rivera dejó saber que uno de sus principales propósitos era actualizar a la anquilosada Ley Orgánica 103 de la UNISON, destacando aquel discurso previo a la jornada electoral celebrado en la Plaza Zaragoza, en donde delineó sus pretensiones.

En su toma de posesión el 22 de octubre de 1991, reiteró dicho propósito y a través de la LIII Legislatura del Estado de Sonora, que apenas tenía un mes y cacho de haber sido instalada, se llevaron a cabo foros de consulta en las principales ciudades y regiones de la entidad, de los cuales derivó un proyecto de ley, en el que en 75 artículos y 14 transitorios, quedaron establecidas las nuevas reglas del juego en la operación y funcionamiento de la UNISON hasta ahora.

Dichos foros fueron conducidos por los integrantes de la Primera Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales integrada por los diputados Enrique Fox Romero, Gonzalo Hirata Rubiano y Ricardo Ibarra García y los diputados subcomisionados José María Juvera Vindiola, José María Parada Almada y Feliciano Valenzuela Maldonado, quedando las responsabilidades operativas a cargo del entonces Oficial Mayor, Adolfo García Morales, ahora ex Secretario de Seguridad Pública, exdiputado local, entre otros ex de su extensa carrera en el servicio público.

Adolfo García Morales

Un mes y cuatro días bastaron para que el 25 de noviembre fuera sometido a la decisión del pleno legislativo, el proyecto de Ley 4 de la Universidad de Sonora, siendo aprobado luego de una kilométrica sesión bajo el asedio de medio centenar de universitarios que ocuparon los pocos espacios de la antigua sala de plenos, en lo que ahora es la Biblioteca del Congreso del Estado, y sí, recordamos entre los manifestantes al ahora regidor de Hermosillo, Armando Moreno Soto.

La LIII Legislatura estaba integrada por Adriana Aceves Pacheco, Oscar Federico Palacio Madueño, Felipe Antonio Santiago Palacios, Martha Silvia Grijalva Sinohui, Beatriz Alejandra González Juárez, Daniel Ernesto Trelles Iruretagoyena, Jesús Enríquez Burgos, Enrique Fox Romero, Gonzalo Hirata Rubiano. Feliciano Rafael Valenzuela Maldonado, Ricardo Ibarra García, Virgilio Ríos Aguilera.

También por Gregorio Alvarado Sánchez, José María Parada Almada, Carmen Alicia Camacho Quiroz, Ladislao Ramírez Mercado, Héctor Cáñez Vázquez, Romualdo Reyes Delgado, todos del PRI y Javier Castelo Parada, Everardo Villa Castillo, Alma Vucovich De Weihs, José María Juvera Vindiola, Jesús Salvador Larios Ibarra, del PAN; Juventino Torres Avila, del PRD; Carlos Rafael Acosta Arvizu, del PARM; Barbara Gutiérrez De Urías, del PFCRN y Candelario Núñez Zazueta, del PPS.

Armando Moreno Soto

Luego del exitoso trámite legislativo, por supuesto que en la UNISON se vivieron tiempos de jaloneos y frecuentes movilizaciones de estudiantes y maestros, que por varios meses presionaron para la revocación de ese mandato legal, que como resulta obvio no lograron su propósito.

Durante los siguientes años hubo tímidos intentos e inocuas promociones para reformar dicha normatividad, pero es hasta 28 años después que los segmentos universitarios desplazados por la Ley 4, ya encanecidos, embarnecidos y ahora incorporados a la fuerza política emergente mayoritaria en la entidad y en la representación popular sonorense, vuelven a intentarlo.

Este miércoles pasado, una veintena de académicos de nuestra Alma Mater acudieron a la sede del Poder Legislativo para entregar una iniciativa de reforma a la coordinadora de la bancada de MORENA, Ernestina Castro Valenzuela, quien fue testigo del sellado de recibido por parte de la Oficialía de Partes del Congreso del Estado, para que seguramente en proóxima sesión ordinaria sea turnada a comisiones para su dictamen.

A ojo de buen cubero, en la propuesta de reforma referida detectamos un conjunto de desbarres relativos a la técnica legislativa, omisiones de parvulito que seguramente serán subsanados en comisiones, aunque por tratarse por un tema tan complejo, seguramente llevará tiempo, semanas y quizás meses, para que ese asunto llegue al pleno para su votación.

Enrique Velázquez Contreras

Por supuesto que una legislación de 28 años de vieja requiere de una actualización, sin que tengamos idea de hasta donde se quiera o se pueda llegar, cuando en términos generales se pretende empoderar a estudiantes y docentes en tareas de dirección de la universidad, incluido los aspectos financieros, así como modificar a fondo los procesos de nombramientos de autoridades.

Como sea, resulta evidente que se vienen tiempos muy movidos para la comunidad universitaria, ya que sin duda, el trámite iniciado dará espacios importantes a vocingleros sectores universitarios que se sienten en los cuernos de la luna, ya que muchos de ellos son parte de la cuarta transformación, sin que tengamos idea de cómo estaría la correlación de fuerzas en la LXII Legislatura o cómo anda el espíritu y compromiso con la Universidad de Sonora, de las señoras diputadas y señores diputados, y cuál será la opinión al respecto de otros sectores de la sociedad sonorense sobre ese tema.

Tenemos entendido que previo a la entrega de la propuesta de reforma, al interior de la UNISON se llevaron a cabo varios foros para recabar opiniones sobre el tema, ejercicio que la legislatura estatal deberá replicar en la sociedad abierta, sin que tengamos aún alguna reacción al respecto del rector Enrique Fernando Velázquez Contreras.

La que de plano tiene la tempestad encima y no se inclina es la alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens, quien no obstante tener echo garras al puerto, la seguridad pública ausente y andar de escándalo en escándalo por sus reiteradas incompetencias, ahora se le ocurrió arremeter en contra de vendedores ambulantes, a quienes bajo amago de sanciones, pretende obligar a cubrir sus puestos con mallas, sombras o carpas de color guinda, tonalidad oficial de MORENA.

Sara Valle Dessens

De plano esa es otra estupidez de una alcaldesa chapoteando en inocuidades cuando hay tantas cosas importantes en qué entretenerse en esa problemática comunidad y más cuando amenaza en recurrir a la fuerza pública contra quienes osen incumplir dicha directriz propia de cretinos.

En la amenazante “Notificación Única” entregada al sufrido ambulantaje porteño, se invoca al artículo 49, Fracción XIII del Reglamento de Comercio y Oficio en la Vía Pública para el Ayuntamiento de Guaymas para justificar la exigencia del oficialismo sarista, pero en tal precepto para nada se establece obligatoriedad alguna referente a las necesidades de protección de los puestos ambulantes.

Una tras otra con esa señora constituida como piedra en la que el electorado guaymense se volvió a tropezar y ahora de nueva cuenta es víctima de sus incompetencias y de su reconocido tacto político que ya quisiera un rinoceronte, ya que en qué cabeza cabe pretender ganarse la voluntad de mandos de MORENA amenazando con actos de represión al numeroso gremio del ambulantaje porteño.

Por lo demás, tiene razón e incluso pudo quedarse corta la diputada María Dolores del Río al informar que a la carretera de cuatro carriles le faltan 24 kilómetros en ser modernizados y no seis como aseguró Andrés Manuel “Otros datos” López Obrador.

María Dolores del Río

Y decimos que se quedó corta, porque de acuerdo a reportes que nos han llegado, si bien luce correcto el cálculo de 24 kilómetros, adicional a ese faltante, están al menos una decena de puentes y alcantarillas sin terminar, independientemente a la campaña de denuncia de la diputada de Movimiento Ciudadano respecto a que distinto al proyecto de obra, el tramo entre Hermosillo- Santa Ana fue modernizado con asfalto y no con concreto hidráulico.

Resulta tan evidente que la cuatro carriles no está concluida, que seguramente deberá ser reconocido por el frívolo inquilino del Palacio Nacional ahora que ande por Sonora el próximo lunes, con la posibilidad de que podamos estar en su conferencia mañanera sólo con el fin de ser testigos directos de alguna de sus frecuentes ocurrencias.

Ya realizamos el trámite de acreditación y ahora falta que se nos permita el acceso al hasta ahora desconocido espacio donde se llevará a cabo ese circo, no descartándose que tal como ocurre en tal ejercicio, haya acarreados, que disfrazados de periodistas, le hagan el caldo gordo a nuestro mitómano y sociópata primer mandatario nacional.

Chacotea con AMLO mujer disfrazada como periodista en la mañanera

Para la hilaridad lo ocurrido este jueves, cuando una supuesta periodista de Veracruz, María Isabel Bello Caro, acreditada por la “Nueva Joya Radio Minneapolis, Minnesota”, solicitó el uso de la voz para luego de dedicarle amelcochado reconocimiento, pedirle un abrazo al presidente, quien por supuesto aceptó y aprovechó para plantarle sonoro beso.

Contrario a lo que pudiera pensarse, la señora esa no se refirió a los casi 30 muertos en el reciente atentado contra un bichero de Coatzacoalcos, tema que como presunta veracruzana debió ser de su interés, pero no, porque mejor recurrió a las lambisconerías que tanto le gustan al presidente.